Rehabilitación, Objetivos de Desarrollo Sostenible e Inclusión

Editores originales – Valentina Pomatto, Naomi O’Reilly y ReLAB-HS

Principales colaboradoresNaomi O’Reilly, Vidya Acharya, Chelsea Mclene, Oyemi Sillo, Kim Jackson y Ashmita Patrao

Introducción(edit | edit source)

La rehabilitación es un conjunto de intervenciones diseñadas para optimizar el funcionamiento físico, social y mental de las personas al interactuar con su entorno(1). En la actualidad, 2400 millones de personas de todas las edades necesitan servicios de rehabilitación, que abarcan tecnologías de asistencia y una amplia gama de intervenciones (ejercicios, formación, educación, apoyo, asesoramiento y adaptación del entorno) ofrecidas por profesionales de la rehabilitación en diversos escenarios en los que tiene lugar dicha actividad, como hogares, comunidades, hospitales y centros de rehabilitación(2). Todo el mundo puede necesitar rehabilitación en algún momento de su vida, debido a trastornos congénitos y adquiridos, enfermedades crónicas, lesiones, traumatismos, enfermedades degenerativas y otras afecciones de salud y trastornos que pueden limitar la capacidad para desenvolverse en la vida cotidiana. El envejecimiento de la población, el aumento de la prevalencia de enfermedades no transmisibles y las lesiones han generado una mayor demanda de servicios de rehabilitación. El número de personas que necesitan rehabilitación ha aumentado un 63% de 1990 a 2019(2). Las necesidades de rehabilitación seguirán aumentando en los próximos años.

Esto es un claro indicador de las tendencias actuales en materia de salud: vivimos más tiempo, pero con más limitaciones funcionales(2).

Recientemente, la rehabilitación también ha demostrado ser una actuación sanitaria crucial para los pacientes con COVID-19 en la fase aguda, cuando reciben oxígeno y soporte ventilatorio; en la fase subaguda, cuando están hospitalizados; y en fases más a largo plazo, tras el alta, acortando la duración de la hospitalización, aliviando la presión sobre los servicios de atención a los pacientes agudos y facilitando la recuperación, incluso para aquellos casos con «COVID larga».

Aunque la rehabilitación es esencial para responder a los retos sanitarios del siglo XXI, los sistemas sanitarios de todo el mundo siguen centrados en reducir la mortalidad y la morbilidad. La funcionalidad, el tercer indicador de salud, sigue siendo a menudo un aspecto descuidado de la atención sanitaria, al igual que los servicios de rehabilitación(2).

De hecho, los servicios de rehabilitación suelen estar poco desarrollados y carecer de recursos. Como tales, no están disponibles o son inasequibles para la gran mayoría de la población que vive en la pobreza, en las zonas rurales y, en particular, en los países de ingresos bajos y medios.

Además, los determinantes sociales de la salud influyen considerablemente en la identificación de las necesidades de rehabilitación; en el acceso a servicios de rehabilitación de calidad y a la tecnología de asistencia, para personas de todas las edades; así como en la motivación y participación en los programas de rehabilitación y su seguimiento. Por ello, las necesidades de rehabilitación no cubiertas son inmensas. Más del 50% de las personas que necesitan rehabilitación no pueden acceder, o no saben cómo acceder, a los servicios que necesitan. En algunos países de ingresos bajos y medios, las barreras para las personas con discapacidad son tan importantes que sólo el 3-5% pueden acceder a los servicios de rehabilitación que necesitan(2)(3).

Rehabilitación y Objetivos de Desarrollo Sostenible( edit | edit source )

Aunque la rehabilitación no se menciona explícitamente en la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, la rehabilitación es claramente una cuestión de salud y bienestar a nivel mundial, así como de desarrollo global. Al mejorar el funcionamiento físico, mental y social, la rehabilitación permite que las personas vivan, aprendan, trabajen y prosperen al máximo de su potencial. De hecho, el objetivo final de la rehabilitación es la plena participación e inclusión en la sociedad(3).

Al intervenir principalmente en los aspectos relacionados con la salud, la rehabilitación contribuye sobre todo a la consecución del derecho a la salud y al ODS 3 sobre salud y bienestar(3). Sin embargo, el individuo que puede gozar de un buen nivel de salud está más preparado para participar plenamente en la economía, la cultura y la política, en igualdad de condiciones con los demás, con un impacto que va más allá del individuo y alcanza a toda la sociedad. Por lo tanto, aumentar el acceso a servicios de rehabilitación de calidad puede mejorar significativamente los resultados de salud de la población y fomentar un desarrollo inclusivo y sostenible.

«La rehabilitación tiene un impacto directo en la salud y el bienestar de las personas, mejorando sus resultados sanitarios. La rehabilitación puede prevenir el deterioro de las afecciones de salud existentes o el desarrollo de otras nuevas, reduciendo posteriormente las necesidades sanitarias generales.»(3)

El compromiso de «no dejar a nadie atrás» es un objetivo recurrente recogido en la Agenda 2030, y requiere que todos los actores involucrados en la implementación de los ODS aborden las desigualdades que afectan a las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad (que están desproporcionadamente representadas en los países de ingresos bajos y medios). La rehabilitación puede beneficiar a un gran número de personas, sobre todo a las más vulnerables y marginadas, ofreciéndoles oportunidades concretas de empoderamiento, independencia y participación en la sociedad. Así, la rehabilitación es un elemento fundamental para hacer realidad el compromiso de «no dejar a nadie atrás». (4)(5)(6)
En relación con el ODS 8 (Empleo) y el ODS 1 (Pobreza cero) – Al mejorar el funcionamiento individual, la rehabilitación aumenta la capacidad humana, fortaleciendo así el sector laboral y permitiendo la participación y la productividad económica. La rehabilitación permite el acceso o la reincorporación al mercado laboral, reduce el número de días de baja, previene enfermedades y aumenta el bienestar. Esto se traduce en un aumento de la productividad, participación e ingresos, lo que se traduce en una reducción sostenible de la pobreza. (7) La mejora de los resultados de salud de la persona puede fomentar su autonomía, proporcionando a los cuidadores tiempo adicional para reanudar o comenzar actividades que tuvieron que abandonar.

«Una rehabilitación accesible y asequible puede permitir a las personas con discapacidad y sus familias romper el ciclo de la pobreza, mejorando las tasas de empleo, mejorando los resultados educativos y apoyando la participación».(3)

En relación al ODS 4 (Educación) – Por ejemplo, la provisión de una prótesis para una pierna o la rehabilitación funcional pueden permitir a un niño acceder a la escuela y participar en las clases. La rehabilitación optimiza el desarrollo del niño, obteniendo los mayores beneficios cuando se prestan servicios de rehabilitación a niños con lesiones traumáticas. Proporcionar rehabilitación y tecnología de asistencia, adaptando el entorno de aprendizaje, puede impulsar la educación inclusiva y permitir que todos los niños aprendan juntos.

«La rehabilitación aborda muchos de los factores de exclusión de la educación (por ejemplo, instalaciones escolares inaccesibles, falta de tecnologías de asistencia, malas condiciones de salud, prejuicios y estigmatización), lo que permite a los niños con discapacidades recibir una educación, lo cual puede tener efectos positivos a lo largo de la vida.» (3)

Las intervenciones en el ámbito de la rehabilitación tienden a ser rentables o a mostrar un ahorro de costes en una variedad de condiciones de salud. Además, la rehabilitación genera otros beneficios económicos, ya que acelera el alta hospitalaria y previene reingresos. Esto significa que los costes relacionados con la salud para la persona y su familia serán menores a largo plazo.

Un informe reciente de ATscale muestra que la inversión en el suministro de cuatro productos de asistencia – audífonos, prótesis, gafas y sillas de ruedas, supondrá un retorno de la inversión de 9:1″. Por ejemplo, para un niño de un país de renta baja o media, el acceso a la tecnología de asistencia puede suponer una diferencia de 100 000 dólares en los ingresos de toda su vida.

Centrémonos por un momento en una meta específica de los ODS, el ODS 3.8, que se propone lograr la cobertura sanitaria universal (CSU), incluida la protección del riesgo financiero, el acceso a servicios sanitarios esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas esenciales seguros, eficaces, de calidad y asequibles para todos.

La cobertura sanitaria universal significa que todas las personas tienen acceso a los servicios sanitarios que necesitan, cuando y donde los necesitan, sin que ello suponga dificultades económicas. La rehabilitación, junto con la promoción, prevención, tratamiento y cuidados paliativos, es una parte esencial de la cobertura sanitaria universal – tal y como se establece en la Declaración de Astana sobre la Atención Primaria de Salud (2018) y en la Declaración Política de la ONU sobre la CSU (2019).

Sin embargo, esto está lejos de ser una realidad: en particular, en los países de bajos ingresos, el acceso a los servicios de rehabilitación es en general limitado porque no está disponible y, si está disponible, es inasequible para las poblaciones más marginadas. Su cobertura financiera es muy variable, ausente o, a menudo, proporcionada por organizaciones no gubernamentales. La rehabilitación suele representar un gasto sanitario muy elevado en los países de ingresos bajos y medios, lo que agrava la pobreza y la marginación. La meta 3.8 de los ODS, relativa a la CSU, sólo podrá alcanzarse si se refuerza la rehabilitación y se integra plenamente en los mecanismos de protección financiera.

Futuro(edit | edit source)

Ejemplos de buenas políticas y prácticas demuestran que cuando la rehabilitación se integra en los sistemas sanitarios, el acceso a los servicios mejora. Con un liderazgo y una voluntad política adecuados, se pueden movilizar recursos, ampliar la cobertura, reforzar el personal encargado de la rehabilitación y mejorar el funcionamiento y la participación de un mayor número de personas que necesitan rehabilitación. Es necesario promover un abordaje de la rehabilitación integrado y centrado en las personas, que se apoye en innovaciones, como la telerrehabilitación, para maximizar su impacto y llegar a las personas necesitadas.(3)

La cooperación internacional y los actores humanitarios tienen un papel que desempeñar. Dado que la movilización de los recursos nacionales sigue siendo difícil en ciertos contextos, es fundamental la ayuda prestada a través de canales bilaterales, regionales y multilaterales. (3)

Las organizaciones de la sociedad civil también son parte de la solución. Actúan como proveedores de servicios de rehabilitación, especialmente en situaciones de precariedad y en tiempos de crisis, y acompañan a los gobiernos en la elaboración y aplicación de políticas y programas de rehabilitación (con un importante papel que desempeñar, en particular, a nivel comunitario).(3)

Resumen(edit | edit source)

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, «Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades», sólo puede alcanzarse si los dirigentes sanitarios adoptan un enfoque integral de la salud y el bienestar. Mejorar el estado de salud de la población no sólo significa reducir el número de muertes y de personas afectadas por enfermedades, sino también garantizar que las personas vivan, se desenvuelvan y participen al máximo de su potencial, permitiéndoles contribuir productivamente a la sociedad. Por lo tanto, el funcionamiento de los sistemas de salud debe ser supervisado y evaluado sobre la base del conjunto completo de indicadores de salud: mortalidad, morbilidad y funcionamiento, teniendo en cuenta que «la salud y el bienestar para todos» es, a menudo, una premisa para alcanzar muchos otros ODS.

Recursos(edit | edit source)

Rehabilitation for the realization of human rights and inclusive development (2019)( edit | edit source )

El informe concluye con una serie de recomendaciones específicas para las distintas partes interesadas (Estados, donantes y sociedad civil, incluidas las organizaciones de personas con discapacidad), que tienen el potencial de reforzar los servicios de rehabilitación y mejorar la salud y el bienestar de millones de personas en todo el mundo.

The Sustainability Analysis Process: The Case of Physical Rehabilitation (2012)( edit | edit source )

Esta guía describe el Proceso de Análisis de la Sostenibilidad (SAP), cuyo objetivo es facilitar el desarrollo de una visión común de la sostenibilidad, utilizando la rehabilitación física como estudio de caso.

Impact of Rehabilitation Care on the Social Inclusion of People with Disabilities in Togo: Survey of 30 lower limb amputees (2009)( edit | edit source )

Este informe describe un estudio sobre el impacto de la rehabilitación relacionada con la salud como elemento que contribuye a la inclusión social de las personas con discapacidad en Togo.

Inclusive local development: how to implement a disability approach at local level (2009)( edit | edit source )

Se trata de una guía de acción que presenta planteamientos y herramientas de referencia en el ámbito del desarrollo local inclusivo. Puedes ver el informe en el enlace del recurso.

Referencias (edit | edit source)

  1. World Health Organization. World Report on Disability – Rehabilitation. Geneva: World Health Organization, 2011.
  2. 2.0 2.1 2.2 2.3 2.4 Cieza A, Causey K, Kamenov K, Hanson SW, Chatterji S, Vos T. Global estimates of the need for rehabilitation based on the Global Burden of Disease study 2019: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2019. The Lancet. 2020 Dec 19;396(10267):2006-17.
  3. 3.0 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 3.6 3.7 3.8 Humanity and Inclusion and Global Rehabilitation Alliance. Rehabilitation for the realisation of human rights and inclusive development. 2019
  4. Sumida M., Fujimoto M., Tokuhiro A., Tominaga T., Magara A., Uchida R., ‘Early rehabilitation effect for traumatic spinal cord injury’, 2001.
  5. Chua K.S., Ng Y.S., Yap S.G. and Bok C.W., ‘A Brief Review of Traumatic Brain Injury Rehabilitation’, 2007.
  6. Lysen Y., “Multiple sclerosis methods of treatment and rehabilitation”, 2017.
  7. Hou W.H., Chi C.C., Lo H.L., Kuo K.N., Chuang H.Y., ‘Vocational rehabilitation for enhancing return-to-work in workers with traumatic upper limb injuries’, 2013.
  8. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 1?. Available from: https://youtu.be/STWqIuPgip0(last accessed 30/06/21)
  9. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 3?. Available from: https://youtu.be/mkNlbkJ4NXo(last accessed 30/06/21)
  10. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 4?. Available from: https://youtu.be/-mVB4jyqmI0(last accessed 30/06/21)
  11. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 5?. Available from: https://youtu.be/odzSt1M0d5o(last accessed 30/06/21)
  12. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 8?. Available from: https://youtu.be/-i-YC4Dc5fE(last accessed 30/06/21)
  13. HI AIR. How rehabilitation contributes to realising SDG 10?. Available from: https://youtu.be/gMWfRz96QUI(last accessed 30/06/21)


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles