Promoción de la actividad física para personas con lesión medular

Editora originalTarina van der Stockt

Principales colaboradoresEwa Jaraczewska, Tarina van der Stockt, Kim Jackson y Jess Bell

Introducción(edit | edit source)

Es crucial que las personas con lesión medular (LME) se mantengan físicamente activas para conservar la salud y evitar comorbilidades. Sin embargo, tras el alta hospitalaria, las personas con lesión medular son relativamente inactivas y hasta el 50% son completamente sedentarias.(1) El papel de la rehabilitación como estrategia de reintegración en la comunidad es permitir a la persona alcanzar «el mayor nivel posible de participación» y volver a una «vida que desee en la medida en que su discapacidad se lo permita».(1)(2)

Promover la actividad física( editar | editar fuente )

La promoción de la actividad física es una parte importante de la educación que forma parte de la rehabilitación de las lesiones medulares. Desgraciadamente, las personas con LME perciben muchas barreras para realizar actividad física, como el tiempo, la energía, la motivación y la falta de conocimientos sobre qué hacer y dónde hacer ejercicio.(1) Un estudio realizado en 73 personas con LME de Quebec (Canadá) ha demostrado que hasta el 43% de los participantes declararon haber realizado 0 minutos de actividad. Otro estudio analizó la actividad física de 277 personas con lesiones medulares y mostró que el 48% de ellas no realizaba ningún tipo de actividad física.(3)

Un estudio empírico investigó las creencias de los fisioterapeutas sobre la actividad física para las personas con LME y las acciones de los fisioterapeutas con respecto a la promoción de la actividad física durante la rehabilitación y en la comunidad. Los autores vieron que los fisioterapeutas valoran la importancia de la actividad física para las personas con LME, pero que la promoción de la actividad física está en su mayor parte ausente en los entornos de rehabilitación de LME del Reino Unido e Irlanda. Se consideró que su promoción era incoherente, y se dieron las siguientes razones:(1)

  1. Formación inadecuada sobre actividad física y lesiones medulares.
  2. Incertidumbre sobre el papel del fisioterapeuta dentro del equipo multidisciplinar para promover la actividad física.
  3. Falta de recursos en los centros de rehabilitación y en la comunidad.
  4. Las creencias del fisioterapeuta no pueden cambiar el comportamiento de las personas, como su motivación para hacer ejercicio.
  5. Los fisioterapeutas también deben reflexionar sobre sus propias opiniones y prejuicios acerca de lo que constituye una buena vida y el bienestar, para evitar reflejar sus creencias en el paciente(1)

Integración en la comunidad tras el alta hospitalaria( editar | editar fuente )

En la rehabilitación de personas con lesión medular, la esperanza desempeña un papel importante en el modo en que las personas se adaptan a sus vidas y participan en las actividades que les acercan a la consecución de sus objetivos. Sin embargo, si las dificultades sanitarias o del entorno siguen afectando a las personas con LME, su capacidad para automotivarse y buscar actividades puede verse seriamente amenazada.(4) Por eso es tan importante el acceso a los servicios sanitarios y el apoyo de la comunidad para ayudar a cumplir las directrices de actividad física recomendadas para las personas con LME.(3)

Preparación para el alta al domicilio y a la comunidad( editar | editar fuente )

La perspectiva del paciente sobre su preparación para el alta hospitalaria tras una lesión medular consta de cuatro atributos: estado personal, capacidad de afrontamiento, conocimientos y expectativas de apoyo. Las afecciones secundarias y la capacidad de afrontamiento son barreras personales que limitan la plena integración en la comunidad de las personas con lesiones medulares. Las barreras sociales y del entorno pueden provocar aislamiento y retrasar otras formas de reintegración en la comunidad, como el trabajo y las actividades de ocio.(7)

Barreras sanitarias y personales para la integración en la comunidad( editar | editar fuente )

La lesión medular puede provocar directa o indirectamente el desarrollo de afecciones secundarias, que a menudo requieren intervención médica y rehospitalización. Las infecciones urinarias y las úlceras por presión son algunos de los problemas de salud que requieren ingreso hospitalario. Otras incluyen complicaciones del sistema respiratorio y gastrointestinales.(8) Entre las barreras sanitarias más importantes para la reintegración en la comunidad figuran las siguientes: dolor, vejiga neurogénica, espasticidad, contractura y problemas de sueño. Además, un equipamiento inadecuado o la falta del mismo, así como su avería, pueden reducir la participación en la comunidad de las personas con LME.(9)

Las personas con lesión medular suelen manifestar sentimientos de aislamiento y soledad tras el alta hospitalaria. Esto puede contrastar significativamente con la amistad que experimentan de otros pacientes durante la estancia en el hospital.

Obstáculos sociales y medioambientales a la integración comunitaria( editar | editar fuente )

La falta de apoyo psicológico y las reacciones de las personas ante la lesión medular afectan enormemente a su adaptación a la nueva vida.(10) Se considera que los factores ambientales y sociales son fundamentales para la participación en actividades físicas de las personas con lesión medular,(11) entre ellos:

  • Actitudes sociales de aceptación e integración de las personas con lesión medular.
  • Políticas gubernamentales que ofrecen oportunidades de reincorporación a la educación o al empleo.
  • Transporte público adaptado a las personas con discapacidad.
  • Instalaciones de fácil acceso para usuarios de sillas de ruedas.
  • Acceso a espacios públicos, incluidos parques, playas, calles y carreteras.(9)
  • Adaptaciones para personas con movilidad reducida mediante tecnologías de asistencia.
  • Instalaciones en viviendas accesibles que disminuyan la dependencia de los cuidadores.(12)
  • Independencia financiera.(9)

«Los profesionales de la rehabilitación no sólo deben tener en cuenta cómo la comunidad apoya a las personas con LME, sino también cómo los programas de rehabilitación cambian la comunidad».(11)

Actividad grupal( editar | editar fuente )

El objetivo de la actividad física es ofrecer una amplia gama de actividades.(1) Si el deporte es el foco principal, puede animar a las personas con interés deportivo, pero desanima a la persona que no desea hacer deporte o no puede participar física o económicamente. También puede desanimar a la persona a la que no le gusta el deporte, pero que está interesada en otras actividades como el entrenamiento de fuerza o aeróbico.

La actividad en grupo para personas con lesión medular puede realizarse en forma de programa de fortalecimiento, entrenamiento aeróbico o entrenamiento en circuito.

(13)

Factores de riesgo( editar | editar fuente )

A continuación se enumeran los factores de riesgo que deben tenerse en cuenta a la hora de instruir o participar en actividades físicas. Junto con este conocimiento, aprender a gestionar estos factores de riesgo es necesario para garantizar la seguridad de todos los participantes.

Termorregulación(edit | edit source)

Un nivel alto de lesión medular (es decir, T6 y superior) conllevará, con mayor probabilidad, problemas de regulación de la temperatura corporal. Puede producirse después de la lesión medular y dura toda la vida.

El sistema nervioso autónomo controla la termorregulación, donde la vía descendente del sistema simpático se encarga de mantener la homeostasis corporal en respuesta a los cambios del entorno. Ambas funciones se ven afectadas por la lesión medular.(14)

Cuando se produce una desregulación de la temperatura, las personas con lesión medular experimentan los siguientes síntomas:

  • Sudoración por encima del nivel de la lesión con sudoración mínima o nula por debajo del nivel de la lesión.
  • Hipertermia como resultado del ejercicio.
  • Fiebre sin infección.
  • Temperatura corporal alta o baja en respuesta a la temperatura ambiente.

Problemas de piel( editar | editar fuente )

Las lesiones cutáneas pueden aparecer como consecuencia de posturas y posiciones incorrectas al realizar actividades físicas. Estas lesiones son muy graves y pueden provocar complicaciones secundarias.

Las úlceras por presión o úlceras por decúbito se producen cuando se aplica presión sobre una prominencia ósea durante un periodo de tiempo. También pueden producirse debido a las fuerzas de cizallamiento ejercidas sobre la piel durante determinados movimientos, como girar, torcerse o escurrirse.

Los problemas cutáneos pueden prevenirse si se adoptan las siguientes medidas:(15)

  • Reducción del número de horas sentado.
  • Mantener una postura correcta durante el ejercicio.
  • Utilizar el equipo adecuado, lo que incluye asegurarse de que el equipo tiene el peso y la altura adecuados.
  • Disponer de una silla de ruedas bien ajustada, con el cojín, el respaldo y los reposabrazos adecuados.

Disreflexia autonómica( editar | editar fuente )

La disreflexia autonómica (DA) se caracteriza por una hipertensión paroxística en respuesta a un estímulo inespecífico por debajo del nivel de la lesión. El estímulo desencadenante de la disreflexia autonómica puede ser:

  • Dolor somático.
  • Impactación fecal.
  • Distensión abdominal.

La DA puede estar presente en la fase aguda y crónica de la lesión medular y puede producir síntomas debilitantes, como:

  • Fuerte dolor de cabeza.
  • Ansiedad.
  • Visión borrosa.
  • Sudoración.

En situaciones más graves puede causar hemorragia cerebral, edema pulmonar o convulsiones.(16)

Hipotensión ortostática( editar | editar fuente )

«La hipotensión ortostática (HO) se acepta típicamente como una disminución de la presión arterial sistólica de 20mmHg o más, o una reducción de la presión arterial diastólica de 10mmHg o más, al cambiar la posición del cuerpo de una posición supina a una postura erguida, independientemente de la presencia de síntomas».(17) Los síntomas pueden estar presentes durante años tras una lesión medular y pueden empeorar con el tiempo.

La presentación típica de la HO incluye:(18)

  • Vértigo.
  • Mareo.
  • Episodios sincopales.

Lesiones por sobreúso( editar | editar fuente )

Las personas con una lesión medular se quejan a menudo de dolor de hombro como consecuencia de una lesión por sobreúso. Si se descuida, puede durar muchos años y provocar problemas más graves. La causa del dolor suele ser multifactorial, pero lo más probable es que se deba a:

El síndrome de pinzamiento se corresponde con una compresión o pinzamiento del tendón del manguito rotador que puede provocar microdesgarros en el tendón. Si el problema persiste, pueden producirse más daños en los tendones, lo que puede causar dolor e incapacidad para utilizar el hombro.

Las opciones de tratamiento dependen de la causa del problema y del nivel de daño en las estructuras del hombro. Las intervenciones propuestas son:(19)

  • Descanso.
  • Modificación de equipamiento.
  • Modificación del entorno.
  • Modificación postural y del movimiento.
  • Ejercicios terapéuticos.
  • Inyección en el tendón.
  • Reparación quirúrgica del tendón.(19)

Ve este vídeo para obtener información detallada sobre las complicaciones mencionadas:

(20)

Tipo de actividad( editar | editar fuente )

Programa de entrenamiento en circuito( editar | editar fuente )

«El entrenamiento en circuito consiste en una serie consecutiva de ejercicios cronometrados realizados uno tras otro con cantidades variables de descanso entre cada ejercicio».(21)

(22)

Clase de yoga( editar | editar fuente )

El yoga es una forma de ejercicio. Incluye dos componentes básicos, la postura y la respiración; y consta de ejercicios de flexibilidad, ejercicios de fortalecimiento y ejercicios de respiración.

(23)

Programa de fortalecimiento( editar | editar fuente )

El objetivo de los ejercicios de fortalecimiento es aumentar la fuerza de determinados músculos o grupos de músculos. Repercute en la potencia muscular, la resistencia y la masa muscular.(24)

(25)

Actividades aeróbicas( editar | editar fuente )

Los ejercicios aeróbicos o de resistencia son la base del acondicionamiento cardiovascular. Durante los ejercicios aeróbicos, la frecuencia cardiaca y la respiración deben aumentar en respuesta a las actividades realizadas. Algunos ejemplos son la bicicleta de manos, el entrenamiento elíptico, la natación y el baile.

Equipos(edit | edit source)

Fisioterapeutas(edit | edit source)

Los fisioterapeutas que demuestran una actitud de apoyo son importantes motivadores para que las personas con lesión medular realicen actividad física. Esta actitud les da un sentimiento de autonomía, esperanza y ánimo. Contratar a fisioterapeutas con discapacidad para impartir clases de actividad física puede implicar positivamente a los participantes y cambiar el estereotipo de que las personas con discapacidad son siempre pacientes.(26)

Formación de formadores( editar | editar fuente )

Cuando los recursos de personal especializado son limitados, el uso de voluntarios formados puede ser muy rentable. Además, un estudio de Lim y col.(27) muestra que es probable que las intervenciones realizadas por voluntarios sean más sostenibles, rompan las barreras de comunicación y ofrezcan un modelo positivo. También es importante que los programas de actividad física dirigidos por voluntarios sean seguros y que no haya informes sobre acontecimientos adversos graves.(27)

También es importante que los programas de actividad física dirigidos por voluntarios sean seguros y que no haya casos de acontecimientos adversos graves.(28) El objetivo de una intervención de formación de formadores es formar a voluntarios o participantes en grupos de actividad física para que se conviertan en instructores capaces de llevar a cabo la tarea de dirigir la actividad, responder a las preguntas y reforzar el aprendizaje.(29) Los formadores sólo pueden tener éxito cuando se les proporciona tiempo suficiente e instrucciones detalladas durante la formación. En las directrices de la CDC(29) para el modelo de formación de formadores, se tienen en cuenta los siguientes elementos a la hora de diseñar un programa de formación:

  • Evaluación previa de las aptitudes e intereses de los posibles formadores.
  • Elaboración del manual de aprendizaje.
  • Elección de los temas que se van a impartir.
  • Práctica de habilidades y retroalimentación.
  • Plan de acción y apoyo al seguimiento.(29)

Los criterios de elegibilidad de los formadores incluyen:

  • Compromiso y flexibilidad.
  • Tener interés o conocimientos avanzados en formación.
  • Completar todo el programa de formación.

Recursos adicionales( editar | editar fuente )

  1. YouTube.Adaptive Yoga Class for People with Spinal Cord Injuries, 2021 https://www.youtube.com/watch?v=0zIaNrEE5LU&t=1185s
  2. YouTube.Shepherd Center Workout Routine for People with Spinal Cord Injury, 2015 https://www.youtube.com/watch?v=-Ew-N5Ux0Ns

Referencias(edit | edit source)

  1. 1.0 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 Williams TL, Smith B, Papathomas A. Physical activity promotion for people with spinal cord injury: physiotherapists’ beliefs and actions. Disability and rehabilitation. 2018 Jan 2;40(1):52-61.
  2. Nunnerley JL, Hay-Smith EJ, Dean SG. Leaving a spinal unit and returning to the wider community: an interpretative phenomenological analysis. Disability and Rehabilitation. 2013 Jul 1;35(14):1164-73.
  3. 3.0 3.1 Rocchi M, Routhier F, Latimer-Cheung A et al. Are adults with spinal cord injury meeting the spinal cord injury-specific physical activity guidelines? A look at a sample from a Canadian province. Spinal Cord 2017; 55: 454–459.
  4. Dorsett P, Geraghty T, Sinnott A et al. Hope, coping and psychosocial adjustment after spinal cord injury. Spinal Cord Ser Cases 3, 2017;17046
  5. W Cape biokineticist throws a lifeline to spinal cord injury patients. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=puG8VVNDqwc(last accessed 21/11/2021)
  6. Mandela Monday: Adapted Physical Activity Community Groups. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=zyL2wZuGc9Q&t=15s (last accessed 22/11/2021)
  7. Nunnerley JL, Hay-Smith EJ, Dean SG. Leaving a spinal unit and returning to the wider community: an interpretative phenomenological analysis. Disabil Rehabil. 2013 Jul;35(14):1164-73.
  8. Du Plessis M, McGaffin CR, Molepo T, Oelofse R, Van Zyl S, Mashola MK. Perceived readiness for hospital discharge: Patients with spinal cord injury versus physiotherapists. S Afr J Physiother. 2018;74(1):437.
  9. 9.0 9.1 9.2 Kashif M, Jones S, Darain H, Iram H, Raqib A, Butt AA. Factors influencing the community integration of patients following traumatic spinal cord injury: a systematic review. J Pak Med Assoc. 2019 Sep;69(9):1337-1343.
  10. Dickson A, Ward R, O’Brien G, Allan D, O’Carroll R. Difficulties adjusting to post-discharge life following a spinal cord injury: an interpretative phenomenological analysis. Psychol Health Med. 2011 Aug;16(4):463-74.
  11. 11.0 11.1 Chang FH, Liu CH, Hung HP. An in-depth understanding of the impact of the environment on participation among people with spinal cord injury. Disabil Rehabil. 2018 Sep;40(18):2192-2199.
  12. Ahmed N, Quadir MM, Rahman MA, Alamgir H. Community integration and life satisfaction among individuals with spinal cord injury living in the community after receiving institutional care in Bangladesh. Disabil Rehabil. 2018 May;40(9):1033-1040.
  13. Exercise and Spinal Cord injury. 2011 Available from: https://youtu.be/1yOm5n2k1pA(last accessed 22/11/2021)
  14. Grossmann F, Flueck JL, Perret C, Meeusen R, Roelands B. The Thermoregulatory and Thermal Responses of Individuals With a Spinal Cord Injury During Exercise, Acclimation and by Using Cooling Strategies-A Systematic Review. Front Physiol. 2021 Apr 1;12:636997.
  15. Hsieh J, Benton B, Titus L, Gabison S, McIntyre A, Wolfe D, Teasell R. Skin integrity and pressure injuries following spinal cord injury. Spinal cord injury rehabilitation evidence. Vancouver, BC: Spinal Cord Injury Research Evidence (SCIRE) Professional Project. 2020:1-23.
  16. Rabchevsky AG, Kitzman PH. Latest approaches for the treatment of spasticity and autonomic dysreflexia in chronic spinal cord injury. Neurotherapeutics. 2011 Apr;8(2):274-82.
  17. Consensus statement on the definition of orthostatic hypotension, pure autonomic failure, and multiple system atrophy. The Consensus Committee of the American Autonomic Society and the American Academy of Neurology. Neurology. 1996 May;46(5):1470.
  18. Claydon VE, Steeves JD, Krassioukov A. Orthostatic hypotension following spinal cord injury: understanding clinical pathophysiology. Spinal cord. 2006 Jun;44(6):341-51.
  19. 19.0 19.1 Van Straaten MG, Cloud BA, Zhao KD, Fortune E, Morrow MMB. Maintaining Shoulder Health After Spinal Cord Injury: A Guide to Understanding Treatments for Shoulder Pain. Arch Phys Med Rehabil. 2017 May;98(5):1061-1063.
  20. Exercise After Spinal Cord Injury: Complications to Avoid. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=HXVaLdhsBuk (last accessed 22/11/2021)
  21. Walker B. What is Circuit Training and Examples of Circuit Training Workouts? Stretch Coach 2020. Available at: https://stretchcoach.com/articles/circuit-training/.(last accessed 23/11/2021)
  22. Spinal Cord Injury Fitness Integrated Training (Rumah Aafiyah, Malaysia) 2020. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=BR2HlXfQXYU(last accessed 22/11/2021)
  23. Spinal Cord Injury Patients Share Thoughts on Yoga and More, 2021. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=slC4JwTX1Nc(last accessed 22/11/2021)
  24. Bennie JA, Shakespear-Druery J, De Cocker K. Muscle-strengthening Exercise Epidemiology: a New Frontier in Chronic Disease Prevention. Sports Med-Open 2020; 6 (40).
  25. Exercise After Spinal Cord Injury: How to Adapt Equipment. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=k7vTlHzYoug(last accessed 22/11/2021)
  26. International perspective on Spinal Cord Injury. Chapter 6. Attitudes, relationships and adjustment. WHO 2013: 121-137.
  27. 27.0 27.1 Lim SER, Cox NJ, Tan QY et al. Volunteer-led physical activity interventions to improve health outcomes for community-dwelling older people: a systematic review. Aging Clin Exp Res 2021;33:843–853.
  28. Mormina M, Pinder S. A conceptual framework for the training of trainers (ToT) interventions in global health. Global Health 2018;14(100).
  29. 29.0 29.1 29.2 CDC. Understanding the Training of Trainers Model. Available at: https://www.cdc.gov/healthyschools/professional_development/documents/17_279600_TrainersModel-FactSheet_v3_508Final.pdf (last accessed 22/11/2021)


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles