Salud mental y desplazamiento forzado

Editor original Shaimaa Eldib

Principales colaboradoresShaimaa Eldib, Naomi O’Reilly, Kim Jackson, Candace Goh, Jess Bell y Carin Hunter

Introducción(edit | edit source)

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es «un estado de bienestar en el que el individuo se da cuenta de sus propias capacidades, puede hacer frente a las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad».(1)(2)

Las enfermedades mentales se consideran una de las principales causas de discapacidad en el mundo, ya que representan alrededor del 13% de la carga mundial de morbilidad y el 33% del total de años vividos con discapacidad.(3)(4) Se calcula que las personas que padecen trastornos mentales graves, por ejemplo, depresión severa, trastorno bipolar y esquizofrenia(5) tienen más probabilidades de morir prematuramente que las que no están afectadas. Los problemas de salud mental están muy extendidos en todo el mundo y afectan a personas de todas las regiones del planeta. Se espera que afecten al menos a 1 de cada 3 personas a lo largo de su vida.(6)(7)

Las consecuencias económicas de esta alta prevalencia de las enfermedades mentales son importantes; se calcula que la mala salud mental provocará la pérdida de 16,1 billones de dólares entre 2011 y 2030.(8) Este coste tiene graves repercusiones en el nivel de vida y el desarrollo socioeconómico.(9) Existen muchos obstáculos para el tratamiento de las enfermedades mentales, entre ellos la estigmatización, la discriminación(10)(5) y la apatía gubernamental,(9) que agravan aún más el estado actual de la atención a la salud mental en todo el mundo.

Crisis de las personas desplazadas( editar | editar fuente )

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 89,3 millones de personas se han visto desplazadas a la fuerza en todo el mundo como consecuencia de conflictos, violencia, miedo a la persecución y violaciones de los derechos humanos en 2021. Se estima que habrá más de 100 millones de personas desplazadas en 2022.(11) Hubo 20 nuevos desplazados cada minuto de 2016.(12) Las personas que se ven obligadas a abandonar sus países de origen suelen vivir en instalaciones de acogida superpobladas mientras esperan las decisiones de reasentamiento o asilo.(13) Estas instalaciones se han convertido, de hecho, en centros de detención de larga duración y tienen malas condiciones de salud y seguridad.(14) Todos estos factores crean problemas médicos y una mayor necesidad de que los desplazados utilicen los servicios sanitarios. (15)

Salud mental y desplazamiento( editar | editar fuente )

Los migrantes pueden estar expuestos a diversos factores de estrés que afectan a su salud mental y a su bienestar antes y durante su viaje migratorio y durante su asentamiento e integración. Aunque la mayoría de los migrantes no experimentan problemas de salud mental, las personas desplazadas como consecuencia de conflictos, violencia, miedo a la persecución y violaciones de los derechos humanos pueden tener un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental. Esto es especialmente cierto para las personas que han sufrido violencia y traumas, como la explotación, la tortura o la violencia sexual y de género. Los problemas pueden ir desde niveles bajos o moderados de ansiedad y depresión hasta trastornos mentales más graves.

En la actualidad, la responsabilidad del apoyo a la salud mental de los desplazados es compartida por una amplia red de organizaciones, en función del lugar donde se encuentre el desplazado. Entre estas organizaciones se encuentran: la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), gobiernos y organizaciones no gubernamentales.(16)

Cuando las personas y las familias buscan seguridad abandonando sus hogares, culturas y comunidades debido a la amenaza de violencia y persecución, la angustia emocional puede aumentar. Alrededor de un tercio de las personas desplazadas experimentarán altos índices de depresión, ansiedad y trastornos de estrés postraumático (TEPT) como resultado de las circunstancias a las que se enfrentaron durante su migración, lo que puede afectar significativamente a su calidad de vida.(16) (17) Sin embargo, revisiones sistemáticas muestran que las estimaciones de prevalencia de los trastornos de salud mental varían ampliamente, desde el 4% hasta el 80%, incluyendo:(18)(19)

Aunque la mayoría de los desplazados con TEPT y depresión muestran una reducción de los síntomas con el tiempo, sobre todo si los factores de estrés del reasentamiento son bajos,(24)(25) otros pueden experimentar años de síntomas, especialmente los que padecen TEPT.(26)(27) Por ello, debe priorizarse el acceso temprano a la atención de salud mental, ya que los factores de estrés posteriores a la migración, como la detención prolongada, la inseguridad de la situación migratoria y las limitaciones en el trabajo y la educación, pueden empeorar la salud mental.

Trastorno de estrés postraumático( editar | editar fuente )

«Cuando algo traumático sucede en tu vida, te sacude hasta la médula. El mundo deja de ser un lugar seguro. Se convierte en un lugar en el que pueden ocurrir y ocurren cosas malas». (28)

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés) y el DSM-5, el trastorno de estrés postraumático se define como un «trastorno psiquiátrico en el que los pacientes han experimentado o presenciado un acontecimiento traumático importante». Ejemplos de este tipo de eventos son los desastres naturales, los accidentes graves, los actos terroristas, la guerra/combate, la violación u otras agresiones personales violentas. El TEPT se presenta con recuerdos o flashbacks persistentes, recurrentes y perturbadores de un trauma presenciado o experimentado, evitación de los recordatorios del evento traumático junto con otros síntomas como pensamientos y sentimientos negativos, dificultad para concentrarse y dormir, sensación de desvinculación de las personas y las experiencias actuales, así como respuestas de sobresalto exageradas y síntomas de excitación/reacción como irritabilidad y arrebatos de ira.(29) Reacciones como el miedo, el horror y la impotencia pueden interpretarse como una amenaza a la integridad física de la persona.(30) Las dificultades en la regulación emocional, el funcionamiento cognitivo, la autopercepción, las relaciones, la somatización y la desesperanza pueden producirse debido al estrés severo como resultado de circunstancias abrumadoras y experiencias perturbadoras.(31)

La prevalencia de experiencias traumáticas es común. Se ha comprobado que más de dos tercios de las personas de la población general pueden experimentar un acontecimiento traumático importante en algún momento de su vida.(32) Algunos estudios sobre refugiados en países occidentales mostraron que el 9% sufría TEPT y alrededor del 5% depresión. Sin embargo, otros estudios sugieren que la prevalencia del TEPT se sitúa en torno al 30%.(16) Estos resultados sugieren que muchos refugiados se encuentran en un estado traumático y necesitan asesoramiento.(16)

Se ha descubierto que los efectos biológicos del TEPT incluyen:

  • Frecuencia cardíaca más alta a los tonos fuertes repentinos, lo que sugiere una sensibilización central.
  • Disminución de los volúmenes del hipocampo y del córtex cingulado anterior , lo que puede explicar trastornos como la depresión y el abuso de sustancias.(30)
  • Cambios en el cerebro y vulnerabilidad y neurotoxicidad preexistentes como orígenes de las reducciones de volumen cerebral en el TEPT.
  • La amígdala y la corteza cingulada anterior dorsal están hiper(re)activas, mientras que la corteza prefrontal medial ventral está hipo(re)activa en el TEPT, lo que puede explicar el sesgo atencional hacia la amenaza y el deterioro de la regulación emocional.(30)

Las pruebas sugieren que la terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma o la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares deberían considerarse en personas con TEPT. Los tratamientos psicológicos pueden reducir los síntomas del TEPT.(33) En la planificación de las políticas deben incluirse programas integrales de atención a la salud mental, como asesoramiento, psicoterapia, farmacoterapia e intervenciones psicosociales.(16)

Lagunas en la salud mental de los refugiados( editar | editar fuente )

Estos vídeos describen las carencias en materia de salud de los refugiados y sus experiencias.

Papel de los profesionales de la rehabilitación( editar | editar fuente )

Los servicios de rehabilitación centrados en la persona para la salud mental se aplican en muchos entornos sanitarios y de salud mental diferentes; la psiquiatría y la medicina psicosomática atienden a niños, adolescentes, adultos y personas mayores con problemas de salud mental de leves a graves, agudos y crónicos, en atención primaria y comunitaria, en régimen de hospitalización y ambulatorio.

Los profesionales de la rehabilitación de la salud mental prestan una amplia gama de servicios que incluyen la promoción de la salud, la atención sanitaria preventiva, el tratamiento y la rehabilitación de personas y grupos. Crean una relación terapéutica para proporcionar evaluación y servicios específicamente relacionados con la complejidad de la salud mental dentro de un entorno de apoyo, aplicando un modelo que incluye aspectos biológicos y psicosociales. Los profesionales de la rehabilitación en salud mental tienen como objetivo optimizar el bienestar y capacitar a la persona promoviendo el movimiento funcional, conciencia del movimiento, actividad física y ejercicio, aunando los aspectos físicos y mentales. Se basa en las mejores pruebas científicas y clínicas disponibles. Los fisioterapeutas en salud mental contribuyen al equipo multidisciplinar y a la atención interprofesional.(37)

Los profesionales de la rehabilitación deben ser conscientes de que hay varios factores que influyen mucho en la salud mental de las personas desplazadas:

Un estudio sobre la salud mental y las necesidades de servicios de un grupo de desplazados en Malasia demostró que los desplazados destacan la preocupación por el acceso a las oportunidades de reasentamiento permanente y la preocupación por la supervivencia económica.(41) Casi todos los participantes en el estudio informaron de que estarían interesados en participar en los servicios de grupos de apoyo. Por lo tanto, como proveedores de servicios, hay que prestar mucha atención al bienestar mental y a las estrategias de afrontamiento, mientras se evalúan las necesidades básicas, incluso en entornos temporales.

Los fisioterapeutas son miembros eficaces de equipos multidisciplinares formados por médicos, enfermeras, dietistas, terapeutas y trabajadores sociales. El manejo fisioterapéutico puede complementar la medicación y la psicoterapia dentro del equipo multidisciplinar. El papel y las tareas de los fisioterapeutas en estos equipos variarán, abarcando el tratamiento del dolor, aumento de la movilidad articular, ejercicios de relajación, mejora de la fuerza, resistencia y equilibrio, entrenamiento de la marcha y elaboración de programas de ejercicios adaptados a las necesidades del paciente. Las intervenciones pueden incluir: ejercicios de relajación y respiración profunda(5), diversos ejercicios de estiramiento, calistenia, caminar, correr, ejercicios aeróbicos y natación. Pueden realizarse tanto en el interior como en el exterior y pueden ser útiles para pacientes con trastornos por abuso de sustancias,(16) trastornos ginecológicos y otras afecciones.

Abordaje postural: Los cambios regulares en las posiciones del cuerpo son esenciales para prevenir posturas inadecuadas, tensión muscular, espasmos y disminución del movimiento de las articulaciones.(20) El entrenamiento del equilibrio y la marcha puede ser beneficioso, así como el asesoramiento ergonómico. Este asesoramiento puede incluir adaptaciones en el hogar y equipos, para que los pacientes sean independientes.(20)

La carga de la depresión, la ansiedad y otros trastornos mentales exige respuestas concertadas e intersectoriales. El objetivo no es sólo concienciar a la población, sino también proporcionar estrategias de tratamiento y prevención que puedan reducir este gran y creciente problema de salud y su coste económico asociado.(3) Las correlaciones entre la mala salud mental y el aumento de la prevalencia de las afecciones musculoesqueléticas, las múltiples áreas de dolor y las enfermedades crónicas y prevenibles ponen de relieve la necesidad de un enfoque multidisciplinar eficaz y holístico para gestionar estas afecciones.(4)(21)

Referencias(edit | edit source)

  1. The world health report 2001 – Mental Health: New Understanding, New Hope»(PDF). WHO. Retrieved 4 May 2014.
  2. Mental health: strengthening our response. World Health Organization. August 2014. Retrieved 4 May 2014.
  3. 3.0 3.1 Murray CJ, Vos T, Lozano R, Naghavi M, Flaxman AD, Michaud C, Ezzati M, Shibuya K, Salomon JA, Abdalla S, Aboyans V. Disability-adjusted life years (DALYs) for 291 diseases and injuries in 21 regions, 1990–2010: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010. The lancet. 2012 Dec 15;380(9859):2197-223
  4. 4.0 4.1 Funk M. Global burden of mental disorders and the need for a comprehensive, coordinated response from health and social sectors at the country level. Retrieved on. 2016 Oct;30.
  5. 5.0 5.1 5.2 Thornicroft G, Brohan E, Rose D, Sartorius N, Leese M, INDIGO Study Group. Global pattern of experienced and anticipated discrimination against people with schizophrenia: a cross-sectional survey. The Lancet. 2009 Jan 31;373(9661):408-15.
  6. Steel Z, Marnane C, Iranpour C, Chey T, Jackson JW, Patel V, Silove D. The global prevalence of common mental disorders: a systematic review and meta-analysis 1980–2013. International journal of epidemiology. 2014 Apr 1;43(2):476-93.
  7. Vigo D, Thornicroft G, Atun R. Estimating the true global burden of mental illness. The Lancet Psychiatry. 2016 Feb 1;3(2):171-8.
  8. Bloom DE, Cafiero E, Jané-Llopis E, Abrahams-Gessel S, Bloom LR, Fathima S, Feigl AB, Gaziano T, Hamandi A, Mowafi M, O’Farrell D. The global economic burden of noncommunicable diseases. Program on the Global Demography of Aging; 2012 Jan.
  9. 9.0 9.1 Caulfield A, Vatansever D, Lambert G, Van Bortel T. WHO guidance on mental health training: a systematic review of the progress for non-specialist health workers. BMJ open. 2019 Jan 1;9(1):bmjopen-2018.
  10. Lasalvia A, Zoppei S, Van Bortel T, Bonetto C, Cristofalo D, Wahlbeck K, Bacle SV, Van Audenhove C, Van Weeghel J, Reneses B, Germanavicius A. Global pattern of experienced and anticipated discrimination reported by people with major depressive disorder: a cross-sectional survey. The Lancet. 2013 Jan 5;381(9860):55-62.
  11. 11.0 11.1 Müller M, Khamis D, Srivastava D, Exadaktylos AK, Pfortmueller CA. Understanding refugees’ health. InSeminars in neurology 2018 Apr (Vol. 38, No. 02, pp. 152-162). Thieme Medical Publishers.
  12. 12.0 12.1 Ellis BH, Winer JP, Murray K, Barrett C. Understanding the mental health of refugees: Trauma, stress, and the cultural context. InThe Massachusetts General Hospital textbook on diversity and cultural sensitivity in mental health 2019 (pp. 253-273). Humana, Cham.
  13. Fotaki M. A crisis of humanitarianism: refugees at the gates of Europe. International journal of health policy and management. 2019 Jun;8(6):321.
  14. Blitz BK, d’Angelo A, Kofman E, Montagna N. Health challenges in refugee reception: dateline Europe 2016. International journal of environmental research and public health. 2017 Dec;14(12):1484.
  15. Kotsiou OS, Kotsios P, Srivastava DS, Kotsios V, Gourgoulianis KI, Exadaktylos AK. Impact of the refugee crisis on the Greek healthcare system: A long road to Ithaca. International journal of environmental research and public health. 2018 Aug;15(8):1790.
  16. 16.0 16.1 16.2 16.3 16.4 16.5 Silove D, Ventevogel P, Rees S. The contemporary refugee crisis: an overview of mental health challenges. World Psychiatry. 2017 Jun;16(2):130-9.
  17. Wilker S, Catani C, Wittmann J, Preusse M, Schmidt T, May T, Ertl V, Doering B, Rosner R, Zindler A, Neuner F. The efficacy of Narrative Exposure Therapy for Children (KIDNET) as a treatment for traumatized young refugees versus treatment as usual: study protocol for a multi-center randomized controlled trial (YOURTREAT). Trials. 2020 Dec;21(1):1-6.
  18. Bogic M, Njoku A, Priebe S. Long-term mental health of war-refugees: a systematic literature review. BMC Int Health Hum Rights. 2015;15:29. 11.
  19. 19.0 19.1 19.2 Keyes EF. Mental health status in refugees: an integrative review of current research. Issues Ment Health Nurs. 2000;21(4):397–410.
  20. 20.0 20.1 20.2 Steel Z, Chey T, Silove D, Marnane C, Bryant RA, van Ommeren M. Association of torture and other potentially traumatic events with mental health outcomes among populations exposed to mass conflict and displacement: a systematic review and meta-analysis. JAMA. 2009;302(5):537–49 13.
  21. 21.0 21.1 Fazel M, Wheeler J, Danesh J. Prevalence of serious mental disorder in 7000 refugees resettled in western countries: a systematic review. Lancet. 2005;365(9467):1309–14. 14.
  22. Lindert J, Ehrenstein OS, Priebe S, Mielck A, Brähler E. Depression and anxiety in labor migrants and refugees—a systematic review and metaanalysis. Soc Sci Med. 2009;69(2):246–57 15.
  23. Slewa-Younan S, Uribe Guajardo MG, Heriseanu A, Hasan T. A systematic review of post-traumatic stress disorder and depression amongst Iraqi refugees located in western countries. J Immigr Minor Health. 2015;17(4):1231–9.
  24. Oppedal, B., & Idsoe, T. (2015). The role of social support in the acculturation and mental health of unaccompanied minor asylum seekers. Scandinavian Journal of Psychology, 56, 203–211. 17.
  25. Betancourt, T., Borisova, I., Williams, T., Meyers-Ohki, S., RubinSmith, J., Annan, J., & Kohrt, B. (2013). Psychosocial adjustment and mental health in former child soldiers: Systematic review of the literature and recommendations for future research.Journal of ChildPsychologyandPsychiatry,54,17–36
  26. Beiser, M., & Wickrama, K. (2004). Trauma, time and mental health: A study of temporal reintegration and Depressive Disorder among Southeast Asian refugees. Psychological Medicine, 34, 899–910.
  27. Sack, W., Him, C., & Dickason, D. (1999). Twelve-year followup study of Khmer youths who suffered massive war trauma as children. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 38, 1173–1179
  28. Post-traumatic stress disorder (PTSD). Available from: https://www.mind.org.uk/information-support/types-of-mental-health-problems/post-traumatic-stress-disorder-ptsd/about-ptsd/ (Accessed 18 May 2020).
  29. Ringold S, Burke A, Glass RM. Refugee mental health. JAMA. 2005 Aug 3;294(5):646
  30. 30.0 30.1 30.2 Pitman RK, Rasmusson AM, Koenen KC, Shin LM, Orr SP, Gilbertson MW, Milad MR, Liberzon I. Biological studies of post-traumatic stress disorder. nature Reviews neuroscience. 2012 Nov;13(11):769-87.
  31. McFARLANE AC. The long‐term costs of traumatic stress: Intertwined physical and psychological consequences. World Psychiatry. 2010 Feb;9(1):3-10.
  32. Davidson JR, Hughes D, Blazer DG, George LK. Post-traumatic stress disorder in the community: an epidemiological study. Psychological medicine. 1991 Aug;21(3):713-21.
  33. Bisson J, Andrew M. Psychological treatment of post‐traumatic stress disorder (PTSD). Cochrane database of systematic reviews. 2007(3).
  34. TED Ex Talks. Bridging the Refugee Health Gap | Claire Jones | TEDxUQ. Available from: http://www.youtube.com/watch?v=3iogISgezbQ(last accessed 28/07/2020)
  35. Tanishq Suryavanshi. What is the Refugee Mental Health Crisis and How Can We Address it?. Available from: http://www.youtube.com/watch?v=eRfyQl_mSGs(last accessed 28/07/2020)
  36. TED. How we can bring mental health support to refugees | Essam Daod. Available from: http://www.youtube.com/watch?v=0g0S34XE2b8(last accessed 28/07/2020)
  37. Michel Probst. Physiotherapy and Mental Health, Chapter 9, Clinical Physical Therapy Toshiaki Suzuki, IntechOpen, 2017.
  38. Wångdahl J, Lytsy P, Mårtensson L, Westerling R. Health literacy among refugees in Sweden–a cross-sectional study. BMC public health. 2014 Dec 1;14(1):1030.
  39. Uba L. Cultural barriers to health care for southeast Asian refugees. Public health reports. 1992 Sep;107(5):544.
  40. Dadzie GM. Healthcare Accessibility for Syrian Refugees: Understanding Trends, Host Countries’ Responses and Impacts on Refugees’ Health.
  41. Shaw, S.A., Pillai, V. and Ward, K.P., 2019. Assessing mental health and service needs among refugees in Malaysia. International Journal of Social Welfare, 28(1), pp.44-52.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles