Atención informada del trauma

Editor originalAnna Fuhrmann

Principales colaboradoresNaomi O’Reilly, Anna Fuhrmann, Wanda van Niekerk, Ewa Jaraczewska y Jess Bell

Introducción(edit | edit source)

El trauma es el resultado de un acontecimiento, una serie de acontecimientos o un conjunto de circunstancias. El trauma es «experimentado por un individuo como física o emocionalmente dañino o amenazante para la vida y que tiene efectos adversos duraderos en el funcionamiento y el bienestar mental, físico, social, emocional o espiritual del individuo».(1) Los acontecimientos traumáticos son comunes y pueden afectar a cualquier persona de cualquier entorno cultural, socioeconómico, étnico, religioso o educativo. No son específicos del género o la edad. Una experiencia traumática puede ser un acontecimiento único, una serie de acontecimientos y/o una afección crónica (por ejemplo, abandono en la infancia, violencia doméstica).(1) (2) También puede incluir experiencias de segunda mano, lo que significa que alguien puede tener un trauma que no ha experimentado él mismo pero que le ha afectado indirectamente.(1) Para algunas personas, las reacciones a un acontecimiento traumático son temporales, con efectos psicológicos y/o físicos inmediatos. Para otros, el trauma puede tener efectos duraderos en la vida y el bienestar de la persona. Algunas personas pueden tener una reacción mucho más prolongada al trauma. Esta reacción puede volverse crónica o persistente con consecuencias más graves, prolongadas o duraderas para la salud mental (por ejemplo, estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, consumo de sustancias y trastornos del estado de ánimo) y problemas médicos (por ejemplo, artritis, dolores de cabeza, dolor crónico). Puede alterar la biología y el comportamiento individual a lo largo de la vida, lo que puede repercutir en las relaciones interpersonales e intergeneracionales.

Debido a la alta prevalencia de traumas no identificados y experiencias adversas en la infancia (EAI), la atención informada del trauma se ha reconocido como una parte valiosa de la atención al paciente. En contextos de conflicto o desastres naturales, una mentalidad dentro de los servicios profesionales sanitarios y sociales, atenta a los traumas pasados de los solicitantes de atención, puede prevenir la retraumatización y mejorar los resultados del tratamiento de las personas que han sufrido un trauma.

Las personas que han sufrido traumas, incluidas las experiencias infantiles adversas, son más vulnerables a diversas afecciones y enfermedades, por ejemplo, trastornos mentales, abuso de sustancias, enfermedades cardiovasculares, trastornos de dolor crónico, etc.(3)(4) A menudo, el trauma no se detecta ni se trata y afecta inconscientemente a la respuesta de los pacientes al tratamiento. La atención a los traumas y a las experiencias adversas de la infancia puede ayudar a disminuir los efectos a largo plazo en la salud física y mental de las personas afectadas, abordando las condiciones subyacentes de forma sensible y respetuosa.

«Los servicios informados del trauma no hacen daño, es decir, no vuelven a traumatizar ni culpan a los supervivientes por sus esfuerzos para gestionar sus reacciones traumáticas, y adoptan un mensaje de esperanza y optimismo de que la recuperación es posible. En los servicios informados del trauma, los supervivientes del trauma son vistos como individuos únicos que han experimentado situaciones extremadamente anormales y se han manejado lo mejor que han podido».(7) – Dra. Cathy Kezelman

Principios(edit | edit source)

El modelo de atención informada del trauma es un marco que reconoce la comprensión del impacto del trauma y las formas de responder al trauma. También mejora la seguridad física, psicológica y emocional tanto de los proveedores de servicios como de los pacientes y ofrece oportunidades para que los pacientes recuperen el autocontrol y la autonomía.(8) Hay seis elementos clave en un enfoque informado del trauma.(7)(9)(10)(11)(12)(13)

Seguridad(edit | edit source)

El primer y más importante principio de la atención informada del trauma es garantizar una sensación de seguridad física, psicológica y emocional, tanto para el personal como para los pacientes.(8) Al completar una evaluación, el profesional de la rehabilitación debe crear un entorno en el que los pacientes puedan sentirse física y psicológicamente seguros. El terapeuta debe interactuar y hacer preguntas de tal manera que el paciente se sienta cómodo contando su historia y describiendo sus sentimientos y emociones subjetivas durante el proceso de evaluación. El terapeuta debe asegurar al paciente que, si se siente incómodo, puede detener el proceso de evaluación en cualquier momento. También se asegura al paciente que se mantendrá la confidencialidad entre el terapeuta y el paciente.

Credibilidad y transparencia( editar | editar fuente )

Un aspecto importante para desarrollar la credibilidad y la transparencia es la claridad en la comunicación y en la toma de decisiones para generar confianza. La decisión que se tome y el objetivo que se prepare deben ser transparentes para que el paciente pueda confiar en el profesional de la rehabilitación. La evaluación debe estar orientada al paciente y los resultados deben registrarse para que haya coherencia entre las sesiones de terapia.(14) El tipo y el comportamiento del dolor descrito deben registrarse exactamente como los describa el paciente. Hay que respetar la autonomía del paciente. Al medir el dolor, deben utilizarse medidas de resultado validadas.(15)

Apoyo de los iguales( editar | editar fuente )

Reunir a pacientes y profesionales con experiencias similares puede ayudar a conseguir la integración de las personas en el servicio o la terapia. Los iguales son el grupo de personas que se han enfrentado al mismo tipo de trauma. Si el paciente se siente cómodo estando con el grupo de iguales, el terapeuta puede ofrecerle esta opción.(7)El apoyo entre iguales puede proporcionar apoyo emocional y puede ofrecerse uno a uno, en grupo o a través de internet, según elija el paciente.(1)

Colaboración y reciprocidad( editar | editar fuente )

Es esencial implicar al paciente en los planes de tratamiento. En general, las decisiones deben ser compartidas entre el personal de diferentes niveles/profesiones y la persona. Los resultados de la evaluación deben discutirse con los demás profesionales de la salud para el bien del cliente. La colaboración entre los profesionales de la salud y el cuidador da un resultado positivo. El paciente puede percibir el dolor de forma diferente en distintos momentos con distintas personas. Por lo tanto, la discusión de los resultados de la evaluación del dolor del paciente entre los cuidadores y otros miembros del equipo nos dará resultados de evaluación precisos. Todo el mundo tiene un papel que desempeñar en la atención informada del trauma.(7)(14)(1)

Empoderamiento, voz y elección( editar | editar fuente )

Tanto los pacientes como los profesionales deben ser capaces de aprovechar sus puntos fuertes. Este principio apoya la resiliencia y la autoeficacia dentro de la terapia/proceso de curación devolviendo el control a la persona. Un aspecto vital es proporcionar y fomentar las oportunidades de tomar decisiones individuales para todos los pacientes y profesionales implicados, a lo largo de todas las etapas del tratamiento. El terapeuta puede proporcionar apoyo emocional y psicológico al paciente para que pueda describir su dolor de forma cómoda. El paciente debe participar en el proceso de toma de decisiones compartida, en el establecimiento de objetivos y en las estrategias para afrontar el dolor. El fisioterapeuta debe ayudar al paciente a desarrollar habilidades de autoconcienciación.(7)(14)

Cuestiones culturales, históricas y de género( editar | editar fuente )

Se reconocen los traumas basados en la discriminación (por ejemplo, de género, color de piel, etnia), se abordan los prejuicios y estereotipos y se respeta la diversidad en todos los sentidos durante el tratamiento, tanto por parte de los pacientes como del personal. Todos los pacientes deben ser tratados por igual y se debe respetar su origen cultural e histórico. Al realizar el examen, deben tenerse en cuenta la intimidad y los aspectos culturales del paciente. Un ejemplo puede ser obtener el consentimiento adecuado y explicar el procedimiento antes de desvestir a una paciente para el examen. Si algunos pacientes se sienten más cómodos con profesionales sanitarios de su mismo sexo, la organización debe tener en cuenta la decisión del paciente.(7)(14)(1)

Componentes clave para implementar la atención informada del trauma( editar | editar fuente )

Para aplicar la atención informada del trauma, es necesaria la formación del personal clínico y no clínico.(14) El marco debe basarse en los principios antes mencionados. Los procedimientos clínicos y administrativos estándar deben revisarse para garantizar que se tengan en cuenta estos principios. También es esencial garantizar que estos procedimientos estén centrados en el paciente.

El enfoque de la atención informada del trauma debe hacerse tanto a nivel organizativo como clínico.(14) Formando al personal (clínico y no clínico), ofreciendo oportunidades de comunicación sobre el trauma y el afrontamiento (tanto para los pacientes como para el personal) y proporcionando medios para incluir a pacientes y trabajadores en las tareas organizativas, el lugar de trabajo puede empezar a incorporar estos principios. También es aconsejable contratar a un experto en traumas tanto para la consulta como para la formación. Saber que hay una persona de contacto especializada a la que se puede consultar para cuestiones relacionadas con el trauma, ayuda a crear un entorno seguro para muchas personas. Sin embargo, primero hay que crear los requisitos estructurales. El equipo de liderazgo tiene que reconocer y apoyar el enfoque, ya que requiere cambios dentro de la organización clínica. La asignación de recursos y financiación es el primer paso para establecer un entorno clínico informado del trauma. El grupo que supervisa la integración de la atención informada del trauma en el entorno clínico debe incluir también a personas que hayan experimentado el trauma, para garantizar la transparencia, la confianza y la colaboración entre los trabajadores sanitarios y los pacientes.

Conclusión(edit | edit source)

La atención informada del trauma es un enfoque de intervención y organización que se centra en cómo el trauma puede afectar a la vida de la persona y su respuesta a los servicios de salud conductual, desde la prevención hasta el tratamiento. Se centra en la importancia de la atención centrada en el paciente, en lugar de aplicar enfoques de tratamiento generales, y ofrece a los pacientes más oportunidades de participar en servicios que reflejan una perspectiva compasiva de los problemas que presentan.(1)

Otros recursos( editar | editar fuente )

  1. Para obtener más información y estrategias de aplicación práctica, visita los siguientes sitios web:
  2. SAMHSA

Referencias(edit | edit source)

  1. 1.0 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6 Substance Abuse and Mental Health Service Administration. SAMHSA’s Concept of Trauma and Guidance for a Trauma-Informed Approach. HHS Publication No.(SMA) 14-4884. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration, 2014. Available from:https://ncsacw.acf.hhs.gov/userfiles/files/SAMHSA_Trauma.pdf (last accessed 27 March 2022).
  2. Nation L, Spence N, Parker S, Wheeler MP, Powe K, Siew M, Nevin T, McKay M, White M, Dark FL. Implementing Introductory Training in Trauma-Informed Care Into Mental Health Rehabilitation Services: A Mixed Methods Evaluation. Frontiers in psychiatry. 2021;12.
  3. SAMHSA. Trauma-Informed Care in Behavioural Health Services. Treatment Improvement Protocol (TIP) Series, No. 57. Center for Substance Abuse Treatment (US). Rockville (MD); 2014. Available from:https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK207195/ (last accessed 27 March 2022).
  4. Grossman S, Cooper Z, Buxton H, Hendrickson S, Lewis-O’Connor A, Stevens J, Wong LY, Bonne S. Trauma-informed care: recognizing and resisting re-traumatization in health care. Trauma Surgery & Acute Care Open. 2021 Dec 1;6(1):e000815.
  5. Center for Health Care Strategies. What is Trauma-Informed Care?. Available from: https://youtu.be/fWken5DsJcw(last accessed 01/07/22)
  6. Wesley Family Services. Trauma Informed Care. Available from: https://youtu.be/i1qxOBZtTE8(last accessed 01/07/22)
  7. 7.0 7.1 7.2 7.3 7.4 7.5 NSW Health. What is Trauma-Informed Care? Available from: https://www.health.nsw.gov.au/mentalhealth/psychosocial/principles/Pages/trauma-informed.aspx (last accessed 27 March 2022).
  8. 8.0 8.1 Hopper EK, Bassuk EL, Olivet J. Shelter from the storm: Trauma-informed care in homelessness services settings. The open health services and policy journal. 2010;3(2):80-100.
  9. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. SAMHSA’s Concept of Trauma and Guidance for a Trauma-Informed Approach. HHS Publication No. (SMA) 14-4884. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration,2014.
  10. University at Buffalo Centre for Social Research. What is Trauma-Informed Care? Available from:https://socialwork.buffalo.edu/social-research/institutes-centers/institute-on-trauma-and-trauma-informed-care/what-is-trauma-informed-care.html (last accessed 27 March 2022).
  11. Trauma-Informed Care Implementation Resource Centre. What is Trauma-Informed Care? Available from: https://www.traumainformedcare.chcs.org/what-is-trauma-informed-care/ (last accessed 27 March 2022).
  12. Knight C. Trauma informed practice and care: Implications for field instruction. Clinical Social Work Journal. 2019 Mar;47(1):79-89.
  13. Fleishman J, Kamsky H, Sundborg S. Trauma-informed nursing practice. OJIN: The Online Journal of Issues in Nursing. 2019 May 1;24(2).
  14. 14.0 14.1 14.2 14.3 14.4 14.5 Menschner C, Maul A, Center for Health Care Strategies. Key Ingredients for Successful Trauma-Informed Care Implementation. April 2016. Available from: https://www.samhsa.gov/sites/default/files/programs_campaigns/childrens_mental_health/atc-whitepaper-040616.pdf (last accessed 27 March 2022).
  15. Wideman TH, Edwards RR, Walton DM, Martel MO, Hudon A, Seminowicz DA. The multimodal assessment model of pain: a novel framework for further integrating the subjective pain experience within research and practice. The Clinical journal of pain. 2019 Mar;35(3):212.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles