Rehabilitación en personas con necesidades específicas de rehabilitación durante una pandemia

Editora original– Wanda van Niekerk

Principales colaboradoresWanda van Niekerk, Tarina van der Stockt, Kim Jackson, Lucinda hampton, Oyemi Sillo, Naomi O’Reilly y Vidya Acharya  

Introducción[edit | edit source]

Las necesidades de rehabilitación de las personas no cesan sólo porque se haya declarado una pandemia. Las personas que necesitan rehabilitación esencial seguirán necesitando estos cuidados en medio de la pandemia. La falta de acceso a la rehabilitación implica complicaciones en términos de[1]:

  • resultados de salud de las personas,
  • duración de la estancia hospitalaria,
  • ingresos hospitalarios.

Los profesionales de la salud tendrán que tomar decisiones con respecto a[1]:

  • la continuación de los servicios de rehabilitación;
  • las implicaciones que tendrá en los diferentes grupos de pacientes que necesitan rehabilitación;
  • el riesgo de infección para los pacientes y los profesionales sanitarios.

Los cambios en los servicios de rehabilitación debidos a las restricciones de la pandemia tendrán implicaciones presentes y futuras.[2]

La rehabilitación es esencial[ edit | edit source ]

«La rehabilitación es una parte esencial de la asistencia sanitaria y forma parte de la consecución de la cobertura sanitaria universal. Las necesidades de rehabilitación están aumentando en todo el mundo, junto con la creciente prevalencia de las enfermedades no transmisibles y el envejecimiento de la población. Los esfuerzos nacionales deben fortalecer los sistemas de salud para proporcionar rehabilitación, poniéndola a disposición de todos en todos los niveles de la atención sanitaria, siempre que sea necesario.»[3]

La rehabilitación debe tener como objetivo[4]:

  • estar disponible,
  • ser accesible,
  • ser asequible, para muchas personas.

Esto permitirá a las personas[4]:

  • mantener la mayor independencia posible,
  • participar en la educación,
  • ser económicamente productivas,
  • desempeñar roles relevantes en la vida.

[5]

Aspectos que influyen en la decisión de adaptar los servicios de rehabilitación durante una pandemia[ edit | edit source ]

  • La inmediatez de las necesidades de atención.
  • Servicios disponibles.
  • Escenario.
  • Recursos disponibles (personal, equipos, tecnología).
  • Riesgo de contagio.
  • Riesgo de enfermedad.[2]

¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 a los servicios de rehabilitación?[ edit | edit source ]

  • Camas y salas de rehabilitación reconvertidas para aumentar la capacidad de los cuidados de agudos.
  • Retraso en los ingresos para rehabilitación.
  • Menor duración de la estancia en el hospital para rehabilitación.
  • Alta temprana para ampliar la disponibilidad de camas y/o prevenir contagios.
  • Suspensión o reducción de la atención de rehabilitación ambulatoria.
  • Suspensión o reducción de la rehabilitación a domicilio.
  • Redistribución del personal de rehabilitación.[2]

Consideraciones sobre el riesgo de infección en la rehabilitación[ edit | edit source ]

  • Mayor riesgo de infección con la rehabilitación presencial.
  • El riesgo de infección debe sopesarse con el riesgo de peores resultados de los pacientes y servicios sanitarios si se interrumpe, cesa o reduce la rehabilitación.
  • La prestación de servicios de rehabilitación durante el brote de COVID-19 debe minimizar el riesgo de exposición de los pacientes y del personal sanitario, especialmente los de alto riesgo, como las personas mayores y las personas con comorbilidades.
  • La disponibilidad de equipos de protección individual (EPI) influirá en el grado de riesgo de infección.
  • Las medidas de control de infecciones pueden variar entre los distintos ámbitos de prestación de servicios, lo que también influirá en el grado de riesgo de infección.
  • Deben seguirse las directrices de la OMS y la OPS sobre la prevención y el control de infecciones si los servicios de rehabilitación siguen adelante.
  • Deben considerarse formas alternativas de prestación de servicios si son factibles (por ejemplo, la telesalud en la rehabilitación centrada en la educación y el asesoramiento del paciente).

Repercusiones en los resultados de los pacientes si se suspende o reduce la rehabilitación[ edit | edit source ]

  • Los servicios esenciales de rehabilitación para los pacientes que no tienen COVID-19 deben ser identificados y continuados durante la pandemia.
  • Considerar el efecto de la interrupción o la reducción de la rehabilitación en determinados grupos de pacientes (por ejemplo, quemaduras, lesiones medulares, ictus).
  • Los resultados en salud y funcionalidad pueden verse seriamente comprometidos si se suspenden o reducen los servicios de rehabilitación.
  • Riesgo de aumento de la mortalidad si no se continúa con la rehabilitación en determinados grupos de pacientes.[6]
  • Es fundamental dar prioridad a los pacientes en los entornos en los que los servicios de rehabilitación se interrumpen, disminuyen o posponen temporalmente. Los riesgos asociados al cambio repentino de los servicios de rehabilitación deben ser bien estudiados.[1]

Opciones de rehabilitación durante la pandemia[ edit | edit source ]

Los proveedores de servicios de rehabilitación deben identificar a los pacientes que son adecuados para algunas de estas opciones de servicio[1]:

  • El paciente puede ser dado de alta de la rehabilitación con un programa completo de rehabilitación en casa. El paciente tiene conocimiento de las posibles complicaciones que pueden surgir o de las circunstancias que requerirán un seguimiento.
  • El paciente continúa con la rehabilitación mediante servicios hospitalarios, ambulatorios, domiciliarios o de telesalud, o con modificaciones en su entorno de rehabilitación actual.
  • Interrupción temporal o cese del programa de rehabilitación del paciente (pero el paciente sigue recibiendo educación complementaria y un programa a domicilio). Es crucial contar con un método establecido y sistemático para el seguimiento una vez que los servicios de rehabilitación vuelvan a funcionar.
  • A medida que avanzan las distintas fases de la pandemia, es posible que algunas zonas puedan continuar de nuevo con algunos servicios de rehabilitación para los pacientes con necesidades prioritarias que hayan dado negativo por COVID-19 o que se hayan recuperado.

Grupos de pacientes prioritarios para la rehabilitación[ edit | edit source ]

Deben considerarse los riesgos clínicos asociados a la suspensión de la rehabilitación. Los grupos de pacientes que pueden tener un mayor riesgo pueden incluir (pero no se limitan a)[1]:

  • Pacientes que tienen o han tenido recientemente lesiones importantes como:
  • Pacientes que se recuperan de una intervención quirúrgica.
  • Pacientes con enfermedades como el ictus o el infarto de miocardio, que se beneficiarán de una rehabilitación temprana y corren el riesgo de una recuperación subóptima si la rehabilitación se retrasa.
  • Los pacientes que necesitan rehabilitación a largo plazo en hospitales, centros residenciales o entornos comunitarios pueden desarrollar complicaciones y presentar pérdida de función si la rehabilitación cesa, se retrasa o se interrumpe.
  • Pacientes que no pueden ser dados de alta a un entorno seguro o que pueden tener que ser dados de alta a un entorno que está muy lejos del servicio de rehabilitación y esto muy probablemente limitará su acceso a la rehabilitación.

Impacto en la prestación de servicios sanitarios si se ve afectada la rehabilitación[ edit | edit source ]

  • Los servicios de rehabilitación que contribuyen a un alta hospitalaria segura y adecuada deben continuar, si es posible, tanto para los pacientes con COVID-19 como para los que no tienen COVID-19.
  • El alta segura y adecuada de los hospitales puede ayudar a la capacidad de respuesta de los hospitales (especialmente los que necesitan que los pacientes pasen rápidamente por cuidados intensivos).
  • El acceso restringido o nulo a la rehabilitación puede conducir a estancias hospitalarias de mayor duración.
  • Las estrategias y la planificación ineficaces de la rehabilitación pueden dar lugar a más complicaciones y al reingreso de los pacientes.
  • Debe haber un seguimiento de la rehabilitación tras el alta hospitalaria.
  • Los pacientes que necesitan seguimiento son los que corren el riesgo de tener resultados pobres o complicaciones.
  • Durante la pandemia, habrá un cambio en las demandas de rehabilitación.
    • Por ejemplo, la rehabilitación después de una cirugía electiva se reducirá, ya que estas cirugías se pospondrán; mientras que nuevas necesidades de rehabilitación surgirán debido a la exacerbación de las afecciones de salud existentes como resultado de las medidas de confinamiento por la COVID-19.[12]
  • Además, el cese y la reducción de los servicios de rehabilitación provocarán un retraso en la cobertura de las necesidades de rehabilitación.[12]
  • En el caso del alta temprana con asesoramiento, asegurarse de lo siguiente[1]:
    • Educación adecuada del paciente y del cuidador.
    • Estrategias de autogestión y programas de ejercicio adecuados en casa, si son seguros y apropiados.
    • Garantizar que los pacientes tengan acceso a los productos de asistencia y a los equipos de adaptación adecuados, así como a una guía apropiada sobre el uso de estos equipos.
    • Los pacientes deben ser debidamente informados y asesorados sobre las posibles complicaciones y recibir instrucciones claras sobre dónde dirigirse (números de teléfono, correos electrónicos, etc.) y cuándo hacerlo, en caso de que tengan alguna preocupación.
    • Los servicios de telesalud pueden implementarse si su uso es seguro y apropiado. Esto puede incluir evaluaciones y tratamientos a distancia mediante llamadas telefónicas o videollamadas.
    • Pueden proporcionarse planes de tratamiento individuales estándar a los pacientes por correo electrónico, aplicaciones o telesalud, si es seguro y apropiado hacerlo.
    • Si la rehabilitación se interrumpe temporalmente, asegurarse de que se llevan a cabo medidas sistemáticas, como la creación de bases de datos para los pacientes con y sin COVID-19 que necesiten seguimiento, de modo que se pueda hacer una monitorización de los mismos y organizar los servicios pertinentes en cuanto se reanuden los servicios sanitarios normales.

Rehabilitación para personas con discapacidad y personas mayores frágiles[ edit | edit source ]

Se calcula que el 15% de la población mundial vive con una discapacidad.[13] Muchas de estas personas necesitan rehabilitación. Para muchos, esto significaría rehabilitación en la fase aguda de la discapacidad o incluso de forma continuada cuando se vive con una enfermedad crónica.

La OMS/Europa destaca que la demanda de rehabilitación es cada vez mayor en todo el mundo y que la pandemia actual acaba de exacerbar la necesidad insatisfecha de rehabilitación en las poblaciones vulnerables de todo el planeta.[14]

También es evidente que las personas que viven con enfermedades no transmisibles corren un mayor riesgo de padecer enfermedades graves debido a la COVID-19. Esto implica que un gran grupo de pacientes que suelen beneficiarse de servicios de rehabilitación e intervenciones fisioterapéuticas a largo plazo, correrán un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves a causa de la COVID-19.[12]

La aplicación de estrategias de confinamiento en muchos países del mundo puede hacer que muchas personas con discapacidades y necesidades de rehabilitación no puedan acceder a los servicios de rehabilitación, o que cuenten con una forma de rehabilitación adaptada (por ejemplo, la telesalud). Sin embargo, la realidad es que muchas personas se quedarán sin acceso a los servicios de rehabilitación y esto puede comprometer los resultados sanitarios.

Las personas mayores con fragilidad pueden correr el mismo riesgo que las personas con discapacidad. Las personas mayores son más vulnerables a las complicaciones graves de la COVID-19 y las medidas de confinamiento instan a estas personas a permanecer en casa y autoaislarse. Esto puede repercutir en varios resultados sanitarios a corto y largo plazo.[15] Las personas mayores pueden tener un mayor riesgo de:[15]:

  • una conducta más sedentaria,
  • desacondicionamiento,
  • problemas de equilibrio,
  • mayor riesgo de caídas,
  • empeoramiento y/o nuevos problemas de salud mental.

[16]

Rehabilitación pediátrica durante la pandemia de COVID-19[ edit | edit source ]

Los niños con discapacidades suelen recibir ayuda de profesionales especializados a través de las escuelas. Las familias de niños discapacitados pueden encontrar dificultades para el cuidado de los niños, la educación y la rehabilitación durante la pandemia de COVID-19, ya que se cierran las escuelas y se produce un distanciamiento social. Los niños con discapacidades también son poblaciones de riesgo durante la pandemia y pueden experimentar resultados negativos debido a la reducción de la calidad de la atención y la rehabilitación.[17] Es clave recordar que la rehabilitación temprana en niños, conduce a un mejor resultado y esto se traduce en una mejor calidad de vida.[18]

La interrupción prolongada de la rehabilitación puede afectar al pronóstico funcional de los niños con discapacidad y podría influir negativamente en el comportamiento y los aspectos psicológicos.[19] El uso de la telerrehabilitación y otras estrategias de rehabilitación a distancia debería contemplarse durante la pandemia, pero la viabilidad y la eficacia de estos métodos aún necesitan más investigación.[20] Otras estrategias a tener en cuenta son:[18]:

  • baile y terapia del movimiento,
  • musicoterapia,
  • yoga terapéutico para niños,
  • aplicaciones de aprendizaje visual,
  • terapia basada en el juego,
  • terapia guiada.

Formas de proporcionar una rehabilitación pediátrica modificada eficaz durante la pandemia pueden incluir[18]:

  • evaluaciones de seguridad en el hogar;
  • revisiones posteriores al alta y exámenes de seguridad semanales o mensuales para los niños de la UCIN y la UCIP;
  • prestación de servicios de bienestar y prevención para evitar la hospitalización de los niños con trastornos respiratorios;
  • enfoque basado en un equipo multidisciplinar;
  • cuestionarios para que los padres los rellenen y hacer un seguimiento de la rehabilitación y de las horas libres del niño en casa: es una buena forma de reforzar la eficacia de la rehabilitación;
  • educación de los padres/cuidadores sobre aspectos como los hitos importantes que debe alcanzar el niño, etc.;
  • terapia guiada en la que se instruye a los padres sobre cómo realizar la rehabilitación a través de la telesalud.

Se recomienda la adopción de un modelo biopsicosocial en la rehabilitación, especialmente durante la pandemia, como herramienta para reforzar el papel del entorno más cercano del niño. En este caso, serán las familias. Sin embargo, puede haber factores que influyan negativamente en la adopción de prácticas de rehabilitación centradas en la familia. Los padres pueden sentirse desmotivados y no preparados para asumir la responsabilidad y participar activamente en el proceso de rehabilitación de sus hijos con discapacidad.[21]

Los niños con parálisis cerebral se benefician de los programas a domicilio y muestran una mejora de la función motora con dichos programas.[22] La pandemia de COVID-19 ha cogido a todo el mundo por sorpresa y lo más probable es que los profesionales de la rehabilitación y los padres no estén preparados para esta situación, lo que también puede provocar un aumento del estrés familiar. Sin embargo, esta pandemia puede ofrecer una oportunidad para que los terapeutas y las familias apliquen prácticas de rehabilitación centradas en la familia y encuentren formas innovadoras de proporcionar terapia a los niños con discapacidades. Con la puesta en marcha de programas a domicilio, los profesionales de la rehabilitación deben comprender las circunstancias familiares durante la pandemia. El programa de rehabilitación debe tener en cuenta las necesidades y prioridades generales de la familia. Una estrategia clave que puede ayudar a ello es el uso de las tecnologías de la información. Otra opción viable podría ser el uso de folletos como recurso, especialmente en países de recursos bajos y medios. Sin embargo, es vital que las familias se sientan parte fundamental del proceso de atención a los niños con discapacidad, ya que este proceso puede ser el primer paso para facilitar y aplicar los programas en el hogar.[21]

Necesidades de rehabilitación a corto plazo en zonas en las que se ha suspendido la atención rutinaria[ edit | edit source ]

Los fisioterapeutas son profesionales clave de la rehabilitación en una amplia gama de especialidades. Estos servicios de rehabilitación son una parte esencial de la asistencia sanitaria para optimizar la función cognitiva y física, y reducir así la discapacidad. Durante la pandemia, muchos servicios de fisioterapia se suspenderán, ya que los países tienen normas estrictas de confinamiento y distanciamiento social para reducir la propagación del virus. Esto tendrá un impacto en los pacientes, que es probable que experimenten un deterioro de sus enfermedades que no está relacionado con la COVID-19.[12]

Áreas que pueden verse afectadas en las que se realiza rehabilitación fisioterapéutica[ edit | edit source ]

  • Cirugías electivas canceladas: puede producirse un desacondicionamiento en los pacientes que esperan cirugías ortopédicas y de otro tipo.
  • Afecciones musculoesqueléticas agudas: es posible que los pacientes no puedan acceder a la fisioterapia.
  • Las personas podrían ignorar los síntomas debido a la preocupación en torno a la COVID-19.
  • Se suspenderán muchos servicios de fisioterapia en la comunidad y en los centros ambulatorios, y se clasificarán como servicios no esenciales, para garantizar el distanciamiento social.
  • Las personas que permanecen en sus casas como resultado del confinamiento o del distanciamiento social serán más sedentarias y correrán el riesgo de perder movilidad y funcionalidad. Una vez que las medidas de confinamiento disminuyan, estos pacientes necesitarán servicios de fisioterapia, lo que supondrá una carga aún mayor para los profesionales de la rehabilitación.

Restricciones de salud pública y rehabilitación[ edit | edit source ]

La telerrehabilitación puede funcionar para ciertos grupos de pacientes, pero para otros puede no ser aconsejable. El entorno de la rehabilitación cambiará con el levantamiento de las restricciones, con estrictas medidas de prevención y control de infecciones, y requisitos de distanciamiento físico, en la medida de lo posible.

Los fisioterapeutas deberán tener en cuenta[12]:

  • Cómo se prestarán los servicios de rehabilitación en las distintas fases de cese de las restricciones.
  • Cómo encajará la rehabilitación inclusiva para limitar el efecto de las restricciones de la salud pública.
  • El riesgo de que se pierdan o se pasen por alto algunos pacientes que antes estaban en el sistema.
  • Los profesionales de la rehabilitación tendrán que revisar las prioridades, es posible que tengan que poner en marcha estrategias de triaje, así como estrategias de contacto para comenzar de nuevo los servicios de rehabilitación.

Implicaciones en la prestación de servicios de rehabilitación de fisioterapia y en el personal[ edit | edit source ]

Desde el comienzo de esta pandemia, se ha producido un cambio de gran magnitud en el personal de fisioterapia. Esto se mantendrá en el futuro inmediato y seguirá cambiando a medida que cambien el entorno y las necesidades de rehabilitación en todo el mundo. Los fisioterapeutas son fundamentales para ofrecer una rehabilitación de alta calidad y trabajar en equipos multidisciplinares. Inicialmente, hubo, y sigue habiendo, una respuesta rápida en la fase aguda de la pandemia, pero esto cambiará a medida que las necesidades de rehabilitación de los pacientes con COVID-19 sean más claras. Las necesidades de rehabilitación existentes y nuevas de los pacientes no afectados por la COVID-19 también se harán más evidentes a medida que avancen las etapas de la pandemia. Es necesario tener en cuenta el bienestar emocional, mental y físico de los fisioterapeutas, y disponer de los servicios adecuados para garantizar su bienestar.[12]

[23]

Referencias[edit | edit source]

  1. 1.0 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 Pan-American Health Organisation and World Health Organisation. Rehabilitation considerations during the COVID-19 outbreak. Published 26 April 2020. (last accessed 2 July 2020)
  2. 2.0 2.1 2.2 Bettger JP, Thoumi A, Marquevich V, De Groote W, Battistella LR, Imamura M, Ramos VD, Wang N, Dreinhoefer KE, Mangar A, Ghandi DB. COVID-19: maintaining essential rehabilitation services across the care continuum. BMJ Global Health. 2020 May 1;5(5):e002670
  3. World Health Organisation. Rehabilitation 2030: REHABILITATION IN HEALTH SYSTEMS: GUIDE FOR ACTION INFORMATION SHEET. Published 16 June 2020 Available from  https://www.who.int/publications/i/item/rehabilitation-in-health-systems-guide-for-action—information-sheet (last accessed 2 July 2020)
  4. 4.0 4.1 World Health Organisation. Rehabilitation. Published on 4 July 2019. (last accessed 3 July 2020)
  5. World Health Organisation.Rehabilitation is about health and functioning in everyday life. Published on 5 July 2019. Available from https://www.youtube.com/watch?v=uG_VdZe9VNU. (last accessed 2 July 2020)
  6. Silow-Carroll S, Edwards JN, Lashbrook A. Reducing hospital readmissions: lessons from top-performing hospitals. CareManagement. 2011 Apr;17(5):14.
  7. de Figueiredo TB, Utsunomiya KF, de Oliveira AM, Pires-Neto RC, Tanaka C. Mobilization practices for patients with burn injury in critical care. Burns. 2020 Mar 1;46(2):314-21.
  8. Nas K, Yazmalar L, Şah V, Aydın A, Öneş K. Rehabilitation of spinal cord injuries. World journal of orthopedics. 2015 Jan 18;6(1):8.
  9. Eghbali M, Khankeh H, Ebadi A. The importance of early rehabilitation in traumatic brain injury. Nursing Practice Today. 2020 Apr 22.
  10. Azhari A, Parsa A. Covid-19 Outbreak highlights: Importance of home-based rehabilitation in orthopedic surgery. The Archives of Bone and Joint Surgery. 2020 Apr 1;8(Covid-19 Special Issue):317-8.
  11. Robinson LJ, Stephens NM, Wilson S, Graham L, Hackett KL. Conceptualizing the key components of rehabilitation following major musculoskeletal trauma: A mixed methods service evaluation. Journal of Evaluation in Clinical Practice. 2019 Dec 9.
  12. 12.0 12.1 12.2 12.3 12.4 12.5 World Confederation for Physical Therapy (WCPT). WCPT response to COVID-19 Briefing paper 2. Rehabilitation and the vital role of Physiotherapy. May 2020. (last accessed 2 July 2020)
  13. Handicap International and Humanity and Inclusion. COVID-19 in humanitarian contexts: no excuses to leave persons with disabilities behind! 2020. Available from https://www.coordinationsud.org/wp-content/uploads/Study2020-EN-Disability-in-HA-COVID-final.pdf
  14. World Health Organization Regional Office for Europe. COVID-19 exposes the critical importance of patient rehabilitation. WHO Europe.2020. Available: http://www.euro.who.int/en/health-topics/health-emergencies/coronavirus-covid19/news/news/2020/4/covid-19-exposes-the-critical-importance-of-patient-rehabilitation
  15. 15.0 15.1 De Biase S, Cook L, Skelton DA, Witham M, Ten Hove R. The COVID-19 rehabilitation pandemic. Age and Ageing. 2020 May 21.
  16. WKRG. Why older patients are continuing physical therapy amid the pandemic. Published on 9 April 2020. Available from https://www.youtube.com/watch?v=KCPQs9zvdHs (last accessed 2 July 2020)
  17. Phoenix, M. Children with disabilities face health risks, disruption and marginalisation under coronavirus. The Conversation. May 11, 2020.
  18. 18.0 18.1 18.2 Vriksha Healthcare. Effective Paediatric Rehabilitation during Covid-19 and its various aspects webinar. Published on June 27, 2020. Available from https://www.youtube.com/watch?v=vN2HlaOEk-s&t=492s (last accessed 10 July 2020)
  19. Lee H, Kim EK, Son DB, Hwang Y, Kim JS, Lim SH, Sul B, Hong BY. The Role of Regular Physical Therapy on Spasticity in Children With Cerebral Palsy. Annals of rehabilitation medicine. 2019 Jun;43(3):289.
  20. Corti C, Poggi G, Romaniello R, Strazzer S, Urgesi C, Borgatti R, Bardoni A. Feasibility of a home-based computerized cognitive training for pediatric patients with congenital or acquired brain damage: An explorative study. PloS one. 2018 Jun 20;13(6):e0199001.
  21. 21.0 21.1 Longo E, de Campos AC, Schiariti V. COVID-19 Pandemic: Is This a Good Time for Implementation of Home Programs for Children’s Rehabilitation in Low-and Middle-Income Countries?. Physical & Occupational Therapy In Pediatrics. 2020 May 14:1-4.
  22. Novak I, Morgan C, Fahey M, Finch-Edmondson M, Galea C, Hines A, Langdon K, Mc Namara M, Paton MC, Popat H, Shore B. State of the evidence traffic lights 2019: systematic review of interventions for preventing and treating children with cerebral palsy. Current neurology and neuroscience reports. 2020 Feb;20(2):1-21.
  23. Steps Rehabilitation. Rehabilitation during COVID-19 pandemic. Published on 15 April 2020. Available from https://www.youtube.com/watch?v=Tz1CI590xKY. (last accessed 2 July 2020)


Desarrollo profesional en tu idioma

Únete a nuestra comunidad internacional y participa en cursos online para todos los profesionales de la rehabilitación.

Ver cursos disponibles