El papel de la silla de ruedas

Introducción(edit | edit source)

Silla de ruedas

La silla de ruedas es uno de los dispositivos de asistencia más utilizados para favorecer la movilidad y mejorar la calidad de vida de las personas que tienen dificultades para caminar (por ejemplo, una persona con una lesión medular que le provoque tetraplejia o paraplejia, distrofia muscular, etc.). La movilidad en silla de ruedas abre oportunidades para que los usuarios de sillas de ruedas puedan estudiar, trabajar, participar en actividades sociales y acceder a servicios como la asistencia sanitaria.(1) Además de proporcionar movilidad, una silla de ruedas adecuada beneficia la salud física y la calidad de vida de los usuarios, ya que ayuda a reducir problemas comunes como las úlceras por presión y la progresión de las deformidades, y a mejorar la respiración y la digestión.

Para garantizar una movilidad eficaz, los usuarios de sillas de ruedas necesitan una silla de ruedas que se adapte correctamente a sus necesidades específicas. Las estadísticas muestran que alrededor del 10% de la población mundial, es decir, unos 650 millones de personas, tienen discapacidades y, de ellas, un 10% necesita una silla de ruedas. Así, se calcula que alrededor del 1% de la población total, o el 10% de las personas con discapacidad, necesitan una silla de ruedas, es decir, unos 65 millones de personas en todo el mundo.(2)

Además, se calcula que en 2003, 20 millones de personas que necesitaban una silla de ruedas para moverse no la tenían. Hay datos que indican que sólo una minoría de las personas que necesitan sillas de ruedas tienen acceso a ellas, y de éstas muy pocas tienen acceso a una silla de ruedas adecuada.(2)

Silla de ruedas adecuada( edit | edit source )

Una silla de ruedas es adecuada cuando satisface las necesidades de la persona y las condiciones del entorno, proporciona una adaptación adecuada y un soporte postural basado en principios biomecánicos sólidos, es segura y duradera, y está disponible y se puede acceder a ella, así como mantenerla y conservarla al precio más económico y asequible. (3) Una silla de ruedas adecuada puede ayudar a abrir un nuevo mundo para el usuario, desde la exclusión a la inclusión, pasando por la participación en todas las actividades sociales, el deporte y el ocio, todo lo cual conduce a la independencia, a una mejor salud y a una mayor calidad de vida. (4)

Necesidades físicas Uso previsto
La capacidad de adaptar o personalizar una silla de ruedas para satisfacer las necesidades físicas del usuario variará en función del tipo de silla de ruedas. Las sillas de ruedas deben estar disponibles al menos en un pequeño rango de tamaños y permitir algunos ajustes básicos. Las sillas de ruedas diseñadas para un uso temporal (por ejemplo, para ser utilizadas en un hospital para trasladar a los pacientes de una sala a otra) no están diseñadas para proporcionar al usuario una buena adaptación, soporte postural o alivio de posibles zonas de presión, lo cual sería necesario para los usuarios de larga duración. Es importante contar con una variedad de anchuras y profundidades del asiento, y la posibilidad de ajustar al menos la altura del reposapiés y del respaldo, para garantizar que la silla de ruedas pueda adaptarse correctamente. Otros ajustes y opciones habituales son los tipos de cojines, los soportes posturales y la posición ajustable de las ruedas. Las sillas de ruedas altamente ajustables o modificadas individualmente están diseñadas para usuarios de larga duración con necesidades posturales especiales. Estas sillas de ruedas suelen tener componentes adicionales que ayudan a dar soporte al usuario. Los diseños de las sillas de ruedas varían para que los usuarios puedan utilizar su silla de ruedas de forma segura y eficaz en el entorno en el que viven y trabajan. Una silla de ruedas que se utiliza principalmente en entornos exteriores complicados debe ser robusta, más estable y más fácil de propulsar en terrenos difíciles. Las sillas de ruedas de tres ruedas son adecuadas para su uso en exteriores. En comparación, las sillas de ruedas que se utilizan en interiores sobre superficies lisas tienen que ser fáciles de maniobrar en espacios interiores pequeños. Muchos usuarios viven y trabajan en distintos entornos, por lo que a menudo es necesario buscar soluciones, como una silla de ruedas robusta con una distancia entre ejes relativamente corta pero con ruedas delanteras grandes. Esta silla de ruedas puede utilizarse tanto en interiores como en exteriores. Los usuarios deben poder subir y bajar de la silla de ruedas con facilidad, impulsarla eficazmente y repararla. Los usuarios pueden tener que transportar su silla de ruedas, por ejemplo, en un autobús o en un coche. Los diferentes diseños de las sillas de ruedas permiten hacerlas más compactas de diferentes maneras. Algunas son plegables en cruz, mientras que otras tienen ruedas que se desmontan fácilmente y el respaldo se pliega hacia delante.

Beneficios de una silla de ruedas adecuada( edit | edit source )

Los dispositivos de movilidad son adecuados para las personas que experimentan una amplia gama de dificultades de movilidad como resultado de un amplio espectro de problemas de salud y deficiencias, como la amputación, artritis, parálisis cerebral, poliomielitis, distrofia muscular, lesiones medulares, espina bífida e ictus; y también son relevantes para las personas mayores que experimentan dificultades de movilidad. Las tecnologías de asistencia, como las sillas de ruedas, han demostrado que, cuando son adecuadas para el usuario y su entorno, tienen un impacto significativo en el nivel de independencia y participación que pueden alcanzar las personas con discapacidad. Esto también reduce la carga de los cuidados y se ha informado de que disminuye la necesidad general de servicios de soporte formales. (6)

La provisión de sillas de ruedas no es sólo la silla de ruedas, que es sólo un producto (7), más bien se trata de permitir a las personas con discapacidades tener movilidad, mantenerse sanas y participar plenamente en la vida de la comunidad. A menudo damos por sentada la capacidad de movernos en nuestra casa y en la comunidad, pero para las personas con una discapacidad y con problemas de movilidad, incluso el escalón más pequeño puede impedirles acceder a todos los sitios a los que necesitan acceso en su vida. Tener movilidad mejora la capacidad de una persona para aprender, relacionarse con los demás, ganarse la vida y participar en la comunidad. Una silla de ruedas es el catalizador de una mayor independencia e integración social, pero no es un fin en sí mismo. Los estudios han mostrado que las tecnologías de asistencia, incluidas las sillas de ruedas, cuando son apropiadas para el usuario y su entorno, tienen un impacto significativo en el nivel de participación que las personas con discapacidad pueden alcanzar y, cuando se proporcionan a través de un servicio de soporte, se ha informado de que reducen el tiempo y la carga física de los cuidadores. (8)(9) El uso de dispositivos de movilidad, en particular, crea oportunidades para la educación y el trabajo, y contribuye a mejorar la salud y la calidad de vida, pero también puede repercutir en la prevención de caídas, lesiones, más discapacidades y muerte prematura. La inversión en la provisión de dispositivos de movilidad puede reducir los costes sanitarios y la vulnerabilidad económica, y aumentar la productividad y la calidad de vida. (6)

Appropriate Wheelchair Provision Benefits.jpeg

Los beneficios de utilizar una silla de ruedas adecuada son: (1)(10)

Movilidad(edit | edit source)

Se ha demostrado que un estilo de vida activo tiene beneficios para la salud física y mental, y que las personas que participan en actividades físicas tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus no insulinodependiente, osteoporosis, artrosis y varios tipos de cáncer. Una silla de ruedas adecuada proporciona al usuario la libertad de moverse, aumentando los niveles generales de actividad física y la movilidad cotidiana.(11) También proporciona la mayor oportunidad posible de independencia y de hacer las cosas que desean, permitiendo a las personas moverse dentro de su casa con más facilidad, mayor comodidad y un estilo de vida más activo. (10)

Independencia(edit | edit source)

La dificultad para caminar, la necesidad de apoyarse con frecuencia en alguien o agarrarse a su brazo mientras camina a su lado, la disminución del equilibrio y el miedo a caerse pueden hacer que las personas se aíslen de sus amigos y familiares. Una silla de ruedas que sea funcional, cómoda y que se pueda propulsar con eficacia puede dar lugar a un aumento de los niveles de actividad. La movilidad independiente y el aumento de la función física pueden reducir la dependencia de los demás. Así, los usuarios de sillas de ruedas pueden ser más independientes y tener más control sobre su propia vida. Las personas que experimentan menos molestias al sentarse suelen ser más productivas. Los usuarios que puedan pasar más tiempo en su silla de ruedas tendrán más oportunidades de participar en la vida cotidiana junto con otros miembros de la familia, lo que mejorará en gran medida su calidad de vida. (10)

Salud(edit | edit source)

La silla de ruedas puede mejorar la salud del usuario de muchas maneras. Una silla de ruedas que sea funcional, cómoda y que se pueda propulsar de forma eficiente puede dar lugar a un aumento de los niveles de actividad física, mejorando así la salud física y mental. Una silla de ruedas bien adaptada, con cojín, combinada con un entrenamiento adecuado del usuario, puede reducir problemas comunes, como las úlceras por presión, la progresión de deformidades o contracturas, y otras afecciones secundarias asociadas a las malas posturas.(10) (12) Otros beneficios, como la mejora de la respiración y la digestión, el aumento del control de la cabeza, tronco y extremidades superiores y la estabilidad general, pueden conseguirse con un soporte postural adecuado. El mantenimiento de la salud es un factor importante para medir la calidad de vida. Estos factores combinados sirven para aumentar el acceso a las oportunidades de educación, empleo y participación dentro de la familia y la comunidad.(10)

Autoestima y confianza en uno mismo( edit | edit source )

La autoestima se describe como una evaluación general del autoconcepto o del sentido de valía e idoneidad personal, con una alta autoestima vinculándose a muchos resultados de salud positivos en las personas con una discapacidad, incluida la reducción de la depresión y una mayor satisfacción vital y bienestar. Las sillas de ruedas han demostrado tener una profunda influencia en la calidad de vida y la participación. Los usuarios de sillas de ruedas pueden sentirse más seguros y tener más autoestima cuando tienen una silla de ruedas, a menudo considerada como una extensión del cuerpo del usuario, que se adapta a él, por lo que el peso y las dimensiones de la silla afectan a la capacidad de la persona para desenvolverse en el hogar y en la comunidad. Las investigaciones han demostrado que los usuarios de sillas de ruedas con mayor autoestima muestran mayores niveles de participación, independientemente del sexo, la edad y el tipo de discapacidad. (13)

Calidad de vida( edit | edit source )

Con el mantenimiento de la salud se incrementa el acceso a las oportunidades de educación, empleo y participación dentro de la familia y la comunidad. Estos factores también contribuyen a aumentar la calidad de vida del usuario de la silla de ruedas. (10)

Acceso a la vida comunitaria( edit | edit source )

El acceso a la vida comunitaria, incluida la participación en la comunidad, que implica ser activo en la vida familiar y comunitaria con la participación en las funciones y responsabilidades típicas de la sociedad, desempeña un papel fundamental en la salud y el bienestar de los usuarios de sillas de ruedas y se ha demostrado que es un factor clave en la prevención del deterioro de la salud de las personas con lesiones medulares. Poder acceder a la comunidad, moverse fuera de casa, es importante para la participación y el compromiso social y también para muchos indicadores de salud positivos. Disponer de una silla de ruedas adecuada mejora el acceso a la comunidad y permite a los usuarios de sillas de ruedas participar más en la vida comunitaria, es decir, permite al usuario ir al trabajo o a la escuela, visitar a sus amigos, asistir a lugares de culto u otras actividades comunitarias. Además, las sillas de ruedas adecuadas influyen en la autonomía individual porque facilitan tanto la movilidad como las actividades de la vida diaria, tanto en el hogar como en la comunidad. (13)

Economía(edit | edit source)

Una silla de ruedas suele marcar la diferencia entre ser un receptor pasivo y un contribuyente activo. Los beneficios económicos se obtienen cuando los usuarios pueden acceder a oportunidades de educación y empleo. Con una silla de ruedas, la persona puede ganarse la vida y contribuir a los ingresos de la familia y a los ingresos nacionales, mientras que sin una silla de ruedas esa persona podría permanecer aislada y ser una carga para la familia y la nación en general. Del mismo modo, una silla de ruedas que no sea duradera será más cara debido a la necesidad de reparaciones frecuentes, el absentismo laboral y la eventual sustitución de la silla de ruedas. Proporcionar sillas de ruedas es más rentable si duran más. También es más rentable si los usuarios participan en la selección de sus dispositivos y si se tienen en cuenta sus necesidades a largo plazo. (10)

Para la sociedad, los beneficios financieros asociados a la provisión de sillas de ruedas incluyen la reducción de los gastos sanitarios, como los derivados del tratamiento de las úlceras por presión y la corrección de deformidades. Un estudio realizado en un país en vías de desarrollo informaba de que, en 1997, el 75% de las personas con lesiones medulares ingresadas en el hospital morían en un plazo de 18 a 24 meses por complicaciones secundarias derivadas de sus lesiones. En el mismo lugar, la incidencia de las úlceras por presión disminuyó en un 71% y las infecciones urinarias repetitivas se redujeron en un 61% en un plazo de dos años como resultado de las mejoras en la formación de los sanitarios y el equipamiento adecuado, incluyendo buenas sillas de ruedas con cojines. (10)

Desafíos para los usuarios de sillas de ruedas( edit | edit source )

Barreras financieras( edit | edit source )

Alrededor del 80% de las personas con discapacidad en el mundo viven en países de bajos ingresos. La mayoría de ellos son pobres y no tienen acceso a los servicios básicos, incluidas las instalaciones de rehabilitación. La Organización Internacional del Trabajo informa de que las tasas de desempleo de las personas con discapacidad alcanzan un 80% o más en muchos países en desarrollo. La financiación gubernamental para la provisión de sillas de ruedas rara vez es una realidad, lo que lleva a que la mayoría de los usuarios no pueden pagar la silla de ruedas por sí mismos. (10)

Barreras físicas( edit | edit source )

La mayoría de los usuarios de sillas de ruedas son pobres y viven en entornos inaccesibles. También viven en lugares donde los sistemas de carreteras son deficientes, hay falta de pavimentos y el clima y el terreno físico son a menudo extremos. En muchos contextos, los edificios públicos y privados son de difícil acceso en silla de ruedas. Estas barreras físicas imponen requisitos adicionales a la resistencia y durabilidad de las sillas de ruedas. También requieren que los usuarios tengan un alto nivel de destreza si quieren ser móviles. (10)

Acceso a los servicios( edit | edit source )

En muchos países en desarrollo, sólo el 3% de las personas con discapacidad que necesitan servicios de rehabilitación tienen acceso a ellos. Según un informe del Relator Especial de las Naciones Unidas, 62 países no disponen de servicios nacionales de rehabilitación para las personas con discapacidad. Esto significa que muchos usuarios de sillas de ruedas corren el riesgo de desarrollar complicaciones secundarias y una muerte prematura, que podría evitarse con unos servicios de rehabilitación adecuados. (10)

Educación e información( edit | edit source )

Muchos usuarios tienen dificultades para acceder a información relevante, como la relativa a su propio estado de salud, prevención de complicaciones secundarias, servicios de rehabilitación disponibles y tipos de sillas de ruedas disponibles. Para muchos, el servicio de sillas de ruedas puede ser su primer acceso a cualquier forma de servicio de rehabilitación. Esto pone aún más énfasis en la importancia de la educación de los usuarios. (10)

Elección personal( edit | edit source )

Los usuarios rara vez tienen la oportunidad de elegir la silla de ruedas más adecuada. A menudo sólo hay un tipo de silla de ruedas disponible (y a menudo sólo en uno o dos tamaños), que puede no ser adecuado a las necesidades físicas del usuario, o práctico en términos del estilo de vida del usuario o del entorno del hogar o del trabajo. Según la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, «los Estados miembros adoptarán medidas efectivas para asegurar la movilidad personal con la mayor independencia posible para las personas con discapacidad… facilitando la movilidad personal de las personas con discapacidad en la forma y el momento que elijan y a un costo asequible». (10)

Estigma(edit | edit source)

La ignorancia y el estigma de la comunidad, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales en relación a las personas con discapacidad y el uso de la silla de ruedas, incluida la escasa comprensión de los principios de una silla de ruedas de calidad y la reducción de los derechos de los usuarios a acceder a su entorno/comunidad, incluyen:

  • Diseños de carreteras deficientes que no tienen en cuenta las necesidades de los usuarios de sillas de ruedas.
  • Conductores poco concienciados con las necesidades viales de los usuarios de sillas de ruedas.
  • Edificios inaccesibles.
  • Falta de proveedores de servicios cualificados de fácil acceso para el mantenimiento de las sillas de ruedas.
  • Transporte público inaccesible y costoso con espacio limitado para los usuarios de sillas de ruedas.

Referencias(edit | edit source)

  1. 1.0 1.1 Sarah Frost, Kylie Mines, Jamie Noon, Elsje Scheffler, and Rebecca Jackson Stoeckle. Wheelchair Service Training Package – Reference Manual for Participants – Basic Level. Section A. Core Knowledge.World Health Organization, Geneva. 2012
  2. 2.0 2.1 Susan Allen, Linda Resnik and Jason Roy; Promoting Independence for Wheelchair User’s : The Role of Home Accomodations, The Gerontological Society of America, 46: 115-123, 2006.
  3. William Armstrong, Johan Borg, Marc Krizack, Alida Lindsley, Kylie Mines, Jon Pearlman, Kim Reisinger, Sarah Sheldon. Guidelines on the Provision of Manual Wheelchairs in Less Resourced Settings. World Health Organization; Geneva: 2008.
  4. Sarah Frost, Kylie Mines, Jamie Noon, Elsje Scheffler, and Rebecca Jackson Stoeckle. Wheelchair Service Training Package – Reference Manual for Participants – Basic Level. Section A. Core Knowledge.World Health Organization, Geneva. 2012
  5. Assistive Technology for All. WSTP Intermediate Video Series: 3. The Benefits of an Appropriate Wheelchair. Available from: https://youtu.be/SvMeU31Gwe8 (last accessed 30/10/17)
  6. 6.0 6.1 USAID and World Health Organisation. Joint Position Paper on the Provision of Mobility Devices in Less-Resourced Setting – A Step Towards Implementation of the Convention on the Rights of Persons with Disabilities Related to Personal Mobility. World Health Organisation, Geneva. 2011
  7. Krizack, M. It’s Not About Wheelchairs. Whirlwind Wheelchair International, San Francisco, Ca, 2003 (http://www. whirlwindwheelchair.org/articles/current/article_c02.htm, accessed 8 march 2008).
  8. World Health Organization,World Bank World Report on Disability. Geneva:World Health Organization; 2011 (http://www.who.int/disabilities/world_report/2011/report/en/).
  9. Allen S, Resnik L, Roy J. Promoting Independence for Wheelchair Users: The Role of Home Accommodations. Gerontologist, 2006;46(1):115–123.
  10. 10.00 10.01 10.02 10.03 10.04 10.05 10.06 10.07 10.08 10.09 10.10 10.11 10.12 William Armstrong, Johan Borg, Marc Krizack, Alida Lindsley, Kylie Mines, Jon Pearlman, Kim Reisinger, Sarah Sheldon. Guidelines on the Provision of Manual Wheelchairs in Less Resourced Settings. World Health Organization; Geneva: 2008.
  11. Tolerico ML, Ding D, Cooper RA, Spaeth DM. Assessing mobility characteristics and activity levels of manual wheelchair users. Journal of rehabilitation research and development. 2007 May 20;44(4):561.
  12. Howitt J. Patronage or Partnership? Lessons Learned from Wheelchair Provision in Nicaragua (Thesis). Georgetown University, Washington DC, 2005.
  13. 13.0 13.1 Rice IM, Wong AW, Salentine BA, Rice LA. Differences in participation based on self-esteem in power and manual wheelchair users on a university campus: a pilot study. Disability and Rehabilitation: Assistive Technology. 2015 Mar 4;10(2):102-7.


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles