Complicaciones de las fracturas

Editor original lucinda hampton

Colaboradores principalesLucinda hampton y Naomi O’Reilly

Introducción[edit | edit source]

Hospital bed.png

La mayoría de las lesiones óseas se curan con normalidad. Pero algunos pacientes experimentan complicaciones durante el proceso de curación. Las complicaciones de las fracturas se dividen en dos categorías: tempranas y tardías.

  1. Las complicaciones tempranas incluyen el shock, la embolia grasa, el síndrome compartimental, la trombosis venosa profunda, la tromboembolia (embolia pulmonar), la coagulopatía intravascular diseminada y la infección.
  2. Las complicaciones tardías incluyen el retraso en la consolidación y la no consolidación, la necrosis avascular del hueso, la reacción a los dispositivos de fijación interna, el síndrome de dolor regional complejo y la osificación heterotrófica.[1]

Complicaciones tempranas[ edit | edit source ]

Las complicaciones tempranas incluyen el shock, el síndrome compartimental, la embolia grasa, la tromboembolia (embolia pulmonar), la trombosis venosa profunda, la coagulopatía intravascular diseminada y la infección.

Intervención Descripción Signos y síntomas Acciones a realizar
Shock El shock hipovolémico o traumático resultante de la hemorragia y de la pérdida de líquido extracelular en los tejidos dañados puede producirse en las fracturas de las extremidades, el tórax, la pelvis o la columna vertebral. Como el hueso está muy vascularizado, pueden perderse grandes cantidades de sangre como consecuencia de un traumatismo, especialmente en las fracturas de fémur y pelvis.
  • Ansiedad o agitación.
  • Piel fría y humedecida o piel sudorosa.
  • Confusión.
  • Disminución o ausencia de emisión de orina.
  • Debilidad generalizada.
  • Color de piel pálido (palidez).
  • Respiración acelerada.
  • Revisión urgente por parte del equipo médico.
  • El tratamiento incluye el restablecimiento del volumen sanguíneo y la circulación, el alivio del dolor del paciente, la colocación de una férula adecuada y la protección del paciente frente a nuevas lesiones y otras complicaciones.
Rabdomiolisis Factores de riesgo:

  • Lesión por aplastamiento ( provocando daños musculares con subproductos que dañan los riñones).

Momento de aparición:

  • Suele ocurrir en la fase muy aguda (alrededor de 1-3 días) después de la lesión.
  • Dolor muscular importante.
  • Hinchazón.
  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Confusión.
  • Orina de color té.
  • Latidos irregulares del corazón.
  • Revisión urgente del equipo médico. Requiere la actuación inmediata del equipo médico.
  • El tratamiento incluye la reanimación con líquidos y el tratamiento de la insuficiencia renal asociada
Síndrome compartimental Factores de riesgo:

  • Fracturas de tibia o antebrazo.
  • Fracturas de muñeca de alta energía.
  • Lesiones por aplastamiento.

Momento de aparición:

  • Suele ocurrir en la fase aguda, después de la lesión.
  • Dolor desproporcionado en comparación con la lesión asociada.
  • Dolor al movimiento pasivo de los músculos de los compartimentos implicados.
  • Inflamación severa.
  • Cambios neurovasculares – 5P
  • EMERGENCIA MÉDICA.
  • Informar inmediatamente al cirujano. Requiere una acción inmediata.
  • Retira cualquier yeso, férula o vendaje circunferencial y eleva la extremidad hasta el nivel del corazón.
  • Puede requerir una fasciotomía de urgencia.
Síndrome de embolia grasa Factores de riesgo:

Momento de aparición:

  • Ocurre en la fase aguda después de la lesión (24 a 72 horas).
  • Aparición inmediata.
  • Revisión urgente del equipo médico. Requiere una acción inmediata.
  • Comprobar las observaciones.
  • Administrar oxígeno si es necesario y si está dentro de tu
  • campo de acción profesional.
Embolia pulmonar Factores de riesgo:

  • Cirugía de lesiones graves en las extremidades.
  • Reposo prolongado en cama.
  • Postura estática de las extremidades inferiores durante más de 6 horas.
  • Traumatismos y lesiones medulares.
  • Tabaquismo.
  • Anticonceptivos orales.
  • Terapia hormonal sustitutiva.
  • Cáncer.
  • Quimioterapia.
  • Embarazo y posparto.
  • Edad avanzada (>40 años)
  • Inmovilizador o escayola.
  • Cateterismo venoso central.

Momento de aparición:

  • El paciente tiene más riesgo en la fase aguda y en los tres primeros meses después de la lesión.
  • Pirexia.
  • Disnea y/o taquipnea.
  • Crujidos.
  • Segundo ruido cardíaco
  • Dolor torácico pleurítico.
  • Sudoración profusa.
  • Hemoptisis.
  • Taquicardia.
  • Hipotensión.
  • Aturdimiento/mareo.
  • Síncope.
  • Cianosis.
  • Revisión urgente del equipo médico. Requiere una acción inmediata.
  • Comprobar las observaciones.
  • Administrar oxígeno si es necesario y si está dentro de tu ámbito de actuación.
Trombosis venosa profunda Generalmente en la pantorrilla, pero también puede ocurrir en los miembros superiores. Esto puede evolucionar a una embolia pulmonar, que puede causar la muerte varios días o semanas después de la lesión. (ver arriba)

Factores de riesgo:

  • Reducción de las contracciones de los músculos esqueléticos.
  • Reposo en cama.
  • Fracturas de miembros inferiores.
  • Fracturas pélvicas.

Momento de aparición:

  • El paciente tiene más riesgo en la fase aguda y en los tres primeros meses después de la lesión.
  • Miembro hinchado, duro y doloroso.
  • Sensible al tacto.
  • Calor.
  • Decoloración (normalmente roja, pero puede ser gris azulada).
  • Informar al equipo médico.
  • Compruebar si el equipo está de acuerdo en que el paciente se movilice.
Coagulopatía intravascular diseminada (CID) Grupo de trastornos hemorrágicos con diversas causas, incluyendo el traumatismo tisular grave.
  • Equimosis.
  • Sangrado inesperado después de la cirugía.
  • Sangrado de las membranas mucosas, sitios de venopunción, vías gastrointestinales y urinarias.
  • Revisión urgente del equipo médico. Requiere una acción inmediata.
  • Puede requerir transfusión de plasma, glóbulos rojos y plaquetas y medicación anticoagulante para evitar la coagulación de la sangre.
Infección Factores de riesgo:

  • Fracturas abiertas.
  • Fijación interna.
  • Herida quirúrgica.
  • Zonas de pines.
  • Dolor nuevo o en aumento.
  • Calor.
  • Enrojecimiento.
  • Hinchazón.
  • Exudación/secreción verde o turbia.
  • Zona sensible.

Complicaciones subagudas o tardías[ edit | edit source ]

Las complicaciones tardías incluyen la osteomielitis, el retraso en la consolidación, la malunión, la no consolidación, la necrosis avascular del hueso, la reacción a los dispositivos de fijación interna, el síndrome de dolor regional complejo y la osificación heterotrófica, que pueden producirse en una fase posterior del proceso de curación.

Intervención Descripción Signos y síntomas Acciones a realizar
Osteomielitis Proceso inflamatorio agudo o crónico que afecta al hueso y sus estructuras y que es secundario a una infección por organismos piógenos, como bacterias (sobre todo estafilococos), hongos y micobacterias.

La osteomielitis aguda es el término clínico para la infección en el hueso que puede convertirse en una reacción crónica cuando la intervención se retrasa o es inadecuada.

  • Fiebre.
  • Letargo, malestar o irritabilidad en los niños.
  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Enrojecimiento.
  • Sensación de calor en una zona ósea.
  • Pérdida de rango de movimiento.
  • Revisión urgente por parte del equipo médico.
Retraso en la consolidación Se produce cuando el hueso no se cura a un ritmo normal para la localización y el tipo de fractura. El retraso en la unión puede estar relacionado con la distracción de los fragmentos óseos, infección sistémica o local, mala nutrición o comorbilidades (p. ej., diabetes, trastornos autoinmunes). Con el tiempo, la fractura se cura.
  • Malestar.
  • Dolor.
  • Reducción de la función en la zona afectada.
  • Revisión ortopédica.
  • En contextos de pocos recursos, desastres o conflictos, en los que los pacientes quirúrgicos pueden no ser objeto de un seguimiento rutinario, organizar una revisión ortopédica.
Malunión Ocurre cuando el hueso se consolida pero no en la posición correcta. Puede que nunca hayas recibido tratamiento para el hueso roto. O, si te sometiste a tratamiento, el hueso se movió antes de consolidar.
  • Malestar.
  • Dolor.
  • Deformidad.
  • Reducción de la función en la zona afectada.
  • Hinchazón.
  • Revisión ortopédica.
  • En contextos de pocos recursos, desastres o conflictos, en los que los pacientes quirúrgicos pueden no ser objeto de un seguimiento rutinario, organizar una revisión ortopédica.
No consolidación Es el resultado de la falta de unión de los extremos de un hueso fracturado. El paciente se queja de molestias persistentes y de movimientos anormales en el lugar de la fractura. Los factores que contribuyen a los problemas de unión son la infección en el lugar de la fractura, la interposición de tejido entre los extremos óseos, la inmovilización inadecuada o la manipulación que interrumpe la formación del callo, el espacio excesivo entre los fragmentos óseos (brecha ósea), el contacto óseo limitado y la alteración del riego sanguíneo que da lugar a la necrosis avascular.
  • Malestar.
  • Dolor.
  • Movimiento continuado en el lugar de la fractura más allá de los tiempos de curación previstos.
  • Reducción de la función en la zona afectada.
  • Hinchazón.
  • Revisión ortopédica.
  • En contextos de pocos recursos, desastres o conflictos, en los que los pacientes quirúrgicos pueden no ser objeto de un seguimiento rutinario, organizar una revisión ortopédica.
Síndrome de dolor regional complejo (SDRC) Dolor anormalmente intenso y función reducida que se desarrolla tras una lesión.

Tipo 1: tras una lesión o inmovilización sin lesión nerviosa.

Tipo 2: tras lesión con afectación nerviosa.

El diagnóstico se basa en la exclusión de otras afecciones que podrían explicar el grado de dolor y disfunción.

  • Dolor continuo, alodinia o hiperalgesia en los que el dolor es desproporcionado con respecto a cualquier acontecimiento desencadenante conocido.
  • Edema.
  • Cambios en el flujo sanguíneo de la piel.
  • Actividad sudomotora anormal (sudoración, crecimiento anormal del pelo o de las uñas).
  • Reducción del rango de movimiento en la región del dolor.
  • Consultar con el equipo médico.
  • Desarrollar un plan de tratamiento conjunto.
Necrosis avascular Muerte del hueso debido a la pérdida de riego sanguíneo. Puede producirse tras una fractura con interrupción del riego sanguíneo, especialmente en el cuello del fémur. El paciente desarrolla dolor y experimenta limitaciones de movimiento. Las radiografías revelan pérdida de calcio y colapso estructural. El tratamiento suele consistir en intentos de revitalizar el hueso con injertos óseos, sustitución protésica o artrodesis (fusión articular).
  • Dolor que empeora gradualmente, sobre todo al cargar peso.
  • Reducción del rango de movimiento en la articulación afectada.
  • Revisión ortopédica urgente.
Reacción al dispositivo de fijación interna. Algunos pacientes pueden presentar una reacción a los dispositivos de fijación interna. El dispositivo puede retirarse una vez que se haya producido la unión ósea. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, el dispositivo no se retira a menos que produzca síntomas. El dolor y la disminución de la función son los principales indicios de que se ha desarrollado un problema.[1]
  • Malestar.
  • Dolor.
  • Reducción de la función en la zona afectada.
  • Revisión ortopédica.

Signos y síntomas[ edit | edit source ]

Es importante conocer los signos de alerta de una complicación de la curación del hueso. Recibir una atención rápida es fundamental para tratar las complicaciones. Los signos y síntomas incluyen:

Factores de riesgo relacionados con el paciente[ edit | edit source ]

Ciertas características relacionadas con el paciente influyen en el desarrollo de complicaciones de la curación de las fracturas en general, aunque las complicaciones específicas de la curación puedan diferir por su mecanismo.

  • La diabetes, el uso de AINE y un accidente de tráfico reciente se asocian de forma más consistente con un mayor riesgo de una complicación de la consolidación de la fractura, independientemente del lugar de la fractura o de la complicación específica de la consolidación de la fractura. [3]
  • En el retraso de la consolidación y en la no consolidación, los factores de riesgo identificados son: edad, miembro inferior > miembro superior, fracturas abiertas, infección, diabetes, tabaquismo, mala irrigación sanguínea.[4].
  • Las fracturas en los niños obesos tienen una mayor tasa de complicaciones, independientemente de que se trate de un tratamiento conservador o quirúrgico. Las indicaciones quirúrgicas son más frecuentes que en los niños de peso normal y suelen ser más invasivas. [5]

Referencias[edit | edit source]

  1. 1.0 1.1 1.2 Brunner LS, Smeltzer SC, Suddarth DS. Brunner & Suddarth’s textbook of medical-surgical nursing; Vol. 1. Language. 2010;27:1114-2240p. Available:https://www.brainkart.com/article/Fracture-Healing-and-Complications–Early-and-Delayed-_32596/ (accessed 27.10.2021)
  2. Henry Ford Health Systems Bone Healing Complications Available:https://www.henryford.com/services/orthopedics/broken-bones-trauma/complications-healing-bones (accessed 27.10.2021)
  3. Hernandez RK, Do TP, Critchlow CW, Dent RE, Jick SS. Patient-related risk factors for fracture-healing complications in the United Kingdom General Practice Research Database. Acta orthopaedica. 2012 Dec 1;83(6):653-60. Available:https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23140093/ (accessed 27.10.2021)
  4. Coughlin T. Initial Management of Trauma.Available: http://www.learnorthopaedics.com/Learn_Orthopaedics/Musculoskeletal_Trauma_files/Fracture%20Complications.pdf(accessed 27.10.2021)
  5. Donati F, Costici PF, De Salvatore S, Burrofato A, Micciulli E, Maiese A, Santoro P, La Russa R. A perspective on management of limb fractures in obese children: is it time for dedicated guidelines?. Frontiers in pediatrics. 2020 May 8;8:207. Available:https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fped.2020.00207/full (accessed 28.10.2021)


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles