Entrenamiento cardiovascular en personas con lesión medular

Introducción(edit | edit source)

El entrenamiento cardiovascular implica el uso de oxígeno para satisfacer las demandas energéticas de los músculos del cuerpo durante el ejercicio. Se asocia a un ejercicio de mayor duración durante una determinada sesión de entrenamiento, a menudo a un ritmo constante. Se ha demostrado que el entrenamiento cardiovascular regular mejora la función cardiovascular, la capacidad aeróbica y la tolerancia al ejercicio en personas con lesión medular, lo que a menudo se traduce en una mayor independencia en las actividades de la vida diaria.

Definición(edit | edit source)

Según el Oxford Dictionary of Sport Science and Medicine, la capacidad cardiovascular es la «capacidad del corazón y los vasos sanguíneos para suministrar nutrientes y oxígeno a los tejidos, incluidos los músculos, durante un ejercicio sostenido».(1)

Evaluación de la capacidad cardiovascular( editar | editar fuente )

Una evaluación de la capacidad cardiovascular es esencial para determinar directamente las intensidades de entrenamiento o acondicionamiento necesarias para obtener mejoras en la salud cardiovascular y cardiometabólica de una persona entrenada. La evaluación basada en pruebas de laboratorio de referencia (es decir, con un ergómetro, una manivela o un tapiz rodante para sillas de ruedas) es cada vez más habitual, sobre todo en el deporte de competición. Sin embargo, los resultados de estas pruebas por sí solos no proporcionan una visión completa. Es primordial evaluar primero la capacidad cardiovascular en situaciones de prueba reproducibles, incluyendo la estandarización del equipo, requisitos utilizados y la posición para la prueba. Dado que el ejercicio extenuante puede provocar un evento cardiovascular, los fisioterapeutas deben tener en cuenta ciertas precauciones al realizar una evaluación.

Antes de realizar cualquier prueba de esfuerzo máximo, el fisioterapeuta debe obtener un historial médico y quirúrgico detallado para identificar las indicaciones de una prueba de esfuerzo y determinar cualquier afección subyacente. Entre ellas: disfunción cardiovascular, pulmonar, musculoesquelética o neurológica, presencia de diabetes, hipertensión, bloqueo cardíaco que requiera un marcapasos, anemia, disfunción tiroidea, obesidad, deformidad, vértigo o deterioro de la función cognitiva. También es esencial conocer cualquier medicación que pueda influir en los procedimientos de la prueba y en la respuesta al ejercicio.(2)(3)

Pruebas de consumo máximo de oxígeno( editar | editar fuente )

La prueba de consumo máximo de oxígeno (VO2 pico), equivalente a la prueba VO2Max en personas sin discapacidad, mide la capacidad máxima del organismo para suministrar oxígeno desde los pulmones a las mitocondrias de los músculos en ejercicio mediante la captación de gases espirados. Es la forma más precisa de evaluar la capacidad cardiovascular en las personas con lesión medular. Esta definición refleja la menor tasa máxima de consumo de oxígeno durante los ejercicios de brazos en comparación con los ejercicios de piernas. Se debe a la menor demanda de oxígeno de los grupos musculares más pequeños y a la implicación circulatoria del ejercicio de brazos.(4)

Las condiciones de la VO2 pico para personas con lesión medular:

  • Realizado utilizando un cicloergómetro de brazos, propulsión manual de silla de ruedas, bicicleta de brazos en un ergómetro o cinta rodante.
  • La intensidad del ejercicio se aumenta gradualmente hasta el agotamiento.
  • Los puntos de partida para la ergometría de brazos varían en función del nivel de lesión medular y de la forma física.
  • La potencia de salida se puede ajustar cambiando la velocidad de giro y/o la resistencia aplicada externamente. Por ejemplo:

Ejemplo de prueba de VO2pico: (4)

  • Persona con paraplejia: comenzar con 30 vatios y aumentar de 10 a 15 vatios cada 2 minutos. La potencia máxima puede oscilar entre 50 y 100 vatios.

  • Persona con tetraplejia: comenzar con 5 vatios y aumentar de 2,5 a 10 vatios cada 2 minutos. La potencia máxima puede oscilar entre 10 y 50 vatios.

Aunque el VO2 pico es el método de referencia para evaluar la respuesta al ejercicio de una persona con lesión medular, rara vez se utiliza en las unidades de lesionados medulares debido a la naturaleza compleja de la prueba.

Pruebas de ejercicio submáximo( editar | editar fuente )

Las pruebas de ejercicio submáximo se utilizan con frecuencia para medir las respuestas a actividades físicas cotidianas estandarizadas en personas con lesión medular. Evalúan la adaptación del sistema de transporte de oxígeno al ejercicio por debajo de la intensidad máxima, de modo que el sistema energético primario utilizado sea el aeróbico.(1)

Algunos ejemplos de pruebas de ejercicio submáximo son:

  • Sistemas portátiles de análisis de gases expirados utilizados en el deporte paralímpico de alto rendimiento.
  • Medición de la frecuencia cardiaca en unidades de rehabilitación de lesionados medulares.

Sin embargo, el uso de mediciones de la frecuencia cardíaca no permite al evaluador estimar el VO2 pico. Ayuda a controlar la respuesta de las personas con lesión medular al entrenamiento. Las mejoras en la forma física cardiovascular se reflejan en la disminución de la frecuencia cardiaca a la misma potencia con el entrenamiento o en las mejoras en la percepción del esfuerzo de la persona con la escala de esfuerzo de Borg.(4)(3)

Existen numerosos protocolos submáximos entre los que elegir, muchos de los cuales satisfacen las necesidades de personas con diversas limitaciones y deficiencias funcionales, incluida la lesión medular. Un protocolo de uso común para personas con lesión medular incluye 3 series de 7 minutos de ejercicio al 40%, 60% y 80% de la capacidad de ejercicio máxima prevista(4) La condición física se mide realizando un protocolo continuo y graduado de manivela para brazos. Los protocolos sugeridos para personas con paraplejia y tetraplejia con un alto nivel de condición física son los siguientes:

  • Personas con paraplejia con un nivel de forma física elevado; 7 minutos a 40 vatios, 7 minutos a 60 vatios y 7 minutos a 80 vatios.

  • Personas con tetraplejia; 7 minutos a 20 vatios, 7 minutos a 30 vatios y 7 minutos a 40 vatios.

El objetivo de las pruebas submáximas es establecer un nivel de actividad física que no suponga un esfuerzo fisiológico o biomecánico para una persona entrenada. Entre los factores que se tienen en cuenta a la hora de seleccionar la prueba adecuada se incluyen:

  • Patologías primarias y secundarias y cómo afectan físicamente a la vida diaria de la persona.
  • Estado cognitivo.
  • Edad
  • Peso.
  • Estado nutricional.
  • Movilidad.
  • Uso de de ayudas para la marcha.
  • Uso de dispositivos ortopédicos o protésicos.
  • Nivel de independencia.
  • Situación laboral.
  • Situación en casa.
  • Necesidades y deseos.

Las pruebas de ejercicio submáximo superan muchas de las limitaciones de las pruebas de ejercicio máximo. Parecen tener mayor aplicabilidad para los fisioterapeutas en su papel de especialistas en ejercicio clínico y son mucho más fáciles de aplicar en una unidad de lesionados medulares y en un entorno de rehabilitación.(3)

Nuevas pruebas también sugieren que en personas con un nivel de lesión medular alto, la frecuencia cardiaca máxima y la concentración de lactato en sangre alcanzadas durante el ejercicio incremental máximo en silla de ruedas en laboratorio sobre una cinta rodante fueron inferiores a las obtenidas durante las pruebas de ejercicio máximo sobre el terreno en atletas de rugby en silla de ruedas altamente entrenados. Sugiere que las pruebas de ejercicio incremental en el laboratorio no provocan verdaderas respuestas cardiometabólicas máximas en atletas de rugby en silla de ruedas altamente entrenados con un nivel de lesión medular alto. Las pruebas de ejercicio sobre el terreno pueden dar una mejor indicación del rendimiento máximo.(6)

Pruebas de campo de ejercicio ( editar | editar fuente )

Las pruebas de campo miden la función fisiológica producida mientras un deportista se desenvuelve en una situación deportiva simulada. A menudo se piensa que no es tan fiable como las pruebas de laboratorio, pero tienen más validez debido a su mayor especificidad. A continuación se indican las distintas opciones para las pruebas de campo:

Basado en el tiempo; mediciones de la distancia recorrida durante un periodo de tiempo determinado, p. ej., prueba estandarizada de empuje de 12 minutos.

Basado en la distancia; mediciones del tiempo necesario para completar una distancia determinada, por ejemplo, tiempo para 1 km.

Implicaciones para la rehabilitación( editar | editar fuente )

  • El uso de pruebas periódicas de capacidad cardiovascular durante la rehabilitación de lesiones medulares permite al fisioterapeuta controlar el impacto de las intervenciones de rehabilitación a nivel individual.
  • La ergometría incremental de brazos con pequeños incrementos por etapa es el mejor medio de evaluación de la capacidad cardiovascular máxima para las personas con lesión medular.
  • Para evaluar el funcionamiento en la vida diaria es preferible realizar una prueba ergométrica submáxima en silla de ruedas.
  • La información sistemática sobre la finalización de la prueba, los criterios de resultados máximos y los acontecimientos adversos es fundamental para mejorar la comparabilidad de los resultados.(2)

Respuesta al entrenamiento cardiovascular( editar | editar fuente )

La respuesta al entrenamiento cardiovascular está condicionada por el nivel de lesión medular, su integridad y la extensión de la lesión. Las personas con una lesión incompleta, en particular los que pueden deambular y tienen cierto uso de las extremidades inferiores durante el ejercicio, responden al ejercicio de forma similar a las personas sin lesión. Las personas con una lesión completa a nivel cervical o a nivel torácico superior tienen una respuesta significativamente diferente debido a la dependencia en la actividad de las extremidades superiores, la parálisis de las extremidades inferiores y la pérdida de control nervioso simpático supraespinal. Esto último afecta negativamente al gasto cardíaco y al oxígeno arteriovenoso que son los dos componentes del VO2 pico.(4)(7)

A continuación se presenta el principio de Fick que resume la relación entre el gasto cardíaco, la diferencia arteriovenosa de oxígeno y el VO2 pico;

VO2 pico = Gasto cardíaco (Q) x (Diferencia a-vO2) (4)

Determinantes clave de la frecuencia cardiaca, el volumen sistólico y la diferencia arteriovenosa de oxígeno.
Frecuencia cardiaca Volumen sistólico Diferencia arteriovenosa de oxígeno
Sistema nervioso simpático

Sistema nervioso parasimpático

Noradrenalina circulante

Ritmo cardiaco intrínseco

Retorno venoso

Después de la carga

Contractilidad

Volumen sanguíneo

Tamaño de la masa muscular en ejercicio

La capacidad de los músculos para extraer oxígeno

  • Capilarización
  • Número de mitocondrias
  • Flujo sanguíneo a través del músculo en ejercicio
  • Actividad enzimática oxidativa

Gasto cardíaco( editar | editar fuente )

El gasto cardíaco (Q) se define como la cantidad de sangre bombeada por minuto por el ventrículo izquierdo del corazón. Se expresa en litros/minuto.

Gasto cardíaco (Q) = Frecuencia cardíaca (FC) x Volumen sistólico (VS)

Frecuencia cardíaca( editar | editar fuente )

La frecuencia cardiaca está determinada por el equilibrio entre el control simpático del corazón a través de las raíces nerviosas T1 – T4, que aumentan la frecuencia cardiaca, y el control parasimpático a través del nervio vago, que disminuye la frecuencia cardiaca. El corazón late entre 70 y 80 pulsaciones por minuto. Se trata de la frecuencia de activación intrínseca del nódulo sinoauricular del corazón, sin intervención de los sistemas simpático o parasimpático.

Normalmente, durante el ejercicio, la frecuencia cardiaca de las personas sin discapacidad aumenta como resultado de la reducción de la actividad del nervio vago y el aumento de la actividad del sistema nervioso simpático, siendo posible alcanzar frecuencias cardiacas máximas de entre 200 y 220 lpm.(4)

En las lesiones medulares entre T1 y T4 se produce una pérdida parcial del control simpático supraespinal del corazón, con aumentos de la frecuencia cardíaca que se producen principalmente como resultado de la interrupción del estímulo excitatorio del nervio vago. El resultado es una frecuencia cardiaca máxima más baja, de entre 110 y 130.(4)(7)

En las lesiones medulares T1 y superiores, existe una pérdida completa del control simpático supraespinal del corazón. Esto provoca un aumento de la frecuencia cardíaca debido a la interrupción del estímulo excitatorio del nervio vago. En las personas con tetraplejia, la frecuencia cardiaca no puede aumentar más allá del ritmo natural del corazón. En consecuencia, la frecuencia cardiaca puede no considerarse el mejor indicador del efecto del entrenamiento en personas con tetraplejia.(7)

Volumen sistólico( editar | editar fuente )

El volumen sistólico es el volumen de sangre expulsado en cada impulso del corazón durante la sístole. El volumen sistólico típico en personas no discapacitadas es de 70 ml en reposo, que aumenta hasta un máximo de 120 ml durante el ejercicio extenuante como adaptación al entrenamiento cardiovascular.

En las personas con lesión medular, el volumen sistólico máximo y el gasto cardíaco disminuyen debido a la pérdida del control simpático supraespinal por debajo del nivel de la lesión y al uso exclusivo de las extremidades superiores durante el ejercicio. Estos factores perjudican el retorno venoso: el estancamiento venoso con la reducción del retorno de oxígeno desde las extremidades inferiores y la reducción de las bombas musculares intratorácicas, y la contractilidad, lo que significa que vuelve menos sangre al corazón con cada latido.(4)

Diferencia arteriovenosa de oxígeno( editar | editar fuente )

La diferencia arteriovenosa de oxígeno mide la cantidad de oxígeno captado de la sangre por los tejidos. El gasto cardíaco y la diferencia arteriovenosa de oxígeno son los factores determinantes del consumo total de oxígeno. Durante el ejercicio, aumenta el flujo sanguíneo a los tejidos, la hemoglobina se disocia más rápidamente y se produce una mayor diferencia arteriovenosa de oxígeno. En deportistas entrenados, la diferencia arteriovenosa de oxígeno aumenta como resultado de que los tejidos se vuelven más eficientes en la captación de oxígeno con el entrenamiento aeróbico.(8)

Tamaño de masa muscular en ejercicio( editar | editar fuente )

El tamaño de la masa muscular en ejercicio es el determinante más importante de la diferencia arteriovenosa de oxígeno. Esto puede observarse en deportistas no discapacitados en los que el VO2 máx con ejercicio de las extremidades superiores es aproximadamente el 70% de su VO2 máx cuando se ejercitan con las extremidades inferiores. Esto ocurre debido a la menor oportunidad, necesidad y capacidad de extraer y utilizar oxígeno con el ejercicio de las extremidades superiores. (4)

En las lesiones medulares, las personas con tetraplejia y parálisis parcial del miembro superior tienen una masa muscular activa menor que las personas con paraplejia. Del mismo modo, aquellos con una lesión incompleta tienen una masa muscular activa mayor que aquellos con una lesión completa al mismo nivel neurológico. El entrenamiento cardiovascular tiene la capacidad de aumentar la diferencia arteriovenosa de oxígeno a través de la hipertrofia muscular, lo que se traduce en un aumento de la masa muscular.(4)

Capacidad de los músculos para extraer oxígeno( editar | editar fuente )

La extracción de oxígeno del músculo en ejercicio es el otro factor determinante de la diferencia arteriovenosa de oxígeno. La extracción de oxígeno viene determinada por factores como el tipo de fibras musculares, la densidad de capilares, la regulación del flujo sanguíneo, el tamaño y el número de mitocondrias y el tipo de metabolismo. Estos factores tienden a verse relativamente poco afectados por la lesión medular, aunque la pérdida del control simpático supraespinal puede afectar a la capacidad del organismo para redirigir la sangre de los órganos no esenciales a los músculos que se ejercitan. La vasoconstricción en los órganos no esenciales se produce como resultado de la actividad simpática durante el ejercicio en personas no discapacitadas, aumentando el flujo sanguíneo a los músculos que se ejercitan. Cuando esto no ocurre adecuadamente en personas con una lesión medular, puede producirse una hipotensión inducida por el ejercicio.(4)(7)

El aumento de la capacidad de los músculos que se ejercitan para extraer oxígeno y, por tanto, desempeñar un papel clave en el aumento del VO2 pico, es uno de los beneficios clave del entrenamiento cardiovascular en personas con una lesión medular (tanto tetraplejia, como paraplejia), ya que retrasa la aparición de la fatiga muscular y aumenta la capacidad máxima de ejercicio(4)

Prescripción de ejercicio( editar | editar fuente )

Varias organizaciones nacionales e internacionales (por ejemplo, el Colegio Americano de Medicina Deportiva) proporcionan a los médicos y a otros profesionales sanitarios directrices sobre cómo examinar, evaluar y, si procede, prescribir ejercicio a distintos grupos de población. Un grupo dirigido por la Dra. Kathleen Martin Ginis, de la Universidad de Columbia Británica, y la Dra. Victoria Goosey-Tolfrey, de la Universidad de Loughborough (Reino Unido), ha elaborado recientemente unas directrices internacionales sobre el ejercicio después de una lesión medular que establecen unos umbrales mínimos para mejorar la capacidad cardiorrespiratoria y la fuerza muscular, y para mejorar la salud cardiometabólica. Deben tenerse en cuenta a la hora de prescribir ejercicios cardiovasculares a personas con lesión medular. Puedes leer más sobre estas directrices aquí.

Para que la prescripción de ejercicio sea segura y eficaz es necesario tener muy en cuenta el estado de salud, la forma física inicial, los objetivos y las preferencias de ejercicio de la persona. Al considerar la prescripción de ejercicio en una persona con lesión medular, los fisioterapeutas deben tener en cuenta el nivel de lesión neurológica, debido a sus implicaciones en el tipo de ejercicio disponible y las modificaciones necesarias para una participación satisfactoria en la terapia. Dichas modificaciones pueden incluir: estabilidad y equilibrio del tronco, uso de correas y ayudas de agarre, y dispositivos de asistencia.(7) El principio FITT (frecuencia, intensidad, tiempo y tipo) debe utilizarse para desarrollar, guiar y supervisar el entrenamiento cardiovascular con el fin de garantizar un programa de ejercicio eficaz. Para quienes se inician en el entrenamiento cardiovascular, comenzar con dosis más pequeñas de ejercicio y aumentar gradualmente la duración, la frecuencia y la intensidad.

Principio FITT (7)
F I T
F Frecuencia Con qué frecuencia entrenar 3 – 5 días a la semana
I Intensidad Cómo de duro entrenar 50 – 80% frecuencia cardíaca máxima

Puedes utilizar la escala de Borg para controlar

T Tiempo de ejercicio Cuánto tiempo entrenar 20 – 60 minutos
T Tipo de ejercicio Qué ejercicio Entrenamiento continuo

Entrenamiento a ritmo variado

Entrenamiento por intervalos

Frecuencia(edit | edit source)

En línea con las nuevas Directrices Internacionales de Ejercicio para Lesionados Medulares de 2017 para mejorar la capacidad cardiorrespiratoria, los adultos con lesión medular deben realizar al menos;

2 sesiones de ejercicio aeróbico por semana para la capacidad cardiorrespiratoria.

3 sesiones de ejercicio aeróbico a la semana para la salud cardiometabólica.

Las personas que aún no hacen ejercicio deben empezar con una frecuencia más baja e ir aumentándola gradualmente como progresión hacia el cumplimiento de las directrices, teniendo presente que el ejercicio por debajo de los niveles recomendados puede o no aportar pequeños cambios en la capacidad cardiorrespiratoria.(9)

Intensidad(edit | edit source)

Se trata de un aspecto extremadamente importante del principio FITT y probablemente sea el factor más difícil de controlar, sobre todo en personas con una lesión medular. En las personas sin discapacidad, la frecuencia cardiaca es el método más utilizado para medir la intensidad del ejercicio cardiorrespiratorio, pero es menos fiable en las personas con lesión medular que han perdido el control simpático supraespinal.(4)(7)(10)

Se sugiere que las medidas subjetivas de la intensidad aeróbica, como las escalas de valoración del esfuerzo percibido, son el método más adecuado en un entorno clínico para controlar la intensidad del entrenamiento. Aunque en la actualidad se carece de pruebas moderadas o de alta calidad para una recomendación clínica sólida para su uso, existen algunas pruebas emergentes que sugieren el uso de la escala RPE 6-20. Así, las recomendaciones actuales afirman que «la RPE 6-20 puede utilizarse provisionalmente para evaluar y constituir la base para regular el ejercicio de la parte superior del cuerpo a una intensidad de moderada a vigorosa en adultos con lesión medular crónica que tengan un nivel de forma física elevado, se hayan familiarizado con la medida y muestren disposición a utilizar la escala durante el ejercicio».(10)

En consonancia con las nuevas Directrices de Ejercicio para Lesionados Medulares, a fin de mejorar la capacidad cardiorrespiratoria, los adultos con lesión medular deben realizar:

Ejercicio aeróbico de intensidad moderada a vigorosa para la capacidad cardiorrespiratoria y la salud cardiometabólica.

En el caso de las personas que aún no hacen ejercicio, se recomienda empezar con una intensidad más baja e ir aumentándola gradualmente para cumplir las directrices, teniendo en cuenta que el ejercicio por debajo de los niveles recomendados puede o no producir pequeños cambios en la capacidad cardiorrespiratoria.(9)

Tiempo(edit | edit source)

En consonancia con las nuevas Directrices de Ejercicio para Lesionados Medulares para mejorar la capacidad cardiorrespiratoria, los adultos con lesión medular deben realizar al menos;

20 minutos de ejercicio aeróbico para la capacidad cardiorrespiratoria.

30 minutos de ejercicio aeróbico para la salud cardiometabólica.

Las personas que aún no hagan ejercicio deben empezar con periodos de tiempo más reducidos e ir aumentándolos gradualmente para cumplir las directrices, teniendo en cuenta que el ejercicio por debajo de los niveles recomendados puede o no producir pequeños cambios en la capacidad cardiorrespiratoria.(9)

Tipo(edit | edit source)

Aunque inicialmente pueda parecer restrictivo, hay muchos tipos de ejercicio diferentes a disposición de las personas con lesión medular, como la propulsión en silla de ruedas (silla de ruedas diaria o de carreras), cicloergómetro de brazos, esquí nórdico, remo, natación, aeróbic sentado y deportes en silla de ruedas, como baloncesto en silla de ruedas, rugby en silla de ruedas y tenis en silla de ruedas.(4)(7) El tipo de ejercicio adecuado dependerá de las necesidades de la persona y de si es necesario controlar la potencia producida. Los ergómetros proporcionan los medios para controlar el ejercicio, mejorar la condición cardiovascular general y la capacidad de ejercicio. Sin embargo, los beneficios pueden no ser transferibles a la propulsión de la silla de ruedas, especialmente durante la rehabilitación temprana tras una lesión, en la que la persona puede estar significativamente desacondicionada. La motivación individual y la adherencia a un programa de entrenamiento cardiovascular son fundamentales, y la variedad en el programa de entrenamiento puede ser útil para mejorar la adherencia. Los programas de entrenamiento cardiovascular deben equilibrar la frecuencia, la intensidad y la duración para lograr la máxima eficacia y seguridad.

Entrenamiento de miembros superiores( editar | editar fuente )

El entrenamiento de las extremidades superiores puede incorporar una amplia gama de actividades físicas, como la ergometría de manivela, el ciclismo manual, el esquí nórdico, el remo, la natación, etc., y puede adaptarse a las necesidades de cada persona. Una revisión del Spinal Cord Injury Research Evidence (SCIRE) Project destacó las siguientes pruebas significativas de que las personas con una lesión medular pueden mejorar su capacidad cardiovascular y su capacidad de trabajo físico mediante el entrenamiento aeróbico de las extremidades superiores.(11) Esta página sobre los grados y niveles de evidencia describe lo que significa cada uno de estos niveles.

  • El ejercicio de intensidad vigorosa (70% – 80% FC de reserva) produce mayores mejoras en la capacidad aeróbica que el ejercicio de intensidad moderada (50 – 60% FC de reserva) (nivel de evidencia 1b).(12)
  • El entrenamiento aeróbico de brazos de intensidad moderada, realizado 20-60 min/día, tres días/semana durante al menos 6-8 semanas, es eficaz para mejorar la capacidad aeróbica y la tolerancia al ejercicio de las personas con lesión medular (nivel de evidencia 1b y 2).(13)
  • La manivela manual con una carga correspondiente al 60% de la carga alcanzable (WMax), realizada de 3 a 5 horas al día durante un año, aumenta la WMax y el VO2 Máx (nivel de evidencia 2).(14)
  • El ejercicio de bicicleta de mano aumenta la potencia, el consumo de oxígeno y la fuerza muscular en personas con paraplejia, pero no con tetraplejia durante la rehabilitación activa (nivel de evidencia 2).(15)
  • El ciclismo manual aumenta la potencia y el consumo de oxígeno en personas con tetraplejia, aunque se necesitan más investigaciones (nivel de evidencia 4).(16)
  • El programa de entrenamiento interválico de ciclismo manual aumenta la potencia máxima y el VO2 máximo en personas con paraplejia y tetraplejia (nivel de evidencia 4).(17)
  • La velocidad de la onda de pulso aórtica es significativamente inferior en los ciclistas manuales con lesión medular en comparación con personas sedentarias con lesión medular (nivel de evidencia 5).(18)

Entrenamiento en cinta de correr( editar | editar fuente )

El entrenamiento en cinta rodante suele utilizarse más durante la fase de rehabilitación posterior a una lesión medular y en personas con una lesión medular incompleta. En la revisión SCIRE, muestran la siguiente lista creciente de pruebas de que el entrenamiento en cinta rodante con asistencia del peso corporal (BWSTT, por sus siglas en inglés) mejora los indicadores de salud cardiovascular en personas con lesión medular completa e incompleta. (11)

  • Nivel de evidencia 1a de que el equilibrio autonómico cardiaco mejora en personas con tetraplejia y paraplejia con la BWSTT.(19)
  • Nivel de evidencia 2 de que los ejercicios de bipedestación y pasos con BWSTT pueden aumentar los niveles de VO2 y frecuencia cardiaca en personas con lesión medular.(20)
  • Nivel 2 de evidencia de que el entrenamiento de la marcha con estimulación eléctrica neuromuscular puede aumentar las respuestas metabólicas y cardiorrespiratorias en personas con tetraplejia completa.(21)
  • Nivel 4 de evidencia de que la distensibilidad arterial mejora con la BWSTT en personas con lesiones motoras completas de la médula espinal.(22)
  • Nivel 4 de evidencia de disminución de la frecuencia cardiaca durante el ejercicio de caminar tras 8 semanas de entrenamiento en cinta rodante subacuática.(23)
  • Múltiples pruebas de nivel 4 de que el BWSTT aumenta la captación máxima de oxígeno y la frecuencia cardiaca, y disminuye el coste dinámico de oxígeno en personas con lesión medular.(24)(25)

Estimulación eléctrica funcional( editar | editar fuente )

Existen pruebas de que el uso del entrenamiento con estimulación eléctrica funcional (EEF) puede mejorar la resistencia muscular, el metabolismo oxidativo, la tolerancia al ejercicio y la capacidad cardiovascular.(11)

  • Nivel de evidencia 1b de que el ciclismo manual tiene efectos beneficiosos sobre los componentes del síndrome metabólico, el estado inflamatorio y la adiposidad visceral.(26)
  • Nivel 4 de evidencia de que el ejercicio con manivela asistido por EEF aumenta la potencia máxima y puede aumentar la captación de oxígeno.(27)
  • Nivel 4 de evidencia de que se produce una disminución de la agregación plaquetaria y la coagulación sanguínea tras la cicloergometría de piernas con EEF en personas con lesión medular.(28)
  • Múltiples pruebas de nivel 4 de que la función cardiaca durante el ejercicio mejora con el entrenamiento con EEF en personas con lesión medular. (29)(30)(31)
  • Múltiples pruebas de nivel 4 de que un mínimo de tres días por semana de entrenamiento con EEF durante dos meses puede ser eficaz para mejorar la condición musculoesquelética, el potencial oxidativo del músculo, la tolerancia al ejercicio y la capacidad cardiovascular.(32)(33)(34)(35)(36)(37)(38)(39)
  • Nivel 5 de evidencia de que la tasa metabólica, la frecuencia cardiaca y los niveles de ventilación son mayores durante el ciclismo híbrido que durante el ciclismo manual.(40)

Recursos(edit | edit source)

Physical Activity Recall Assessment for People with Spinal Cord Injury (PARA-SCI)( editar | editar fuente )

Physical Activity Recall Assessment for People with Spinal Cord Injury (PARA-SCI) es una medida autoinformada de actividad física para personas con lesión medular. Su objetivo es medir el tipo, la frecuencia, la duración y la intensidad de la actividad física que realizan las personas con lesión medular que utilizan una silla de ruedas como principal medio de movilidad.

ProACTIVE SCI Toolkit( editar | editar fuente )

ProACTIVE SCI Toolkit, de SCI Action Canada, está diseñado para ayudar a los fisioterapeutas a trabajar con personas con lesión medular para que sean físicamente activas fuera de la clínica. Se trata de un recurso que utiliza tres estrategias fundamentales, como la educación, la derivación y la prescripción, para desarrollar estrategias personalizadas que funcionen tanto para el fisioterapeuta como para la persona con una lesión medular.

Active Living Leaders( editar | editar fuente )

Active Living Leaders se compone de una serie de vídeos de formación entre iguales con el objetivo de ayudar a las personas que deseen utilizar los conocimientos más recientes sobre actividad física, recursos deportivos y principios de liderazgo transformacional para informar y motivar a los adultos que viven con una lesión medular a llevar una vida más activa.

SCI-U Physical Activity Course for Individuals with Spinal Cord Injury( editar | editar fuente )

SCI-U Physical Activity Course for Individuals with Spinal Cord Injury es un conjunto de sesiones de formación modularizadas. Incluye módulos sobre cómo llevar una vida activa, formas de ponerse en forma, superación de barreras y consecución de objetivos.

SCI Action Canada Knowledge Mobilization Training Series( editar | editar fuente )

Knowledge Mobilization Training Series (KMTS) de SCI Action Canada es una colección de sesiones de formación modularizadas, cuyo objetivo es fomentar el conocimiento y la participación en la actividad física entre las personas con lesión medular. Incluye módulos sobre las directrices de actividad física y la planificación de la actividad física.

Referencias(edit | edit source)

  1. 1.0 1.1 Kent M, Kent DM. The Oxford Dictionary of Sports Science and Medicine. New York: Oxford University Press; 2006.
  2. 2.0 2.1 Eerden S, Dekker R, Hettinga FJ. Maximal and submaximal aerobic tests for wheelchair-dependent persons with spinal cord injury: a systematic review to summarize and identify useful applications for clinical rehabilitation. Disability and rehabilitation. 2018 Feb 27;40(5):497-521.
  3. 3,0 3,1 3,2 Noonan V, Dean E. Submaximal exercise testing: clinical application and interpretation. Physical therapy. 2000 Aug 1;80(8):782-807.
  4. 4.00 4.01 4.02 4.03 4.04 4.05 4.06 4.07 4.08 4.09 4.10 4.11 4.12 4.13 4.14 Harvey, Lisa. (2008). Chapter 12: Cardiovascular Fitness Training. In Management of Spinal Cord Injuries: A Guide for Physiotherapists. London: Elsevier
  5. Brad Zdanivsky. VO2Max Testing at UBC. Available from: https://youtu.be/hqbtcjXDxto(last accessed 30/10/17)
  6. West CR, Leicht CA, Goosey-Tolfrey VL, Romer LM. Perspective: does laboratory-based maximal incremental exercise testing elicit maximum physiological responses in highly-trained athletes with cervical spinal cord injury?. Frontiers in physiology. 2016 Jan 14;6:419.
  7. 7.0 7.1 7.2 7.3 7.4 7.5 7.6 7.7 Goosey-Tolfrey, Vicky and Price, Mike. (2010). Chapter 3: Physiology of Wheelchair Sport. In Wheelchair Sport: A Complete Guide for Athletes, Coaches and Teachers. London: Elsevier
  8. Glynn, AJ, Fiddler H. Chapter 1: Introduction to Exercise Physiology in The physiotherapist’s pocket guide to exercise: assessment, prescription and training. Elsevier Health Sciences, 2009. p1 – 11
  9. 9.0 9.1 9.2 Ginis KA, van der Scheer JW, Latimer-Cheung AE, Barrow A, Bourne C, Carruthers P, Bernardi M, Ditor DS, Gaudet S, de Groot S, Hayes KC. Evidence-based Scientific Exercise Guidelines for Adults with Spinal Cord Injury: An Update and a New Guideline. Spinal Cord. 2018 Apr;56(4):308.
  10. 10.0 10.1 van der Scheer JW, Hutchinson MJ, Paulson T, Martin Ginis KA, Goosey-Tolfrey VL. Reliability and Validity of Subjective Measures of Aerobic Intensity in Adults With Spinal Cord Injury: A Systematic Review. PM R. 2018 Feb;10(2):194-207.
  11. 11.0 11.1 11.2 Warburton DER, Krassioukov A, Sproule S, Eng JJ (2018). Cardiovascular Health and Exercise Following Spinal Cord Injury. In Eng JJ, Teasell RW, Miller WC, Wolfe DL, Townson AF, Hsieh JTC, Connolly SJ, Noonan VK, Loh E, Sproule S, McIntyre A, Querée M, editors. Spinal Cord Injury Rehabilitation Evidence. Version 6.0. Vancouver: p 1- 68.
  12. de Groot PC, Hjeltnes N, Heijboer AC, Stal W, Birkeland K. Effect of training intensity on physical capacity, lipid profile and insulin sensitivity in early rehabilitation of spinal cord injured individuals. Spinal Cord 2003; 41: 673-9.
  13. Davis GM, Shephard RJ, Leenen FH. Cardiac effects of short term arm crank training in paraplegics: echocardiographic evidence. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1987; 56: 90-6.
  14. Milia R, Roberto S, Marongiu E, et al. Improvement in hemodynamic responses to metaboreflex activation after one year of training in spinal cord injured humans. BioMed Research International.2014; 2014: 1-9.
  15. Hjeltnes N, Wallberg-Henriksson H. Improved work capacity but unchanged peak oxygen uptake during primary rehabilitation in tetraplegic patients. Spinal Cord 1998; 36: 691-8.
  16. Valent LJ, Dallmeijer AJ, Houdijk H, Slootman HJ, Post MW, van der Woude LH. Influence of hand cycling on physical capacity in the rehabilitation of persons with a spinal cord injury: a longitudinal cohort study. Arch Phys Med Rehabil 2008; 89: 1016-22.
  17. Nooijen CF, Van Den Brand IL, Ter Horst P, Wynants M, Valent LJ, Stam HJ, Van Den BergEmons,RJ. Feasibility of Handcycle Training during Inpatient Rehabilitation in Persons with Spinal Cord Injury. Arch Phys Med Rehabilitation 2015; 96:1654-57.
  18. Hubli M, Currie KD, West CR, Gee CM, Krassioukov AV. Physical exercise improves arterial stiffness after spinal cord injury. J Spinal Cord Med. 2014; 37:782-85.
  19. Millar PJ, Rakobowchuk M, Adams MM, Hicks AL, McCartney N, MacDonald MJ. Effects of short-term training on heart rate dynamics in individuals with spinal cord injury. Auton Neurosci 2009; 150:116-21
  20. Jeffries EC, Hoffman SM, de Leon R, et al. Energy expenditure and heart rate responses to increased loading in individuals with motor complete spinal cord injury performing body weight-supported exercises. Archives of Physical Medicine & Rehabilitation. 2015; 96:1467-73.
  21. de Carvalho DC, Martins CL, Cardoso SD, Cliquet A. Improvement of metabolic and cardiorespiratory responses through treadmill gait training with neuromuscular electrical stimulation in quadriplegic subjects. Artif Organs 2006; 30: 56-63.
  22. Ditor DS, Macdonald MJ, Kamath MV, Bugaresti J, Adams M, McCartney N, et al. The effects of body- weight supported treadmill training on cardiovascular regulation in individuals with motor-complete SCI. Spinal Cord 2005; 43: 664-73.
  23. Stevens SL, Morgan DW. Heart Rate Response During Underwater Treadmill Training in Adults with Incomplete Spinal Cord Injury. Topics in Spinal Cord Injury Rehabilitation. 2015; 21:40-8
  24. Jack LP, Allan DB, Hunt KJ. Cardiopulmonary exercise testing during body weight supported treadmill exercise in incomplete spinal cord injury: a feasibility study. Technol Health Care 2009; 17: 13-23.
  25. Soyupek F, Savas S, Ozturk O, Ilgun E, Bircan A, Akkaya A. Effects of body weight supported treadmill training on cardiac and pulmonary functions in the patients with incomplete spinal cord injury. J Back Musculoskelet Rehabil 2009; 22: 213-8.
  26. Bakkum AJT, de Groot S, Stolwijk-Swüste ,JM, van Kuppevelt ,DJ, van der Woude ,LHV., Janssen TWJ. Effects of hybrid cycling versus handcycling on wheelchair-specific fitness and physical activity in people with long-term spinal cord injury: a 16-week randomized controlled trial. Spinal Cord. 2015; 53:395-401
  27. Taylor JA, Picard G, Widrick JJ. Aerobic capacity with hybrid FES rowing in spinal cord injury: comparison with arms-only exercise and preliminary findings with regular training. PMR 2011; 3: 817-24.
  28. Kahn NN, Feldman SP, Bauman WA. Lower-extremity functional electrical stimulation decreases platelet aggregation and blood coagulation in persons with chronic spinal cord injury: a pilot study. J Spinal Cord Med 2010; 33: 150-8.
  29. Hopman MT, Groothuis JT, Flendrie M, Gerrits KH, Houtman S. Increased vascular resistance in paralyzed legs after spinal cord injury is reversible by training. J Appl Physiol 2002; 93: 1966-72.
  30. Gerrits HL, de Haan A, Sargeant AJ, van Langen H, Hopman MT. Peripheral vascular changes after electrically stimulated cycle training in people with spinal cord injury. Arch Phys Med Rehabil 2001; 82: 832-9.
  31. Ragnarsson KT, Pollack S, O’Daniel W, Jr., Edgar R, Petrofsky J, Nash MS. Clinical evaluation of computerized functional electrical stimulation after spinal cord injury: a multicenter pilot study. Arch Phys Med Rehabil 1988; 69: 672-7.
  32. Barstow TJ, Scremin AM, Mutton DL, Kunkel CF, Cagle TG, Whipp BJ. Changes in gas exchange kinetics with training in patients with spinal cord injury. Med Sci Sports Exerc 1996; 28: 1221-8.
  33. Crameri RM, Cooper P, Sinclair PJ, Bryant G, Weston A. Effect of load during electrical stimulation training in spinal cord injury. Muscle Nerve 2004; 29: 104-11.
  34. Zbogar D, Eng JJ, Krassioukov AV, Scott JM, Esch BT, Warburton DE. The effects of functional electrical stimulation leg cycle ergometry training on arterial compliance in individuals with spinal cord injury. Spinal Cord 2008; 46: 722-6.
  35. Griffin L, Decker MJ, Hwang JY, Wang B, Kitchen K, Ding Z, et al. Functional electrical stimulation cycling improves body composition, metabolic and neural factors in persons with spinal cord injury. J Electromyogr Kinesiol 2009; 19: 614-22.
  36. Hjeltnes N, Aksnes AK, Birkeland KI, Johansen J, Lannem A, Wallberg-Henriksson H. Improved body composition after 8 wk of electrically stimulated leg cycling in tetraplegic patients. Am J Physiol 1997; 273: R1072-9.
  37. Faghri PD, Glaser RM, Figoni SF. Functional electrical stimulation leg cycle ergometer exercise:training effects on cardiorespiratory responses of spinal cord injured subjects at rest and during submaximal exercise. Arch Phys Med Rehabil 1992; 73: 1085-93.
  38. Hooker SP, Figoni SF, Rodgers MM, Glaser RM, Mathews T, Suryaprasad AG, et al. Physiologic effects of electrical stimulation leg cycle exercise training in spinal cord injured persons. Arch Phys Med Rehabil 1992; 73: 470-6.
  39. Mohr T, Andersen JL, Biering-Sorensen F, Galbo H, Bangsbo J, Wagner A, et al. Long-term adaptation to electrically induced cycle training in severe spinal cord injured individuals. Spinal Cord 1997;35: 1-16.
  40. Bakkum AJT, de Groot S, Onderwater MQ, de Jong J, Janssen TWJ. Metabolic rate and cardiorespiratory response during hybrid cycling versus handcycling at equal subjective exercise intensity levels in people with spinal cord injury. J Spinal Cord Med 2014; 37:758-64


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles