Enfoque salutogénico de la salud en las personas desplazadas

Editor original Thalia Zamora Gómez como parte del PREP Content Development Project

Principales colaboradoresNaomi O’Reilly, Jess Bell, Kim Jackson, Admin y Carin Hunter

Introducción(edit | edit source)

Incluso en el siglo XXI , los conflictos armados, la pobreza y la persecución política o religiosa son constantes y están muy extendidos por todo el mundo, lo que hace que grandes poblaciones huyan de sus lugares de origen en busca de seguridad, libertad y unos ingresos que les permitan vivir. Sumando las personas adultas, las familias y los menores no acompañados, el número de solicitantes de asilo y refugiados ha aumentado constantemente en los últimos años. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a finales de 2021 había 83,9 millones de personas desplazadas de sus lugares de origen; alrededor de la mitad de la población de migrantes forzados eran mujeres y niñas.(1) 8 millones de personas, más de la mitad de ellas menores de 18 años, han abandonado sus países como consecuencia de las guerras en Siria, Afganistán e Irak entre 2011 y 2016.(2) Se ha descrito como la mayor crisis migratoria de la historia de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.(3)(4) Tras enfrentarse a peligros, cruzar ríos y/o caminar cientos de kilómetros por diferentes terrenos, una quinta parte de los solicitantes de asilo llegan a países europeos de renta alta, mientras que las cuatro quintas partes restantes se quedan en países vecinos como Líbano, Jordania, Turquía, Chipre, Kurdistán y Grecia, donde se hacinan en campos de refugiados masivos.(5)

Como es de esperar, la migración forzosa tiene un gran impacto en la vida de los desplazados que incluye depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, problemas de sueño, infecciones respiratorias y digestivas, entre otros.(2)(6)(7) Además, las personas han luchado por encontrar un sentido de pertenencia o reconocimiento social, por desarrollar confianza y seguridad,(8) con mantener la motivación para intentar adaptarse a sus nuevas circunstancias,(7) con desventajas financieras y sociales, (5)dificultades de comunicación debido a las diferencias culturales y lingüísticas, inestabilidad y un miedo constante a ser deportados.(7) Sin embargo, el enfoque salutogénico ofrece formas de dar a los desplazados las herramientas y oportunidades para superar un pasado difícil y tener un presente y un futuro mejores. De hecho, las estrategias pueden aprovechar el hecho de que «en determinadas circunstancias, la adversidad puede tener el potencial de producir resultados positivos, como el aumento de la resiliencia y la superación».(9)(10) Es una tarea que requiere el compromiso de dos partes: la persona desplazada, por un lado, y los gobiernos y la población de los territorios que ofrecen refugio, por otro.

Enfoque salutogénico( editar | editar fuente )

Un estudio finlandés(11) constató que la integración de los inmigrantes en los asuntos sociales dependía principalmente de los propios inmigrantes, y subrayó la importancia de que la sociedad se esforzara en establecer relaciones con los inmigrantes para que el proceso fuera recíproco y exitoso. Del mismo modo, en su investigación sobre el papel mediador de las escuelas en el apoyo a las transiciones psicosociales entre los jóvenes refugiados no acompañados, Pastoor(7) señala que «no sólo los estudiantes desplazados tienen que adaptarse a los requisitos educativos y socioculturales de las escuelas (noruegas), sino que éstas, incluidas las autoridades educativas locales y nacionales, tienen que apoyar activamente la adaptación de los estudiantes desplazados a la vida en una nueva sociedad». Algunas de las propuestas son que las escuelas promuevan un proceso de transición más fácil y estrategias de afrontamiento para los jóvenes refugiados, incluyendo un escenario salutogénico para:(7)

  1. Socialización
    • Así pueden adquirir conocimientos y habilidades, y comprender las normas necesarias para la participación e inclusión en su nueva sociedad.(7)
  2. Integración
    • Así pueden recibir apoyo, la sensación de que alguien se preocupa por ellos y por su futuro, y la motivación para alcanzar sus objetivos, ya sea por parte de un mentor, un profesor o los compañeros de clase.(7)
  3. Rehabilitación
    • Promover el proceso de recuperación mental y de restablecimiento del sentido tras sus experiencias traumáticas.(7)

Además, es posible que los profesores tengan que estar dispuestos a salirse un poco de su papel y ser una persona importante en la vida de sus alumnos, para guiarlos mediante «consejos y autoridad, elogios por los logros obtenidos, comprensión de su experiencia antes y después de la huida, ayuda en la resolución de conflictos, formación continua y asesoramiento profesional».(12)

Del mismo modo, se observó que la seguridad, calma, eficacia, conexión y esperanza son principios esenciales para promover la resiliencia en cualquier desastre.(13) Partiendo de estos antecedentes, en la Escuela Internacional de la Paz de Lesbos (Grecia), la conectividad y la esperanza son principios esenciales para promover la resiliencia en cualquier desastre. El plan para ayudar a los menores en su proceso de transición a sentir y expresar más esperanza ha incluido «desarrollar la ayuda mutua, dar oportunidades para que los mayores ayuden a los menores, practicar la resolución de conflictos mediante el diálogo y la mediación, y crear grupos sociales por edad que construyan actividades conjuntas, que faciliten el desarrollo de patrones de comportamiento con espíritu de tolerancia y reciprocidad».(2)

Un estudio de investigación de Bonmatí-Tomas et al.(14) se ha centrado en las mujeres refugiadas en riesgo de exclusión social. A lo largo de 6 meses, los autores evaluaron la eficacia de un programa de promoción de la salud salutogénica «diseñado para empoderar a estas mujeres». También reconoció las desigualdades sanitarias que sufren los inmigrantes en función de variables como el género, el país de origen o el estatus socioeconómico. Los objetivos de las intervenciones en este caso fueron mejorar el autoconocimiento e identificar los roles familiares y comunitarios (comprensibilidad y manejabilidad, vinculado a un sentido de coherencia) y las capacidades personales para discutir proyectos futuros (manejabilidad y significatividad). Los autores(14) observaron un aumento de la autoestima y de la calidad de vida física, y una reducción del estrés percibido en las mujeres inmigrantes. Por lo tanto, sugieren que el modelo salutogénico de la salud debería aplicarse en los programas de promoción de la salud e incluirse en las políticas para reducir la inequidad sanitaria entre las poblaciones migrantes.(14)

Otros estudios se han centrado en las mujeres desplazadas embarazadas en su periodo perinatal y que dan a luz en el país donde se han refugiado.(5)(8) Muchas de las mujeres que participaron en estos estudios se sintieron no reconocidas socialmente y tuvieron dificultades para confiar y acceder a los mismos servicios que los ciudadanos locales en el sistema sanitario. También se sentían menos capaces de comunicarse con los profesionales. Sin embargo, según Varjonen,(11) esto parece ser un problema de dos direcciones. Varjonen(11) observó que la creación de confianza con y de los inmigrantes parece ser un reto para los proveedores de asistencia sanitaria en Finlandia. Por tanto, una de las claves para integrar con éxito a los inmigrantes y hacer que se sientan reconocidos y con confianza en el sistema requiere «un esfuerzo consciente por parte de los profesionales sanitarios para facilitar el reconocimiento social y las relaciones recíprocas». Acciones sencillas, como saludar y responder a las preguntas de las pacientes, podrían ayudar a las mujeres a superar experiencias difíciles relacionadas con el embarazo y el parto.(8) Sin embargo, también es importante apoyar a los profesionales sanitarios permitiéndoles el acceso a intérpretes o a herramientas para poder comunicarse más eficazmente con los usuarios.

Balaam et al.(5) sugieren algunas indicaciones para que los profesionales de la salud las contemplen al interactuar con los solicitantes de asilo y los refugiados, en particular con las mujeres:

1. Comunicación( editar | editar fuente )

  • «Sentirse seguro y confiar en el cuidador es vital. Utiliza intérpretes profesionales. Habla despacio. Utiliza preguntas abiertas «seguras» como: ‘Háblame de ti’ y ‘cómo es esto en comparación con tu casa? Escucha si quiere hablar, y si no lo hace, tranquilízala diciéndole que no pasa nada. Explícale cómo funciona la confidencialidad en los servicios de maternidad».(5)

2. Historia( editar | editar fuente )

  • «Considera la situación social de la mujer. ¿Dispone de recursos para acceder a los cuidados de maternidad? ¿Recibe la ayuda económica a la que tiene derecho?»(5)

3. Sensibilización( editar | editar fuente )

  • «Apoya a la mujer en los retos a los que se enfrenta, como la presión para evitar la disgregación y el acceso a una vivienda adecuada».(5)

4. Derivación( editar | editar fuente )

  • «A las organizaciones locales de desplazados, los grupos de apoyo, los servicios especializados, como el apoyo a la mutilación genital femenina, los planes de apoyo entre iguales/doula».

5. Contexto cultural( editar | editar fuente )

  • «Explica la organización de los servicios sanitarios. Discute las expectativas de las mujeres sobre el parto y cómo se puede satisfacer cualquier petición cultural».

Como se ha mencionado anteriormente, hay muchos resultados positivos de los enfoques salutogénicos que se han estudiado en personas desplazadas y estos incluyen, entre otros: el crecimiento postraumático como la apreciación de la vida, cambios en las prioridades relativas a lo que es importante en la vida, fortaleza personal, convertirse en resiliente a través de la lucha, compasión por los demás, un sentido de responsabilidad y fortaleza personal, autoconocimiento y la capacidad de dar sentido a las experiencias para proyectar futuros más prometedores.(15)

«Aunque la historia de cada persona desplazada es diferente, y su angustia es personal, todas comparten el hilo conductor de un valor poco común, el valor no sólo de sobrevivir, sino de perseverar y reconstruir sus vidas destrozadas.» — Antonio Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 2005

Resumen(edit | edit source)

Aunque hay que investigar más sobre el modelo salutogénico para personas desplazadas, hay muchas pruebas que sugieren que el modelo es un recurso eficaz de promoción de la salud para aumentar la resiliencia. También tiene un efecto positivo en la percepción del estado físico y mental, la calidad de vida y el bienestar de las personas, incluidas las personas desplazadas, como individuos y en la sociedad. Ya que es un instrumento válido, fiable, multidimensional y aplicable para medir la salud en diferentes situaciones y culturas,(16) se deberían sugerir y aplicar más políticas de promoción de la salud a través del modelo a nivel internacional, incluidos los programas de migración. Las intervenciones deben seguir centrándose no en la enfermedad sino en la salud .

Referencias(edit | edit source)

  1. UNHCR. (2015). Women, particular risks and challenges. http://www.unhcr.org/pages/49c3646c1d9.html
  2. 2.0 2.1 2.2 Asher, SB., Sagy, S., Srour, A., Walden, T., Huss, E., Shahar, E., Alsraiha, K. (2020) https://doi.org/10.1093/jrs/feaa003
  3. Price, M., Gohdes, A., Ball, P. (2014) Updated Statistical Analysis Of Documentation Of Killings In The Syrian Arab Republic. Geneva: Human Rights Data Analysis Group..
  4. UNHCR (2016) Mid-year Trends 2016. http://www.unhcr.org/statistics/unhcrstats/58aa8f247/midyear- trends-June-2016.html
  5. 5.0 5.1 5.2 5.3 5.4 5.5 5.6 Balaam, M. C., Haith-Cooper, M., Korfker, D., Savona-Ventura, C. (2017) Asylum Seekers and Refugees; A Cross European Perspective. In: Thompson, G. and Schmied, V. (Eds) Psychosocial Resilience and Risk in the Perinatal Period: Implications and Guidance for Professionals. Routledge, 3, 28-43. http://hdl.handle.net/10454/13022
  6. Borwick, S., Schweitzer, R., Brough, M., Vromans, L. & Shakespeare-Finch, J. (2013). Well-being of refugees from Burma: A salutogenic perspective. International Migration, 51(5), 91 105. https://doi.org/10.1111/imig.12051
  7. 7.0 7.1 7.2 7.3 7.4 7.5 7.6 7.7 Pastoor, L.D.W. (2015) The mediational role of schools in supporting psychosocial transitions among unaccompanied young refugees upon resettlement in Norway, International Journal of Educational Development, 41, 245-254. https://doi.org/10.1016/j.ijedudev.2014.10.009
  8. 8.0 8.1 8.2 Lillrank, A. (2015). Trust, Vacillation ad Neglect: Refugee women’s experiences regarding pregnancy and birth giving in Finland. Nordic Journal of Migration Research, 5(2), 83–90. http://doi.org/10.1515/njmr-2015- 0009
  9. Carver, C. S. (1998). Resilience and thriving: Issues, models, and linkages. Journal of Social Issues, 54, 245– 266. https://doi.org/10.1111/j.1540-4560.1998.tb01217.x
  10. Rutter, M. (1987). Psychosocial resilience and protective mechanisms. The American Journal of Orthopsychiatry, 57, 316–331. https://doi.org/10.1111/j.1939-0025.1987.tb03541.x
  11. 11.0 11.1 11.2 Varjonen, S 2013, Ulkopuolinen vai osallistuja? Identiteetit, ryhmäsuhteet ja integraatio maahanmuuttajien elämäntarinoissa, University of Helsinki Press, 157–159.
  12. Rutter, J. (2003) Supporting Refugee Children in 21st Century Britain: A Compendium of Essential Information, New Revised Edition. Trentham Books, Stoke on Trent, 167.
  13. Hobfoll, S. E., Watson, P., Bell, C. C., Bryant, R. A., Brymer, M. J., Friedman, M. J., Friedman, M., Gersons, B. P., de Jong, J. T., Layne, C. M., Maguen, S., Neria, Y., Norwood, A. E., Pynoos, R. S., Reissman, D., Ruzek, J. I., Shalev, A. Y., Solomon, Z., Steinberg, A. M., & Ursano, R. J. (2007). Five essential elements of immediate and mid-term mass trauma intervention: empirical evidence. Psychiatry, 70(4), 283–369. https://doi.org/10.1521/psyc.2007.70.4.283
  14. 14.0 14.1 14.2 Bonmatí-Tomas A, Malagón-Aguilera MC, Gelabert-Vilella S, Bosch-Farré C, Vaandrager L, García-Gil MD, Juvinyà-Canal D. Salutogenic health promotion program for migrant women at risk of social exclusion. International journal for equity in health. 2019 Dec 1;18(1):139.
  15. Shakespeare-Finch, J., Schweitzer, R. D., King, J. & Brough, M. (2014) Distress, Coping, and Posttraumatic Growth in Refugees From Burma, Journal of Immigrant & Refugee Studies, 12:3, 311-330. https://doi.org/10.1080/15562948.2013.844876
  16. Eriksson, M., & Lindström, B. (2006). Antonovsky’s sense of coherence scale and the relation with health: A Systematic Review. Journal of Epidemiology and Community Health, 60(5), 376–381. https://doi.org/10.1136/jech.2005.041616


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles