Principios de la rehabilitación

Introducción[edit | edit source]

Los amplios beneficios de la rehabilitación se derivan de una base sólida que se sustenta en los principios de la rehabilitación. Estos principios son aspectos esenciales de la rehabilitación que distinguen el enfoque médico de tratamiento del enfoque de la rehabilitación. Así, son responsables de la orientación y la singularidad de la rehabilitación y sus profesionales.

Bases de la rehabilitación[ edit | edit source ]

Figura.1 Celebración de la Semana de la Prevención y Rehabilitación de la Discapacidad. Filipinas

La rehabilitación se basa en la filosofía de que toda persona tiene derecho a hacerse cargo de su salud y, además, tiene un valor inherente.[1] Esta filosofía se traduce en la visión de cada persona como una entidad integral, holística y única.[2] Esto hace que el equipo de rehabilitación se encargue de proporcionar la formación, conocimientos y habilidades necesarias para la persona con un problema de salud, para optimizar, mejorar y maximizar su independencia.[2]

En el modelo de atención médica, el médico tiene la misión de garantizar la supervivencia del paciente.[2][3] El médico tiene un papel activo en el diagnóstico y el tratamiento del paciente, y el paciente suele desempeñar un papel pasivo en el proceso de atención.[3] Este modelo puede desempeñar un papel a la hora de abordar situaciones de cuidados críticos limitadas, en emergencias. Aunque, a menudo, se limita a ayudar a pacientes con enfermedades en las que la funcionalidad y la participación en las actividades de la vida diaria son el verdadero reto.[3] Para poner esto en perspectiva, en una afección de salud como el ictus, las preocupaciones del paciente pueden ir más allá de abordar el dolor o la espasticidad, centrándose en la funcionalidad para volver al trabajo, la sexualidad, el aseo, las transferencias, etc.

Por otro lado, la rehabilitación utiliza predominantemente el modelo biopsicosocial, que traslada el foco de atención de la enfermedad al individuo.[2] La rehabilitación se centra en capacitar al individuo para que aprenda a maximizar su función residual, con el objetivo de minimizar el impacto de las deficiencias en la actividad diaria.[3] Esta función de la rehabilitación la lleva a cabo un equipo de profesionales de la rehabilitación, que incluye médicos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, psicólogos y trabajadores sociales.[3] A través de este modelo, se adopta un enfoque más holístico de la atención, con la inclusión de la persona y sus mecanismos de apoyo, como la familia y los amigos, en el proceso de rehabilitación, para que todos comprendan la enfermedad y desarrollen estrategias para gestionarla de forma eficaz.[3]

Principios de la rehabilitación[ edit | edit source ]

Los principios orientan la gestión de los cuidados de rehabilitación. Estos principios guían al profesional de la rehabilitación en el desarrollo del plan de cuidados de rehabilitación de la persona.[2][4] Además, todos los miembros del equipo de rehabilitación deben comprender los principios de la rehabilitación para obtener los resultados deseados en el proceso de rehabilitación. Los siguientes principios guían la rehabilitación:

Promueve la adaptación[ edit | edit source ]

Los retos que acompañan a las discapacidades y la pérdida de función suelen ser abrumadores para el paciente y, a menudo, incluyen desafíos físicos, sociales y emocionales.[2] Por ello, para obtener los resultados deseados en la rehabilitación, hay que comprender el estado general de la persona. Esta comprensión debe estar encaminada a apoyar, alentar y fomentar la fuerza y el ingenio.[2] También es esencial que los profesionales de la rehabilitación comprendan que la recuperación total puede no ser siempre el objetivo final de la rehabilitación para muchas personas, sino más bien maximizar la función. Por lo tanto, deben saber que la rehabilitación ayuda a las personas a adaptarse a condiciones de salud difíciles y no sólo a «recuperarse» de ellas.[2] El término «recuperación», a menudo, es malinterpretado por la persona como algo diferente de lo que un profesional de la salud entiende por dicho término.[5] Por lo tanto, el uso de «adaptación» puede ser más realista para que la persona pueda hacer frente y adaptarse a las alteraciones que se dan después de un problema de salud, sobre todo, cuando se trata de cambios para toda la vida.

De hecho, la reducción de la actividad, las limitaciones y el aumento de la participación en la comunidad, y la reintegración son lidiadas por la rehabilitación; sin embargo, la creación de un sentido de adaptación en el paciente aumenta su nivel de confianza y mejora su aceptación de la imagen de sí mismo, así como el ajuste a los diferentes roles después de los problemas de salud.[6]

Destaca las capacidades[ edit | edit source ]

La rehabilitación hace hincapié en una perspectiva optimista para las personas que han pasado por diferentes problemas de salud que alteran su vida.[2] Por lo tanto, la rehabilitación no se centra en lo que se ha perdido, sino en lo que se puede recuperar y lograr mediante la fijación de objetivos comunes por parte del profesional de la rehabilitación y la persona.[7]

Trata a la persona en su totalidad[ edit | edit source ]

Un principio básico de la rehabilitación es el enfoque holístico del tratamiento.[8] Hay que recordar en todo momento que se está tratando a la persona y no a la enfermedad. Esto significa que los miembros del equipo de rehabilitación deben tener en cuenta las preferencias, antecedentes, cultura, creencias religiosas, apoyo social, capacidades físicas, etapas de desarrollo y psicología de la persona a la hora de elaborar los planes de atención. [2][9]

Tiempo[edit | edit source]

El impacto del tiempo en la rehabilitación ha sido ampliamente estudiado, desde el mejor momento para comenzar la rehabilitación hasta la duración necesaria para que la rehabilitación aporte los mayores beneficios. [10][11] En general, el tiempo es importante en la rehabilitación. El inicio temprano de la rehabilitación puede reducir el riesgo de reingreso en determinadas afecciones como las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, [12]mejorar la función motora en las lesiones medulares [13] y en el ictus, etc.

Educa[edit | edit source]

La rehabilitación no es una píldora mágica y la educación es el aspecto vital del proceso de rehabilitación a lo largo de todas las etapas, garantizando que la persona y sus redes de apoyo comprendan bien lo que está sucediendo, con el fin de establecer expectativas realistas y fijar objetivos SMART.[14] La educación de la persona en la rehabilitación le permite asumir la responsabilidad de su salud, promueve la atención centrada en el paciente y fomenta el máximo nivel de independencia en las actividades de la vida diaria y la participación en los programas de rehabilitación.[14]

Atención centrada en las personas[ edit | edit source ]

Un enfoque de la atención sanitaria que incorpora conscientemente las perspectivas de las personas, los cuidadores, las familias y las comunidades como participantes y beneficiarios de sistemas sanitarios de confianza que se organizan en torno a las necesidades integrales de las personas, y no a las enfermedades individuales, y que respeta las preferencias sociales. La atención centrada en las personas también requiere que los pacientes tengan la educación y el apoyo que necesitan para tomar decisiones y participar en su propia atención sanitaria, y que los cuidadores puedan alcanzar la máxima función dentro de un entorno de trabajo favorable. La atención centrada en las personas es más amplia que la atención centrada en el paciente y la persona, ya que abarca no sólo las consultas clínicas, sino que también incluye la atención sanitaria de las personas en sus comunidades y su papel crucial en la configuración de las políticas y los servicios de salud.[15]

Conclusión[edit | edit source]

La comprensión de las bases y principios de la rehabilitación dota al profesional de los conocimientos esenciales para abordar con confianza y precisión la rehabilitación, con el fin de promover mayores ganancias de independencia funcional y participación en actividades del paciente.

Referencias [edit | edit source]

  1. Gender A. Scope of Rehabilitation and Rehabilitation Nursing. Rehabilitation Nursing Practice. McGraw-Hill. 1998. pp.3-20
  2. 2.0 2.1 2.2 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7 2.8 2.9 Mauk KL. Overview of rehabilitation. Rehabilitation Nursing: A Contemporary Approach to Practice. 2011.
  3. 3.0 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 Cobble N, Burks JS. Introduction to principles of rehabilitation. Journal of Neuro. 1990.
  4. Habel M. Rehabilitation: Philosophy, goals, and process. McCOURT, AE (Ed.). 1993.
  5. Easton KL. Gerontological rehabilitation nursing. WB Saunders Company; 1999.
  6. Rawl SM, Easton KL, Kwiatkowski S, Zemen D, Burczyk B. Effectiveness of a nurse‐managed follow‐up program for rehabilitation patients after discharge. Rehabilitation Nursing. 1998 Jul 8;23(4):204-9.
  7. Cardol M, Jong BD, Ward CD. On autonomy and participation in rehabilitation. Disability and rehabilitation. 2002 Jan 1;24(18):970-4.
  8. Barnitt R, Pomeroy V. An holistic approach to rehabilitation. British Journal of Therapy and Rehabilitation. 1995 Feb 2;2(2):87-92.
  9. Lindberg J, Kreuter M, Taft C, Person LO. Patient participation in care and rehabilitation from the perspective of patients with spinal cord injury. Spinal Cord. 2013 Nov;51(11):834-7
  10. Burns AS, Marino RJ, Kalsi-Ryan S, Middleton JW, Tetreault LA, Dettori JR, Mihalovich KE, Fehlings MG. Type and timing of rehabilitation following acute and subacute spinal cord injury: a systematic review. Global spine journal. 2017 Sep;7(3_suppl):175S-94S..
  11. Fehlings MG, Tetreault LA, Aarabi B, Anderson P, Arnold PM, Brodke DS, Chiba K, Dettori JR, Furlan JC, Harrop JS, Hawryluk G. A clinical practice guideline for the management of patients with acute spinal cord injury: recommendations on the type and timing of rehabilitation. Global spine journal. 2017 Sep;7(3_suppl):231S-8S.
  12. Fehlings MG, Tetreault LA, Aarabi B, Anderson P, Arnold PM, Brodke DS, Chiba K, Dettori JR, Furlan JC, Harrop JS, Hawryluk G. A clinical practice guideline for the management of patients with acute spinal cord injury: recommendations on the type and timing of rehabilitation. Global spine journal. 2017 Sep;7(3_suppl):231S-8S.
  13. Sumida M, Fujimoto M, Tokuhiro A, Tominaga T, Magara A, Uchida R. Early rehabilitation effect for traumatic spinal cord injury. Archives of physical medicine and rehabilitation. 2001 Mar 1;82(3):391-5.
  14. 14.0 14.1 Dreeben-Irimia O. Patient education in rehabilitation. Jones & Bartlett Publishers; 2010 Oct 22.
  15. World Health Organization, «A69/39 Framework on integrated, people-centred health services: Report by the Secretariat to the sixty-ninth World Health Assembly,» 2016.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles