Introducción a la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF)

Editor original Ewa Jaraczewska basado en el curso de Patricia Saleeby

Principales colaboradoresEwa Jaraczewska y Jess Bell

Introducción(edit | edit source)

El modelo de discapacidad que sigue desarrollando sistemáticamente la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la interacción continua entre la salud de la persona y los factores contextuales. Este modelo reconoce que la discapacidad es una experiencia humana universal, es etiológicamente neutra y se sitúa en un continuo que va desde la no discapacidad hasta la discapacidad total.(1) Los factores contextuales que afectan a la salud de una persona incluyen el entorno de la vida real, las interacciones sociales y la participación social.(1) Todos los profesionales sanitarios deben comprender y apreciar que los pacientes perciben su salud a través de la lente de su vida cotidiana, que se ve afectada por el entorno.(1) En esta página se presenta la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) y se revisan los cambios y progreso que han tenido lugar en la conceptualización y medición de la discapacidad.

Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM)( editar | editar fuente )

Desarrollo del modelo de la CIF

La Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías, conocida como CIDDM, fue publicada por la Organización Mundial de la Salud en 1980. Pretendía ser un manual de clasificación relacionado con las consecuencias de las enfermedades, lesiones y otros trastornos, y un marco para la información relacionada con la salud.(2)

Según el manual de la CIDDM, «una deficiencia es cualquier pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica».(3) La clasificación de las deficiencias (código I) reflejaba:(3)

  • Anomalías en la estructura y apariencia del cuerpo (temporales o permanentes).
  • Alteraciones a nivel de la función de un órgano o sistema que resultan de cualquier causa.

En el manual se enumeran las siguientes categorías de deficiencias: intelectuales, otras psicológicas, de lenguaje, auditivas, oculares, viscerales, esqueléticas, de desfiguración, generales, sensoriales y otras.(3)

Se consideraba una discapacidad «cualquier restricción o carencia (resultante de una deficiencia) de la capacidad para realizar una actividad en la forma o dentro del rango considerado normal para un ser humano».(3) La clasificación de las discapacidades (código D) reflejaba:(3)

  • El rendimiento funcional y la actividad de una persona.
  • Alteraciones a nivel de la persona(3).

Se incluyeron nueve categorías de discapacidad: comportamiento, comunicación, cuidado personal, locomoción, disposición corporal, destreza, situación, habilidad particular y otras restricciones de la actividad.

Las minusvalías (código H) se definieron como «las desventajas que experimenta el individuo como consecuencia de sus deficiencias y discapacidades». Estas limitan o impiden «el cumplimiento de un rol que es normal (dependiendo de la edad, el sexo y los factores sociales y culturales) para ese individuo».(3) En el manual se enumeran dos dimensiones de la discapacidad: el rol de supervivencia, con seis dimensiones clave, y otras. Las seis funciones principales de supervivencia eran: orientación, independencia física, movilidad, ocupación, integración social y autosuficiencia económica.

Utilizar la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) (de la que se habla más adelante) o diferentes categorías de la clasificación de la CIDDM tenía sus finalidades, y correspondía al usuario decidir qué clasificaciones eran adecuadas para cada paciente.(4) Por ejemplo, se elegiría la CIE (enfermedad o trastorno) para entender la causa de la ceguera cuando una persona no puede ver. La clasificación de la deficiencia permitiría facilitar la agrupación de las deficiencias de visión pobre. La discapacidad ayudaría a planificar el curso de rehabilitación de esta persona, ya que permitía especificar el resultado o el pronóstico de una discapacidad relacionada con la visión.(4)

CIDDM-2(edit | edit source)

Una versión más reciente de la CIDDM, la CIDDM-2, fue lanzada como versión Alfa en 1996, seguida de las versiones Beta-1 y Beta-2. Estas fueron probados por la OMS en 1997 y en 1999. Los mayores cambios en la CIDDM-2, en comparación con la CIDDM original, incluyeron la adición de dos nuevas dimensiones: la participación en actividades sociales y la enumeración de factores ambientales, lo cual es importante para comprender la complejidad de la discapacidad.(4) Este modelo permitió a los usuarios describir las consecuencias de la enfermedad diagnosticada.(4)

OMS-FCI(edit | edit source)

La CIE-11 y la CIF constituyen las clasificaciones básicas de la familia de clasificaciones internacionales de la OMS, también conocida como OMS-FCI.(2)

Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11)( editar | editar fuente )

La Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) se publicó por primera vez en 1893. Pertenece a la familia de clasificaciones de la OMS y se utiliza para clasificar las afecciones existentes (morbilidad) y/o las causas de muerte (mortalidad). La CIE se encuentra actualmente en su undécima revisión y funciona bajo el nombre de CIE-11 para estadísticas de mortalidad y morbilidad (CIE-11-EMM).(4) (5) El marco de la CIE-11 consta de tres partes: fundación (base de datos), clasificaciones (obtenidas a partir de la fundación) y ontología biomédica (vinculada a la fundación). La ontología biomédica representa el conocimiento más relevante de una enfermedad que debe incorporarse al sistema de codificación. Por ejemplo, cuando se descubrieron varias manifestaciones de la enfermedad COVID-19 después de la publicación de la CIE-11, se pudieron incorporar como nuevas dimensiones del modelo de la CIE-11.(5)

Versión del ICF.jpeg

Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF)( editar | editar fuente )

En 2001, la quincuagésima cuarta Asamblea Mundial aprobó oficialmente la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) en sustitución de la Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM).(6) La CIF es una clasificación de la salud y de los dominios relacionados con la salud.(2) Se centra en el funcionamiento humano, desde la «función adecuada» hasta la «discapacidad grave», en relación con las actividades y la participación de la persona, que están influidas por factores ambientales, afecciones de salud y factores personales.(6)

Las características únicas de la CIF:

  • Incluye aspectos sociales y medioambientales de la discapacidad y la salud (2).
  • Permite la identificación de factores tanto a nivel individual como de sistema (2).
  • Proporciona un marco para los trastornos mentales y físicos (2).
  • Permite organizar y comunicar información sobre el funcionamiento humano (2).
  • Facilita la práctica interdisciplinaria e interprofesional, al proporcionar especificidad y un lenguaje común en el mundo del funcionamiento y la discapacidad (7).
  • Permite una relación interactiva entre las afecciones de salud, las deficiencias, las limitaciones funcionales/restricciones de la actividad y los factores ambientales y personales (8).
    • En este modelo, la relación no es lineal, sino que un componente influye y está influenciado por otros factores (8).
  • La recogida de datos permite determinar las asociaciones y los vínculos causales entre los distintos componentes (2).

CIF y rehabilitación( editar | editar fuente )

El papel de la CIF en la rehabilitación está evolucionando. A continuación se exponen las implicaciones actuales y potenciales de la CIF para la rehabilitación:

  • El concepto de funcionamiento y discapacidad encuentra apoyo en la evaluación y la documentación.
  • Mejora de la comprensión por parte de los profesionales de la rehabilitación de todos los dominios de la participación y de cómo el entorno influye en ella.
  • También se ha mejorado la comprensión de cuándo incluir estos dominios al planificar la rehabilitación y anticipar los resultados.
  • Se ha avanzado en la mejora de la universalidad y la estandarización de las funciones, las discapacidades y la salud (6).
  • Se centra en la eliminación de las barreras ambientales cuando se planifican los servicios de rehabilitación (7).
  • El razonamiento de los investigadores y profesionales ha evolucionado al considerar las estadísticas y la información relacionada con la función, la discapacidad y la salud (6).
  • Introducción de un enfoque holístico en el tratamiento de los pacientes (8).

Limitaciones de la CIF en la rehabilitación:

  • Aplicaciones limitadas por parte de los profesionales sanitarios, especialmente los que no forman parte del equipo de rehabilitación (8).
  • Formación limitada del equipo interprofesional para adoptar la CIF en la práctica diaria (8).
  • Uso limitado de la CIF en el ámbito de la rehabilitación por parte de los asesores de rehabilitación profesional (6)(9).

Componentes clave del modelo de la CIF( editar | editar fuente )

Los componentes clave del modelo de la CIF incluyen las afecciones de salud, o trastornos/enfermedades, la función y la estructura del cuerpo, las actividades y la participación, los factores ambientales y los factores personales.(2) Debido a la variabilidad cultural, los factores personales en realidad no están incluidos en la clasificación de la CIF. Sin embargo, se reconoce que son esenciales para entender el funcionamiento y la discapacidad.(2)

Las siguientes definiciones de los componentes de la CIF se encuentran en el manual:(10)

Funciones y estructuras corporales:

  • Funciones corporales: «las funciones fisiológicas de los sistemas corporales (incluidas las funciones psicológicas)».(10)
  • Estructuras corporales: «partes anatómicas del cuerpo como los órganos, las extremidades y sus componentes».(10)

Deficiencias: «problemas en el funcionamiento o la estructura del cuerpo». Incluye una desviación o pérdida significativa.(10)

Actividad: «ejecución de una tarea o acción por parte de un individuo».(10)

Participación: «implicación en una situación de la vida».(10)

Limitaciones de la actividad: «dificultades que puede tener un individuo para ejecutar actividades».(10)

Restricciones de participación: «problemas que un individuo puede experimentar en la participación en situaciones de la vida».(10) Esto puede ser consecuencia de las deficiencias, las actividades o el entorno.(2)

Factores ambientales: «entorno físico, social y actitudinal en el que las personas viven y conducen sus vidas»(10) Los factores ambientales pueden considerarse una barrera o una facilitación en función de cómo afectan al funcionamiento de la persona.(2)

Los factores personales no están clasificados dentro de la CIF, pero se reconocen como clave para entender el funcionamiento y la discapacidad. Los siguientes son ejemplos de factores personales: edad, sexo, raza, estado físico, estilo de vida, hábitos, crianza, estilo de afrontamiento, entorno social, educación, carácter y acontecimientos vitales importantes.(11)

Capítulos de la CIF( editar | editar fuente )

El primer nivel de cada uno de los componentes centrales de la CIF consta de capítulos. La función de cada capítulo es ofrecer una visión general del área de funcionamiento.(11) A continuación, los capítulos se clasifican en tres niveles que describen aún más el área de funcionamiento.(11)

La Tabla 1 muestra los componentes clave de la CIF y sus capítulos:

Tabla 1. Componentes clave del modelo de la ICF y sus capítulos.

Recursos(edit | edit source)

Referencias(edit | edit source)

  1. 1.0 1.1 1.2 Cieza A, Sabariego C, Bickenbach J, Chatterji S. Rethinking disability. BMC medicine. 2018 Dec;16(1):1-5.
  2. 2.00 2.01 2.02 2.03 2.04 2.05 2.06 2.07 2.08 2.09 2.10 2.11 Saleeby P. Introduction to the International Classification of Functioning, Disability, and Health (ICF) Course. Physioplus 2022.
  3. 3.0 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 3.6 World Health Organization. International classification of impairments, disabilities, and handicaps: a manual of classification relating to the consequences of the disease, published in accordance with resolution WHA29. 35 of the Twenty-ninth World Health Assembly, May 1976. World Health Organization; 1980.
  4. 4.0 4.1 4.2 4.3 4.4 Gray DB, Hendershot GE. The ICIDH-2: developments for a new era of outcomes research. Arch Phys Med Rehabil. 2000 Dec;81(12 Suppl 2): S10-4.
  5. 5.0 5.1 Harrison JE, Weber S, Jakob R, Chute CG. ICD-11: an international classification of diseases for the twenty-first century. BMC Med Inform Decis Mak. 2021 Nov 9;21(Suppl 6):206.
  6. 6.0 6.1 6.2 6.3 6.4 Millet P. The ICF twenty years later.Available from https://web.archive.org/web/20210716185739id_/https://www.idoriums.com/edpanel/media/D05_Edorium%20Journal%20of%20Disability%20and%20Rehabilitation/2021/pdf/100050D05PM2021.pdf (last accessed 19.06.2022).
  7. 7.0 7.1 Madden RH, Bundy A. The ICF has made a difference in functioning and disability measurement and statistics. Disability and rehabilitation. 2019 Jun 5;41(12):1450-62.
  8. 8.0 8.1 8.2 8.3 8.4 Sagahutu JB, Kagwiza J, Cilliers F, Jelsma J. The impact of a training programme incorporating the conceptual framework of the International Classification of Functioning (ICF) on behaviour regarding interprofessional practice in Rwandan health professionals: A cluster randomized control trial. PloS one. 2020 Feb 7;15(2):e0226247.
  9. Southwick JD, Grizzell ST. Utilizing the ICF to enable evidence-based practice among vocational rehabilitation counselors. Rehabilitation Counseling Bulletin. 2020 Oct;64(1):17-30.
  10. 10.0 10.1 10.2 10.3 10.4 10.5 10.6 10.7 10.8 Towards a Common Language for Functioning, Disability and Health. ICF. Available from https://cdn.who.int/media/docs/default-source/classification/icf/icfbeginnersguide.pdf?sfvrsn=eead63d3_4&download=true (last accessed 19.06.2022).
  11. 11.0 11.1 11.2 Viljoen M, Mahdi S, Griessel D, Bolte S, de Vries PJ. Parent/caregiver perspectives of functioning in autism spectrum disorders: A comparative study in Sweden and South Africa. Autism 2019; 23(1).


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles