Rehabilitación de personas amputadas

Introducción(edit | edit source)

La pérdida de una extremidad inferior tiene graves consecuencias para la movilidad de la persona y su capacidad para realizar las actividades de la vida diaria (1). Esto repercute negativamente en su participación e integración en la sociedad (2). El objetivo final de la rehabilitación tras la pérdida de un miembro es desplazarse con éxito con el uso de una prótesis(3)y volver a un alto nivel de reintegración social. La rehabilitación protésica es una tarea compleja que, idealmente, requiere la aportación de un equipo de rehabilitación transdisciplinar. Sin embargo, lo más frecuente es que los fisioterapeutas se encarguen del proceso de rehabilitación física (4).

Visión general del proceso de rehabilitación( editar | editar fuente )

El proceso de rehabilitación de la persona amputada de miembro inferior consta de nueve fases (5), que son:(6)

  1. Preoperatoria.
  2. Cirugía de amputación.
  3. Postoperatoria aguda.
  4. Pre-prótesis.
  5. Prescripción de prótesis.
  6. Entrenamiento protésico.
  7. Integración comunitaria.
  8. Rehabilitación profesional.
  9. Seguimiento.

Tabla 1: Fases de la rehabilitación de personas amputadas: Modificado de Esquenazi & Meier(7)citado en Esquenazi(5).

Fase Descripción Enlace
Preoperatoria Evaluar la condición corporal, educación del paciente, discusión del nivel quirúrgico, planes protésicos postoperatorios. Evaluación del amputado
Cirugía de amputación/reconstrucción Longitud, cierre mioplástico, cobertura de tejidos blandos, nervio, manejo, vendaje rígido.
Postoperatoria aguda Curación de heridas, control del dolor, movimiento corporal proximal, apoyo emocional.
Pre-protésica Dar forma, encoger, aumentar la fuerza muscular, restaurar el locus de control del paciente. Tratamiento de la persona amputada tras colocación de prótesis
Prescripción de prótesis Consenso en equipo sobre la prescripción y fabricación de prótesis. Prótesis
Entrenamiento protésico Potenciar el uso de la prótesis y su utilización funcional. La marcha en la rehabilitación protésica
Integración comunitaria Reanudación de las funciones en las actividades familiares y comunitarias. Equilibrio emocional y estrategias de afrontamiento saludables. Actividades recreativas.
Rehabilitación profesional Evaluar y planificar las actividades profesionales para el futuro. Puede necesitar más educación, formación o modificación del trabajo.
Seguimiento Prótesis de por vida, evaluación funcional, médica y apoyo emocional.

A lo largo de todas estas fases, se utiliza un plan de tratamiento de rehabilitación para guiar el cuidado de la persona que ha sufrido una amputación. El plan de tratamiento se basa en una evaluación de todas las especialidades que participan en el proceso de rehabilitación y sirve de guía para que todos los miembros del equipo aborden los objetivos relevantes para el paciente y su familia. El nivel de intervención de rehabilitación se contempla desde la fecha de ingreso en el hospital y se determina después de la cirugía de amputación y antes del alta hospitalaria. El proceso de rehabilitación incluye:

  • evaluación médica continua de las deficiencias;
  • intervenciones terapéuticas para tratar las discapacidades o la limitación de la actividad.

A continuación definimos este proceso de rehabilitación centrado en el equipo en 8 fases, en más detalle:

El camino del paciente La dirección del equipo Gestión de la fisioterapia
1. Preoperatorio

Evaluación subjetiva – historia de la afección actual, historia médica anterior, historia de medicamentos, historia social.

Evaluación objetiva – rango de movimiento (ROM), fuerza muscular, miembro para amputación, pulsos, integridad de la piel.

Colaborar en todas las conclusiones para decidir el nivel de amputación más adecuado para el individuo y, si es probable que se convierta en portador de una prótesis, qué nivel de amputación sería el más apropiado.

La atención se centra en la evaluación objetiva que analiza el ROM y la potencia muscular. Utilizando los resultados de la evaluación, el conocimiento de los componentes protésicos y los patrones de la marcha, presentar un nivel de amputación recomendado clínicamente al especialista. Proporcionar al paciente los ejercicios adecuados para ayudar a la movilidad tras la amputación.

2. Cirugía/reconstrucción de amputación

La cirugía de amputación y reconstrucción es responsabilidad del cirujano.

3. Postoperatorio agudo

Cuidados médicos, cuidados de la herida, planificación del alta, inmovilización rígida utilizada como el yeso de París aplicado inmediatamente después de la cirugía y mantenido durante 5-7 días (sólo para debajo de la rodilla y debajo del codo).

Fisioterapia torácica postoperatoria. Práctica de transferencias y ejercicios específicos para mejorar la fuerza, aumentar la tolerancia al ejercicio, mantener el ROM.

4. Rehabilitación preprotésica

Seguimiento de la evolución del paciente, asesoramiento si fuera necesario, objetivos del paciente, decisión sobre la prescripción protésica con todo el equipo y toda la información adecuada (incluida la forma en que el paciente se ha desenvuelto con las ayudas tempranas para caminar y los objetivos del paciente).

Las ayudas tempranas a la marcha (EWA, por sus siglas en inglés) pueden servir para decidir la idoneidad de un paciente para una prótesis.

Terapia de ejercicios para preparar la extremidad para una prótesis.

Coordinación con todo el equipo en cuanto a la atención previa a la amputación.

5. Prescripción de prótesis

Enyesado y medición – los protésicos moldean y miden el muñón de un paciente.

Adaptación de la prótesis – los protésicos adaptan la prótesis primaria al paciente, asegurándose de que la alineación y la longitud son correctas al estar de pie y al caminar.

Es posible que el fisioterapeuta tenga que asistir a la cita para la escayola, a fin de garantizar una alineación neutra de la pelvis.

La fisioterapia interviene en la orientación sobre la movilidad, el equilibrio estático y la carga.

6. Entrenamiento protésico

Los protésicos ayudarán a resolver los problemas y a adaptar las prótesis según sea necesario.

El fisioterapeuta asume un papel principal en esta fase. Empezando por educar al paciente sobre cómo ponerse y quitarse la prótesis, la integridad de la piel y las zonas que soportan peso en su muñón.

A continuación, se puede iniciar un programa de rehabilitación de la marcha.

7 Gestión del alta

Los terapeutas ocupacionales asumen un papel importante en esta fase, para ayudar a la reanudación de las funciones en las actividades familiares, recreativas y comunitarias.

También ayudarán a la rehabilitación profesional evaluando y planificando actividades profesionales para el futuro. Puede necesitar más educación, formación o modificación del trabajo.

Los psicólogos se ocuparán del equilibrio emocional y de las estrategias de afrontamiento saludables.

El fisioterapeuta debe asegurarse de que incluyan educación para el control continuo, estrategias de afrontamiento y entrenamiento para reanudar las actividades funcionales.

8. Seguimiento

El paciente será evaluado regularmente por el especialista, el fisioterapeuta y el equipo protésico.

Se evalúa si el individuo sigue siendo apto para el uso de prótesis, si la prescripción protésica sigue siendo la opción más adecuada para el paciente y se realizan los cambios necesarios en la prótesis a medida que el paciente cambia.

El especialista y/o el protésico pueden solicitar la intervención de la fisioterapia. Por ejemplo, si el paciente tiene un cambio de prescripción, sus objetivos han cambiado, su movilidad ha disminuido/aumentado. Es posible que el fisioterapeuta tenga que volver a iniciar un programa de rehabilitación de la marcha con el paciente o que sólo necesite asesoramiento.

Recursos(edit | edit source)

Rehabilitation in limb deficiency. 4. Limb amputation, Alberto Esquenazi and Robert H. Meier III, MD, 1996

Referencias(edit | edit source)

  1. Dillingham TR, Pezzin LE. Rehabilitation setting and associated mortality and medical stability among persons with amputations. Archives of physical medicine and rehabilitation. 2008 Jun 1;89(6):1038-45.
  2. World Health Organisation (WHO). International classification of functioning disability and health (ICF). World Health Organisation 2001. Geneva.
  3. Lusardi MM, Postoperative and preprosthetic care. In Lusardi, MM, Jorge, M Nielsen, CC editors. Orthotics and Prosthetics in Rehabilitation, Third Edition. Missouri: Elsevier, 2013.p. 532-594.
  4. Kaplan SL, Outcome measurement and management: First steps for the practicing clinician. Philadelphia, FA Davis Company, 2007.
  5. 5.0 5.1 Esquenazi A. Amputation rehabilitation and prosthetic restoration: from surgery to community reintegration. Disability and Rehabilitation, 2004; 26,(14/15); 831–6.
  6. Devinuwara K, Dworak-Kula A, O’Connor RJ. Rehabilitation and prosthetics post-amputation. Orthopaedics and Trauma. 2018 Aug 1;32(4):234-40.
  7. Esquenazi A, Meier RH. Rehabilitation in limb deficiency. 4. Limb amputation. Arch Phys Med Rehabil. 1996 Mar;77(3 Suppl):S18-28.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles