Derechos humanos y salud

Editor original User Name

Principales colaboradoresNaomi O’Reilly, Jess Bell, Kim Jackson y Carin Hunter

Introducción(edit | edit source)

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada en 1948 tras la Segunda Guerra Mundial, se considera generalmente el cimiento del derecho internacional de los derechos humanos y representa el reconocimiento universal de que los derechos básicos y las libertades fundamentales son inherentes a todos los seres humanos, inalienables y aplicables a todos por igual, y de que cada uno de nosotros nace libre y con la misma dignidad y derechos, independientemente de su nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, idioma, orientación sexual o cualquier otra condición.

La salud y su valor para la vida humana han sido reconocidos como un derecho humano básico en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece que:

«Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda y los servicios de atención médica y sociales necesarios, así como el derecho a la seguridad en caso de desempleo, enfermedad, discapacidad, viudez, vejez u otra falta de medios de subsistencia en circunstancias ajenas a su voluntad». Declaración Universal de los Derechos Humanos. (3)

La Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que también entró en vigor en 1948, también reconoce la salud como un derecho humano básico y afirma que «el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social».(4)

Numerosos países han incluido el derecho a la salud en su constitución, por lo que están obligados a garantizar el acceso a una sanidad de calidad de forma «oportuna, aceptable y asequible», garantizando al mismo tiempo la atención a los determinantes de la salud.(5)

«Entender la salud como un derecho humano crea una obligación legal para los Estados de garantizar el acceso en el momento oportuno, aceptable, y atención sanitaria asequible de calidad adecuada, así como a la atención a determinantes subyacentes de la salud, como el agua potable y segura, el saneamiento, la alimentación, la vivienda, la información y la educación relacionadas con la salud y la igualdad de género». Organización Mundial de la Salud

«El derecho al más alto nivel posible de salud» implica un conjunto claro de obligaciones legales para los Estados de garantizar las condiciones adecuadas para el disfrute de la salud de todas las personas, sin discriminación. El derecho a la salud forma parte de un conjunto de normas de derechos humanos acordadas internacionalmente y es inseparable o «indivisible» de estos otros derechos. Esto significa que la consecución del derecho a la salud es a la vez central y dependiente de la satisfacción de otros derechos humanos, como el derecho a la alimentación, a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la información y a la participación.

El derecho a la salud, como todos los demás derechos humanos, incluye tanto libertades como derechos:

  • Libertades
    • Incluye el derecho a estar en control de la propia salud y cuerpo (por ejemplo, los derechos sexuales y reproductivos) y a estar libre de cualquier agresión (por ejemplo, libre de tortura y de tratamientos y experimentos médicos no consentidos).
  • Derechos
    • Incluye el derecho a un sistema de protección de la salud que dé a todos la misma oportunidad de disfrutar del nivel más alto posible de salud.

Los desplazados también tienen derecho a todos los derechos y libertades fundamentales que se recogen en los instrumentos internacionales de derechos humanos. Por lo tanto, la protección de las personas desplazadas debe considerarse en el contexto más amplio de la protección de los derechos humanos.

Elementos fundamentales del derecho a la salud( editar | editar fuente )

Consecución progresiva utilizando el máximo de recursos disponibles( editar | editar fuente )

Independientemente del nivel de recursos que tengan a su disposición, la consecución progresiva requiere que los gobiernos tomen medidas inmediatas dentro de sus posibilidades, para el cumplimiento de estos derechos. Independientemente de la capacidad de los recursos, la eliminación de la discriminación y las mejoras en los sistemas legales y jurídicos deben llevarse a cabo con efecto inmediato.

No retroceso(edit | edit source)

Los Estados no deben permitir que se deteriore la protección existente de los derechos económicos, sociales y culturales, a menos que haya justificaciones sólidas para una medida regresiva. Por ejemplo, la introducción de costes escolares en la enseñanza secundaria, que antes era gratuita, constituiría una medida deliberadamente regresiva. Para justificarla, un Estado tendría que demostrar que adoptó la medida sólo después de considerar cuidadosamente todas las opciones, evaluar el impacto y utilizar sus máximos recursos disponibles.

Componentes fundamentales del derecho a la salud( editar | editar fuente )

El derecho a la salud (artículo 12) se definió en la Observación General Nº14 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, un comité de expertos independientes encargado de supervisar la adhesión al Pacto. (4) El derecho incluye los siguientes cuatro componentes básicos. El marco de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad (AAAQ por sus siglas en inglés) se utiliza a menudo para describir la prestación de servicios sanitarios y nosotros utilizaremos este modelo para estudiar la rehabilitación en los sistemas sanitarios.(6)

Disponibilidad(edit | edit source)

La disponibilidad de los servicios requiere que la sanidad pública y las instalaciones sanitarias estén disponibles en cantidad suficiente, teniendo en cuenta la estado económico y de desarrollo de un país.

En los países con pocos recursos, los servicios de rehabilitación suelen ser escasos o inexistentes. En los casos en los que existen, la rehabilitación suele concentrarse en los centros urbanos o la prestan las ONG, lo que significa que los servicios no están integrados en el sistema local de servicios sanitarios.(6)

Accesibilidad(edit | edit source)

El sistema sanitario tiene que ser accesible para todos. La accesibilidad tiene cuatro dimensiones que se superponen:

  1. No discriminación:
    • Los establecimientos, bienes y servicios sanitarios deben ser accesibles para todos, especialmente para los más vulnerables.
  2. Accesibilidad física:
    • Las instalaciones, los bienes y los servicios sanitarios deben estar al alcance físico de todos los sectores de la población.
  3. Accesibilidad económica (asequibilidad):
    • Los servicios sanitarios deben ser asequibles para todos. El acceso puede verse limitado por los gastos, la necesidad de pagar de su bolsillo o los largos tiempos de espera.(6)
  4. Accesibilidad de la información:
    • La accesibilidad incluye el derecho a buscar, recibir y transmitir información sobre cuestiones de salud. Por ejemplo, los gobiernos deben garantizar que los jóvenes tengan acceso a educación e información sobre salud sexual y reproductiva presentada de forma imparcial.

Aceptabilidad(edit | edit source)

La aceptabilidad exige que los servicios sanitarios sean ética y culturalmente apropiados, es decir, respetuosos con las personas, las minorías, los pueblos y las comunidades, y sensibles a las necesidades del género y del ciclo vital. Los servicios de rehabilitación deben ser ética y culturalmente apropiados para las poblaciones a las que sirven.(6) Los datos de más de 280 000 usuarios de servicios durante un periodo de 30 años revelaron que el número de mujeres y niñas que acudían a rehabilitación era menor en todas las afecciones de salud. Se recomienda seguir investigando para comprender la exclusión de las mujeres y las niñas de los servicios de rehabilitación, ya que afecta a su potencial y tiene un impacto negativo en sus familias y comunidades más amplias.(6)(7)

Calidad(edit | edit source)

La calidad exige que los servicios sanitarios sean científica y médicamente adecuados y de la máxima calidad. La calidad de los servicios de rehabilitación se sustenta en una práctica basada en la evidencia. Desgraciadamente, existe un desajuste entre los lugares en los que se lleva a cabo la investigación en materia de rehabilitación, ya que se hace relativamente poco en contextos de pocos recursos.(6) Una revisión sistemática de 2020 sobre intervenciones para personas con ictus de países de ingresos bajos y medios sólo encontró 62 estudios, 44 de los cuales se realizaron en la India.(6)(8) Esto ejemplifica la falta de investigaciones sobre rehabilitación realizadas en contextos de ingresos bajos y medios. Otro factor que limita la calidad de la rehabilitación es la imposibilidad de acceder a una investigación relevante. Esto puede deberse a la falta de relevancia para el contexto, el acceso a los artículos/investigaciones puede estar limitado por la necesidad de pago o puede haber una barrera lingüística para leer la investigación y transferir el conocimiento.(6)

Violaciones del derecho a la salud( editar | editar fuente )

Las violaciones o la falta de atención a los derechos humanos pueden tener graves consecuencias para la salud. La discriminación abierta o implícita en la prestación de servicios sanitarios -tanto dentro del comjunto del personal sanitario como entre los trabajadores de la salud y los usuarios de los servicios- actúa como una poderosa barrera para los servicios sanitarios y contribuye a una atención de baja calidad.

La enfermedad mental a menudo conduce a una negación de la dignidad y la autonomía, incluyendo el tratamiento forzado o la institucionalización, y una falta de consideración de la capacidad legal individual para tomar decisiones. Paradójicamente, la salud mental sigue recibiendo una atención inadecuada en la sanidad pública, a pesar de los elevados niveles de violencia, pobreza y exclusión social que contribuyen a empeorar la salud mental y física de las personas con trastornos mentales.

Las violaciones de los derechos humanos no sólo contribuyen a la falta de salud y su exacerbación, sino que para muchos, como las personas con discapacidades, las poblaciones indígenas, las mujeres que viven con el VIH, los trabajadores del sexo, las personas que consumen drogas, los transexuales y los intersexuales, el entorno de la atención sanitaria presenta un riesgo mayor de exposición a los abusos de los derechos humanos, incluidos los tratamientos y procedimientos coercitivos o forzados.

Recursos(edit | edit source)

https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/human-rights-and-health

https://ijrcenter.org/refugee-law/

Referencias(edit | edit source)

  1. Raoul Wallenberg Institute of Human Rights and Humanitarian Law. What Are Human Rights, Really? Available from: https://youtu.be/GDdJ-EI3sVU(last accessed 15/05/22)
  2. World Health Organisation (WHO). Health is a human right. Available from: https://youtu.be/yU9_V96MOF0(last accessed 24/06/22)
  3. United Nations. Universal Declaration of Human Rights. Available from: https://www.un.org/en/universal-declaration-human-rights/ (accessed 22 June 2019).
  4. World Health Organization, BASIC DOCUMENTS (forty-eighth edition). 2014. Available from: http://apps.who.int/gb/bd/PDF/bd48/basic-documents-48th-edition-en.pdf#page=7 (accessed 22 June 2019)
  5. World Health Organization. Human rights and health. Available from: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/human-rights-and-health (accessed 22 June 2019)
  6. 6.0 6.1 6.2 6.3 6.4 6.5 6.6 6.7 Cite error: Invalid <ref> tag; no text was provided for refs named :0
  7. Barth CA, Wladis, A, Blake C, Bhandarkar P, O’Sullivan C, (2020) Users of rehabilitation services in 14 countries and territories affected by conflict, 1988-2018. Bulletin of the World Health Organisation. 2020 September 98:599-614
  8. Dee M, Lennon O, O’Sullivan C (2020) A Systematic Review of Physical Rehabilitation Interventions for Stroke in Low- and Middle-Income Countries. Disability and Rehabilitation. 42:4, 473-501.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles